Domingo, 19 de Septiembre de 2021

Otras localidades

Etapa 20: Varsovia (Polonia)

El perro de Alicante, el lobo austríaco y la decisión tomada

restos del complejo "La Guarida del lobo" de Hitler, en los bosques de Masuria

restos del complejo "La Guarida del lobo" de Hitler, en los bosques de Masuria / Ramón Huarte

PARA ACCEDER A ANTERIORES ETAPAS, PINCHA AQUÍ

VUELTA A NORUEGA

Hoy he vuelto a disfrutar encima de la moto, algo que no hacía en los últimos días, sea porla lluvia, el viento, el estado de las carreteras, el cansancio de la arbitrariedad ambiental rusa… Incluso esta tarde hubiera seguido más allá de destino, si no fuera porque tenía sitio pillado para dormir. Algo que no me ocurría desde Noruega, lo de tener el impulso de seguir más adelante de lo inicialmente fijado.

Varsovia, parada para enfilar el sur / Ramón Huarte

Tan relajado iba, que un par de veces me ha sonado en la cabeza la señal de alarma que he aprendido a activar en estos casos. He tomado por costumbre recordarme mentalmente que lo mismo da si se te cruza un perro en una calle de Alicante o en una remota pista del infinito este ruso: El golpe duele lo mismo. Es decir, mantén la atención, infeliz, a ver si por relajarte te la vas a pegar en lo más fácil.

La etapa de hoy tenía dos partes. En la primera, me desviaba por carreteras secundarias hacia el oeste, hacia la zona de los montes y lagos masurios. Carreteras deliciosas, con bosques, lagos, curvas, y un día espléndido. Un paseo de poco más de cien kilómetros hasta un destino (Oh contradicciones) siniestro. La “Guarida del lobo” de Hitler.

Carreteras disfrutonas por Masuria / Ramón Huarte

Y después de la breve visita, a través de esas mismas carreteras, rumbo hacia el sur. Hacia la capital, Varsovia, importante nudo en el viaje, donde hacer cosas importantes: Poner a punto la moto después de 13.500 duros kilómetros, recoger cosas de verano que me envié, de cara a la segunda parte de la vuelta a Europa, descansar para afrontar la segunda mitad de la tournée… y tomar una decisión sobre la ruta a seguir para llegar al sur.

En Rusia ortodoxos, en tartaristán musulmanes, en Polonia, la quintaesencia de lo católico. Cada pequeño pueblo (Ostroleka en este caso) tiene una gran iglesia. / Ramón Huarte

LA GUARIDA DEL LOBO

En medio de la espesura, una valla medio oculta que unos guardas de uniforme (Supongo que militares polacos, aunque no les veo identificaciones ni insignias) suben para que aparque la moto. Soy el primero del día. Las 8 de la mañana de un martes no son horas de que la gente visite el puesto de mando avanzado de Hitler en el frente del Este.

Restos del edificio donde Von Stauffenberg atentó contra Hitler. Fue bien dinamitado (El edificio). / Ramón Huarte

Hitler mandó construir este complejo de abundantes búnkeres e instalaciones (Pabellón de la Guardia SS, búnkeres antiaéreos, instalaciones de suministros…) como lugar desde el que supervisar las operaciones en la campaña rusa y recibir a los generales que desde el frente allí se trasladaban a rendir cuentas y recibir órdenes. Von Manstein sabía (Según cuenta en sus memorias) lo que era discutir con Hitler en esas instalaciones.

Pero si se hizo famosa la “Guarida del lobo” fue por el intento de magnicidio protagonizado por el Coronel Conde Claus Von Stauffenberg en 1944. Von Stauffenberg, que como miembro del Estado Mayor participaba en una reunión de altos mandos con Hitler, estaba dispuesto a que el maletín explosivo que llevaba acabara con la vida del Führer. El resultado ya lo sabemos, un pie inoportuno que aparta la maleta, Hitler que sale con vida, represión…

Bueno, el caso es que cuando los rusos se acercaban inexorablemente, Hitler hizo demoler el complejo. De hecho, del pabellón donde tuvo lugar el intento de asesinato quedan tan solo algunos bloques esparcidos de hormigón. Sin embargo de los demás búnkeres, silos, casamatas y túneles quedan restos bastante más reconocibles, muestra de las tremendas espesuras de sus muros y de sus refuerzos.

Grabación en el lugar donde Von Stauffenberg atentó contra Hitler. / Ramón Huarte

El paseo, en solitario, impresiona, entre otras cosas por ver cómo la naturaleza se come los vestigios. Los pájaros trinan y su sonido da un aire silvestre al sombrío camino que recorre los restos. El musgo y las plantas trepadoras camuflan los muros mejor de lo que pudo soñar su diseñador. Aquí y allá gatos semi silvestres miran curiosos, bien alimentados por los restos que dejan los visitantes.

Por cierto, el camping anejo al complejo se encuentra lleno de caravanas de matrícula alemana. Uno se pregunta si vienen de visita con la intención de honrar la memoria de Vion Stauffenberg, o de visitar “santos lugares”, reliquias de tiempos que añoran. A saber.

VIDEO: LA GUARIDA DEL LOBO Y UNA PENOSA CHÁCHARA SOBRE GEOESTRATEGIA

La guarida del lobo

LOS INGLESES Y EL TÉ DE LAS CINCO

Ya en Varsovia, recojo de una oficina de UPS un paquete que me había enviado desde Pamplona con alguna cosa de verano (Cazadora fresca, bronceador, toalla, bañador…). Es primera hora de la tarde y la ciudad parece en la hora de la siesta, así que disfruto del paseo por sus avenidas que muestran altos edificios, algunos de ellos -pienso-, los de mayor antiguedad, tienen que haber sido reconstruídos de la destrucción que sufrió la ciudad en la Segunda Guerra Mundial, y del levantamiento de la Armia Krajowa en septiembre de 1.944..

Hecho el primero de los asuntos pendientes en la capital polaca, me dirijo a la Triumph a solventar el segundo: La puesta en orden de lo relacionado con la moto.

En un inglés peor que el mío (Se disculpa y me felicita por mi buen inglés, no digo más), el responsable de taller escucha mis peticiones: Quiero que me cambien los bracillos de los intermitentes delanteros, dañados en las caídas en Rusia y ahora sujetos con cinta americana. Quiero que me cambien las manetas de freno y embrague, ambas con la punta partida por esas mismas caídas. Quiero un arnés nuevo para sujetar la bolsa sobre depósito, que va sujeta ahora con bridas al asiento del copiloto (Obligándome a contorsiones notables para subir y bajar de la moto). Quiero una revisión general de líquidos y niveles, y finalmente su opinión sobre si debería cambiar de ruedas (Siguen teniendo buena pinta a pesar de los 13.000 kilómetros).

Muy maqueado el concesionario Triumph en varsovia. Me tratan de lujo, hay que decirlo. / Ramón Huarte

Mientras consulta con proveedores si puede tener todo para arreglarme la moto entre hoy y mañana, un mecánico me pasa a una zona de clientes en la que me ofrece café o té (Se me hace curioso que sean cerca de las cinco, y me ofrezcan té en un concesionario de una marca británica), o bebidas frías. Y pastas, y revistas para leer… hablo con él de mi viaje, y me hace una foto con la moto y el concesionario de fondo, para su web, dice.

Así me saca Arkadiusz, de Triumph Varsovia, delante del concesionario. / Arkadiusz Drewicz

Finalmente los materiales tardarían demasiado y yo no voy a esperar más de un día. Los intermitentes se quedan con cinta americana, las manetas sin cambiar, y la bolsa sobre depósito seguirá obligándome a subir la pierna por encima de mi hombro. Sí que me pondrán ruedas nuevas, que las actuales tienen buena pinta pero están “cuadradas”, me dice con expresivas señas. Y la revisión básica también se la harán. A ver si son bondadosos y la limpian un poco… Mañana veremos.

Y EL TERCER ASUNTO ES…

Y un tercer asunto de trascendencia tenía el día de hoy: Decidir cómo voy a seguir el viaje. Ayer contaba cómo el mal tiempo constante y el estado de las carreteras me hacía plantearme, bien llegar a Grecia dando un rodeo por Alemania, Austria e Italia, bien dejarme de Creta y virar directamente para Tarifa y Lisboa, y hacer las cuatro esquinas continentales, abandonando el sur absoluto.

Bueno, pues el buen día de hoy y haber disfrutado de nuevo en unas carreteras polacas muy divertidas, unido a unas previsiones meteorológicas bastante razonables para la zona de Chequia-Hungría-Rumanía-Serbia-Bulgaria, además de mi comprobación vía mapa de que las carreteras en estos países son bastante buenas, me ha llevado a tomar la decisión del gatopardo: Todo ha cambiado en mi cabeza, todas las gallardas mentales que he planteado… para que nada cambie. Sigo con el plan original. Tras los dos días de Polonia, bajaré a través de Chequia y Eslovaquia hasta Bratislava. De allí a través de Hungría etapa que acabará en Nis (Serbia), y luego Grecia… Bueno, la idea inicial. Con pilas cargadas y henchido de moral, huelo ya el mediterráneo.

VIDEO: VIVA VARSOVIA. GRAN CANCIÓN DE LOS ILEGALES, AUNQUE NO SEA EL MEJOR GRUPO PARA DAR MUESTRA DEL OPTIMISMO QUE ME INVADE

P.D.

Este viaje no tiene patrocinadores, ni los he buscado. Sí que estoy muy orgulloso de llevar en mi moto los nombres de tres empresas que de una u otra manera, más allá de lo económico, tienen que ver con que yo esté haciendo esto. Se trata de España Rumbo al Sur, veterano y exitoso proyecto del aventurero navarro Telmo Aldaz. Se trata de Torosup, la escuela de Paddle Surf que mi amigo Carlos Toro tiene en Rincón De La Victoria, en Málaga. Y se trata de Zunzarren, la autoescuela/gestoría decana en Navarra, a la que debo algunos de los trámites necesarios en este viaje, y que también ha ejercido su función inspiradora. Y estoy muy agradecido a mi amigo diseñador Nacho (NAC) por alguna aportación gráfica, entre ellas el logotipo “Europa 4 esquinas” que identifica esta pajarada mía.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    • Notice: Undefined variable: lb_es_acceso_con_movil in /mnt/filerprod/html/produccion/datos/rhabladas/cadenaser/ser/templates/includes/v3.x/v3.0/include_player_permanente.html on line 118

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?