Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 23 de Julio de 2019

Otras localidades

"Iba a lo que iba, iba a matar"

Alejandro Domingo ayudó en los primeros auxilios a los heridos antes de la llegada de los equipos de emergencia. Fuentes de la investigación confirman que el choque intencionado es la principal hipótesis

A-45 salida del ramal por el que entró el conductor kamikaze. /

El conductor que provocó el accidente de ayer en la A-45, entre La Rambla y Fernan-Núñez, "iba a lo que iba, iba a matar. A matarse y a matar directamente. Yo creo que no me equivoco porque hablé con el tío del fallecido y lo único que decía era que él cuando logró esquivarlo lo miró y tenía cara de sorpresa y se estaba riendo. O sea, que ese asesino iba a lo que iba". Y es que condujo 5 kilómetros en sentido contrario "y por el carril izquierdo". El más rápido.

Es el crudo testimonio de Alejandro Domingo, un profesional comercial que circulaba por al A-45 cuando ocurrió el accidente a escasos 200 metros de su coche. Y fuentes de la investigación confirman que el choque intencionado es la principal hipótesis.

Por la retención, ha explicado Alejandro a Radio Córdoba, decidió bajarse y acudir al lugar del siniestro, ya que tenía experiencia en emergencias como voluntario de Cruz Roja, y se encontró con la peor situación que podía imaginar . El choque acababa de ocurrir y las víctimas estaban en los vehículos. Aún no habían llegado los equipos de emergencia. Junto a él se encontraba un bombero que estaba fuera de servicio y una anestesista y realizaron un primer 'triaje'. "La situación era caótica", recuerda. Prepararon extintores en caso de que saliera ardiendo el todoterreno en el que viajaban los jóvenes. Se valoró el estado de los heridos y pudieron sacar del coche al joven de 19 años que estaba menos grave, al comprobar que no tenía lesiones cervicales "por el peligro de incendio".

Por el joven más grave "ayudó mucho porque intentaba tranquilizar al amigo que se encontraba fuera" y las dos chicas se encontraban "en estado de shock". "La hermana del fallecido pedía que salváramos a su hermano, pero había muerto instantáneamente y no se podía hacer nada", cuenta Alejandro. Sobre el conductor kamikaze, "tenía pulso, pero falleció al momento".

"Aunque parece que el tiempo pasó muy lentamente por la tensión(...) pero verdaderamente pasaron 5 minutos hasta que apareció el primer coche patrulla (Guardia Civil), seguidamente la ambulancia y el helicóptero justo a la vez. La reacción fue fabulosa", explica el testigo.

Cuando pasó todo se derrumbó y un efectivo de la Guardia Civil le dijo que descansara y una frase que no olvidará: "Ni la mejor campaña publicitaria en televisión podría hacer llegar un mensaje como el que se queda cuando se vive un accidente de tráfico".

Alejandro, que es padre, intenta digerir la experiencia tras ver de cerca la muerte, algo que puede llegar en "décimas de segundo".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?