Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 15 de Octubre de 2019

Otras localidades

Necesitan un implante coclear para que su hija pueda oír pero no pueden pagarlo

La sanidad pública implantó un equipo a la menor pero su rotura accidental, mucho antes del periodo de garantía, impiden la cesión gratuita

Los padres de Ana Belén durante la entrevista /

Un implante coclear es un mecanismo que permite , con una pequeña intervención quirurgica y un dispositivo compuesto por dos partes, que un paciente pueda mejorar o tener audición, a través de la estimulación del nervio auditivo. El dispositivo se prescribe en casos muy concretos.

Ana Belén tiene cinco años, es sorda de nacimiento y con este implante, podía oír, asistía con normalidad al colegio, y se manejaba con la independencia que lo hace una niña de su edad.

El implante que tenía Ana Belén, cuesta 5.000 euros. Ese se lo financió la sanidad pública, a través de la Junta de Andalucía. Los profesionales del Hospital Virgen Macarena, de Sevilla, le implantaron a la niña el dispositivo en noviembre de 2015.

En febrero de 2017, con apenas dos años de uso, la niña perdió accidentalmente parte del dispositivo en un parque público y un perro terminó dañándolo.

El aparato no había cumplido los siete años de uso mínimos para que la sanidad pública lo financie de nuevo, así que tanto desde el hospital como desde la empresa que lo fabrica le han comunicado a los padres de Ana Belén, que si quieren uno nuevo , tendrán que adquirirlo ellos con su dinero, haciendo un desembolso cercano a los 5.000 euros.

Los padres de Ana Belén, no tienen esa cantidad de dinero, de hecho son una familia en riesgo de exclusión, que ahora solo piensa en cómo resolver este problema.

Este trámite con la adminsitración sanitaria se ha prolongado desde febrero, el Hospital y la empresa, aseguran que no pueden proporcionarles uno nuevo,  pero la familia solo piensa en cómo hacer que su hija vuelva a oír.

En este tiempo sin implante la niña ha vuelto a volverse dependiente de sus padres, ha perdido su independencia, no quiere ir al colegio y de hecho en el colegio no ha conseguido superar el curso.

El hospital asegura que a todas las familias les ofrecen contratar un seguro para atender incidencias con el dispositivo implantado, pero que la mayoría lo rechaza, al estimar que no tendrán ningún problema de este tipo. Ahora la única solución que le dan a esta familia, es que acuda a los servicios sociales por si estos contemplaran algún apoyo económico para incidencias de este tipo.

Los padres están desesperados, ya no saben a qué puerta llamar, porque todas se cierran.  Ahora piensan en un acción a través de las redes sociales para movilizar a personas solidarias, y conseguir financiación para el implante coclear.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?