Sábado, 19 de Septiembre de 2020

Otras localidades

La historia de la fuente de Ali-Ehari

Damos cuenta de la historia de la fuente de esta localidad, a través de los documentos localizados en los valiosos archivos de nuestra ciudad

La fuente de Ehari a principios del siglo XX

La fuente de Ehari a principios del siglo XX / Fundación Sancho El Sabio

Durante siglos, los vecinos de las ciudades y pueblos tuvieron que acudir a las fuentes públicas con sus envases, baldes y botijos, para proveerse de agua potable. En los años cincuenta del siglo XX, aún existían poblaciones alavesas que no disponían de red de distribución que les suministrara en sus domicilios.

 En el centro del pueblo de Ehari-Ali, hay hoy día una fuente pública que fue vital para la población. Hemos consultado documentos que nos revelan la importancia que tuvo, y la transformación que experimentó a lo largo del tiempo.

Mapa de ubicación / Catastro/DFA

CONTRATO

En 1731 ante el escribano de Vitoria Eugenio Ángel de Herrero – profesional similar a un notario actual -, el cantero y fontanero Miguel de Gorospe y el alcalde del concejo de Ehari /Ali Juan Bautista de Landa, firmaron un contrato para la construcción de una nueva fuente de agua potable en la localidad. La documentación - cosa poco habitual en aquel tiempo – incluía una traza o dibujo, para una interpretación correcta de los detalles de la obra a realizar.

Traza de la fuente / Archivo Histórico de Álava

Del contrato en cuestión entresacamos algunas de las condiciones que se establecían: “Ha de hacer el dicho maestro un arca de piedra de sillería (a cuatro cantones), de piedra de Elguea. Ha de llevar dicha arca todo el frontis, como demuestra la traza que dicho maestro entregó. En ella ha de hacer encima de los dos caños que ha de llevar dicha fuente, una ventana que sea capaz para entrar y salir en la dicha arca para su limpieza, o si sucede de faltarle agua, y la referida ventana ha de ser de yerro con dos bisagras y candado y llave. Ha de embetunar dicha arca de manera que no le salga gota de agua. Ha de echar en la dicha arca dos caños de yerro lo más fuertes, de manera que ni por dentro ni fuera se puedan romper ni sacar. Ha de hacer la pila donde ha de caer el agua, de la misma piedra de sillería de Elguea y la dicha pila ha de ser embetunada.”

La fuente que se pretendía construir debía emplazarse junto a otra existente con anterioridad, a la que se debía facilitar el acceso. Se precisa que el cantero “ha de ejecutar las gradas por donde se ha de bajar a la otra fuente y han de ser de la misma piedra de sillería de Elguea”.

Detalle de la firma del documento / Archivo Histórico de Álava

Con toda seguridad esa “otra fuente” se encontraba donde ahora existe la única que hay en el centro del pueblo y que tiene en el subsuelo de la misma un manantial, al que se debía facilitar el acceso.

Hemos mostrado en el pueblo el dibujo al que aludimos al principio, y nadie recuerda haber visto la fuente con esa forma, ni tampoco los vecinos han oído hablar a sus antepasados sobre la existencia de la misma con ese aspecto. Es muy posible que la obra no se llevara a cabo, o que quizás desapareciera después de construida, siendo por tanto un misterio lo sucedido.

Sin embargo 131 años después, sí hay noticia de la existencia en el mismo lugar de una fuente con pilastra metálica. A ella se hace referencia en un proyecto que preveía sustituirla.

NUEVO PROYECTO DE FUENTE

En 1862 los vecinos de Ehari/Ali consideraron necesario que la fuente de agua potable existente fuera reformada. La que existía en aquel momento era de hierro colado y se pretendía sustituirla, por presentar algunas deficiencias.

Para ello encargaron al arquitecto de la Diputación, José Antonio de Garayzabal, la elaboración de un proyecto que fue firmado por este el 30 de mayo de aquel año. En el estudio se indicaba que se eliminaba la pilastra de hierro existente y la bomba, “entregando todo al pueblo de Ali.”

El proyecto, también en este caso, incluía un plano a escala con la planta y el alzado de la construcción, que detallaba la obra que se pretendía llevar a cabo.

Detalle del plano / Archivo del territorio Histórico de Álava

En la memoria se describían todos los detalles constructivos. La base debía ser de una pieza de forma cuadrangular de 3,5 pies de lado y 2,5 pies de alto, sobre la que se apoyaría una pilastra o columna de sección cuadrangular “con los cuatro lados iguales y la pilastra se compondrá de ocho piezas, con su agujero en el centro para la manga de la bomba.” Sobre la columna debía colocarse una cornisa y “un zotabanco cuadrangular, de las mismas medidas que la pilastra. Finalmente sobre el zotabanco, se colocaría el jarrón de hierro colado que existía en la fuente anterior.”

La piedra de sillería a emplear debía ser “de las mejores canteras de Gorbea o de Ozaeta, la más limpia y bien labrada y colocada con cal, y sus lechos y sus juntas bien recibidas y alineadas en toda regla.” En uno de los costados debía llevar una puerta de hierro, con candado para asegurar su cierre.

El pilón debía ser de forma aproximada a un cuarto de esfera, tal como se ve en el diseño del arquitecto, y “se profundizara en cuatro pulgadas con su salida de aguas, y su chapa de metal bien emplomada en dos líneas de grueso, con sus agujeros según se muestra en el dibujo.”

La bomba a utilizar era de succión manual, para elevar el agua desde el manantial a la altura del caño de salida, para lo cual “La manga de la bomba se ha de hacer nueva, de metal de línea y media de grueso y del mismo diámetro que la presente tiene, soldado a fuego, aumentando también la manilla de hierro.” El presupuesto de la obra ascendía a 1934 reales.

El alcalde de Ali, Gabino Larrea, se dirigió al Diputado General de Álava el 5 de junio solicitando permiso para realizar la obra, exponiendo que “la única fuente deagua potable, que tiene este vecindario adolece de un defecto tan sustancial, que en el rigor de la estación (la sequía) queda privada y enteramente en desuso. La causa de esto es la poca resistencia que tiene la pilastra de hierro, por donde se sirve la bomba.”

Solicita que la fuente metálica sea eliminada y sustituida por una nueva de piedra, acompañando adjunto al escrito el mencionado proyecto del arquitecto. El alcalde añade que ya disponen de 1600 reales para afrontar el pago de la obra y que, si hiciera falta más dinero, el concejo lo obtendría.

Detalle de la firma de Larrea / Archivo del Territorio Histórico de Álava

El Diputado General requiere el día 6 de junio un informe respecto a la necesidad de la reforma al Procurador de la Hermanad de Andollu, Francisco de Landa, “para que adquiriendo las noticias oportunas informe acerca de la utilidad del proyecto a que se refieren.”

El 26 del mismo mes Landa informa que “las obras que se pretenden no solo son de utilidad pública, sino de necesidad para el vecindario, por ser la única fuente que tiene para su servicio.”

La Diputación aprueba la construcción, convocándose la oportuna subasta a pliego cerrado por parte del concejo de Ali.

El 22 de julio se reúne en el local del ayuntamiento de Ehari/Ali el tribunal que adjudicara la obra formado por el procurador Francisco de Landa, el alcalde de la localidad Gabino Larrea y el vecino Maximino Foronda. Hay una sola proposición presentada, la del constructor de Vitoria Simón Ibañez, que ofrece realizar la construcción en la cantidad que figura en el pliego de condiciones, 1934 reales.

Las bases exigen que la propuesta venga firmada también por un “fiador” como garantista, figurando como tal el vitoriano Juan León Ruiz de Gámiz.

La obra se lleva a cabo y, el 23 de febrero de 1863 el arquitecto Garayzabal informa al Diputado General, que la fuente está terminada, pero que se han detectado algunos errores en las medidas de la base, la pilastra y la puerta de hierro, siendo menores las dimensiones reales que las proyectadas, por lo que debe de rebajarse la cantidad a percibir por el contratista.

El 21 de abril la Diputación comunica por escrito al alcalde de Ali, los términos del pago a efectuar al cantero Gorospe, de la siguiente forma: “Visto el dictamen del arquitecto, cuya copia se adjunta esta Diputación ha dispuesto sea recibida la obra de reparación de la fuente de ese lugar y que al rematante se satisfagan 1794 reales, en lugar de los 1934 en que se verificó la subasta, mediante habersele rebajado 140 reales en que fueron valorados los defectos; y como ese concejo tenía depositados para este objeto 1600 reales, hará Vd. que los 194 que faltan sean satisfechos por reparto vecinal, caso de no haber otro fondo que poder destinar a cubrir este déficit.”

Una imagen del AMVG nos muestra esta fuente en pleno funcionamiento en el año 1920. En la foto vemos a la izquierda, como una mujer lleva el agua en un balde.

Detalle de la fuente / Enrique Guinea/Archivo Municipal

Hoy día la fuente en cuestión sigue existiendo, si bien tiene algunas modificaciones respecto a cómo era cuando fue inaugurada. El pilón de piedra ha sido sustituido por otro de hormigón, se ha cerrado con cemento el hueco lateral que existió para la “manguera” de la bomba, y el agua que la surte lo es de la red de abastecimiento, y no del manantial que se encuentra bajo la misma.

Estado actual de la fuente / S. Baztarrika

EHARI / ALI EN 1845

Ehari / Ali en el año que nos ocupa -1862 – era una población importante, al ser la capital de un ayuntamiento con el mismo nombre, al que pertenecían otros 20 pueblos: Abetxuco, Amarita, Aretxabaleta , Armentia, Arriaga, Rerrostegieta, Crispijana, Gamarra Mayor, Gamarra Menor, Gardelegui, Gobeo, Gometxa, Lasarte, Lermanda, Miñano Mayor, Miñano Menor, Retana, Subijana, Zuazo y Zumeltzu. Por tanto la localidad disponía de dos administraciones públicas: la municipal y la del concejo.

En 1845 se publicó el primer volumen del Diccionario Madoz / Geográfico-Estadístico-Histórico, en el que se hace referencia a Ehari /Ali, aportando unos datos que nos dan una idea de la importancia que tenía el disponer de una fuente de agua potable en condiciones para la vecindad.

Se hace referencia a que el pueblo: “Es la capital del ayuntamiento al que da nombre. Tiene unas 32 casas y agrupadas en forma de calles constituyen la población; hay una escuela a la que concurren 13 niños y 17 niñas; el maestro disfruta la dotación de 800 reales. La iglesia parroquial (San Miillan) está servida por dos beneficiados (curas); le baña el arroyo Perrechin que tiene origen en las vertientes que sirven de límite entre Álava y Treviño; tiene 30 vecinos con una población de 200 almas. En la época de D. Alonso X de Castilla florecía el cultivo de las viñas desde la población hasta el rio Zadorra que dista media legua; hoy no hay viñedo, sin duda porque la falta de arbolado ha contribuido a variar el clima apacible de que disfrutara.”

Se cita al arroyo Perretxin, cauce que discurre junto a la fuente a la que nos hemos referido y que hoy se encuentra embocinado. Al edificarse el nuevo polígono de Zabalgana, a una de las nuevas calles se le adjudicó el nombre de “Río de Ali”, ignorando lamentablemente su verdadero nombre, Perretxin, que viene de muchos siglos atrás y que era el apropiado para nombrar la nueva vía.

 

Documentación consultada fuente del año 1731:

Archivo Histórico Provincial de Álava / Paseo Zumaquera, 21.

Documentación consultada fuente del año 1862:

Archivo del Territorio Histórico de Álava / Miguel de Unamuno, 1.

Fotografiás

Archivo Municipal de Vitoria-Gasteiz, Fundación Sancho El Sabio, Catastro AFA/DFA y S. Baztarrika.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?