Martes, 29 de Septiembre de 2020

Otras localidades

Espacio de lengua

¿Henry o Enrique?

Hablamos de la conveniencia de no traducir los nombres propios extranjeros

Los nombres propios no deberían traducirse, a no ser que sean 'universales', como reyes o papas

Los nombres propios no deberían traducirse, a no ser que sean 'universales', como reyes o papas / Eric VANDEVILLE Gamma-Rapho via Getty Images

Después de hablar de cuestiones de ortografía, hoy nuestro profesor de Lengua, Alfredo Tarazaga, vuelve a explicarnos algunas cuestiones sobre nombres comunes y propios y cómo debemos escribirlos. Empezamos con una curiosa pareja: ¿por qué ‘biznieto’ va con ‘b’ y ‘vizconde’ con ‘v’? Porque son prefijos diferentes, ya que el primero (también con ‘bis’ o ‘bi’) significa ‘dos’ (dos veces nieto, ‘bizcocho’ es ‘dos veces cocido’), mientras que ‘viz-‘ (también ‘vice-‘ o ‘vi-’) significa ‘el que hace funciones de algo’ (virrey, vicepresidente).

También hablamos de la forma ortográfica de los nombres propios, que deben cumplir las mismas reglas ortográficas que cualquier otro, aunque algunos, por evolución histórica y adaptación al castellano, han sufrido modificaciones y admiten variables (Esther y Ester, Giménez y Jiménez, Elena y Helena).

Y los nombres de personas extranjeros y la recomendación de dejarlos en su grafía original, es decir, que no traduzcan Adolf por Adolfo ni Henry por Enrique. A no ser que sean nombres ‘universales’, como los de reyes, papas, personajes históricos o literarios.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?