Jueves, 23 de Septiembre de 2021

Otras localidades

Etapa 26: Ovada (Italia)

Los locos suizos con sus locos cacharros, osos contra lobos y la Madonna Da Creta

Grupo de moteros suizos animando con sus heterogéneas monturas las carreteras italianas.

Grupo de moteros suizos animando con sus heterogéneas monturas las carreteras italianas. / Ramón Huarte

PARA ACCEDER A LAS ETAPAS ANTERIORES, PINCHA AQUÍ

OTRO DÍA DE CARRETERA

Preparo para hoy otra jornada de mucha carretera, muchos kilómetros. Nuevamente cruzo varias fronteras, ruedo por Croacia, por Eslovenia y por Italia.

Parada en Italia. / Ramón Huarte

Mi intención es acercarme lo más posible a la frontera francesa. En principio planteo como fin de etapa Savona, ya en la costa de la cara occidental de Italia, cerca de Génova. Pero me retracto como quien se aleja de una serpiente de cascabel que surgiera de una bolsa del súper, al ver los precios que se gastan los alojamientos en verano en esa zona. Ni siquiera los dos cámpings cercanos se libran de esos altos precios, y además se alejan bastante de la carretera que he de tomar mañana.

De manera que elijo parar unos kilómetros antes de Savona, hacia el interior, cerca de la autopista que desciende hacia el mar. Ahí, en Ovada, un pequeño lugar en una carreterilla que bordea el río, encuentro un motel bien barato y bien peculiar. Al principio parece un establecimiento fantasma, algo tarantinesco. El edificio está aislado y no veo más que un coche tirado a un lado de una explanada de piedras. En la terraza con mesas puestas para la comida no hay nadie. Ni en la cocina. Al final encuentro una puerta que da a un bar en el que se encuentran los dos hermanos dueños, y un camionero de Palamós viendo la etapa del Tour. El camión lo ha dejado en el área de servicio de la cercana autopista.

La gallina y sus polluelos, mayoría en la variopinta población del hostal, se hacen fuertes en la caja de cartón. / Ramón Huarte

Los demás ocupantes del lugar son dos gallos bien avenidos (“Algo extraño”, me comenta misterioso el camionero de Palamós), una gallina con sus polluelos y varios conejos que tristan a sus anchas por entre las mesas del exterior. No está mal, como final de un día de 900 kilómetros de carreteras y autopista.

YA EN EL BARRIO

Como si hubiera pasado una barrera mental, hoy ya me parece que estoy casi en casa, que ando por las afueras del barrio, que me conozco el percal.

He tenido que pensar para encontrar los motivos de tal sensación, y una de las razones es sin duda que hoy he pasado el último puesto fronterizo de este viaje, el de la frontera entre Croacia (Miembro de la UE pero no adscrita al Espacio Schengen de circulación) y Eslovenia. A partir de ahora todo es espacio franco (Con perdón), todo es abierto.

Croacia-Eslovenia, el último puesto fronterizo del viaje. / Ramón Huarte

Otro de los aspectos ha sido el cambio de paisaje. De repente, en el norte de Croacia y sobre todo en Eslovenia, dejan de verse los secarrales inhóspitos de la costa adriática y de Grecia, y la tierra vuelve a parecer fértil. En Eslovenia con bosques con helechos y campos verdes donde pasta el ganado (Parece Suiza, por momentos, con sus casas con tejados empinados). Y en Italia, el Valle del Po, con sus opulentos cultivos.

En Eslovenia el cambio del paisaje es notable con respecto a los demás países balcánicos. / Ramón Huarte

Claro que lo que se empeña en recordarme permanentemente que ya estoy de vuelta son los precios. Desde la entrada en Rusia hasta Croacia (Ahí ya han espabilado bastante con el turismo) todo era barato, incluidos el alojamiento y el combustible, mis dos principales gastos. Ahora la gasolina es cara (En Italia y Francia bastante más que en España), y en cuanto a los alojamientos… voy a tener que pensar en ir volviendo a los campings.

Caseta de cambio de moneda, de euro a kunas croatas. La zona de fronteras Croacia-Eslovenia-Italia está plagada de estos cambistas de carretera. / Ramón Huarte

CURIOSIDADES DE CARRETERA

Aún en los días que se reducen a circular por autopistas, a desplazarse, como hoy, las curiosidades y las imágenes llamativas salen al encuentro.

En Croacia, me choca la señal que a la entrada de algunos túneles, dibuja un oso y un lobo enfrentados. No soy capaz de explicarme qué narices indicará.

¡Luchas de osos y lobos! Los croatas sí que saben animarm sus carreteras... / Ramón Huarte

En Italia, de repente, una abigarrada y ruidosa troupe de moteros suizos con máquinas a cuál más dispar, destacando una moto custom con una rueda trasera tan ancha como un tráiler de las estepas rusas con estepa incluída. Con él van motos trail, ultradeportivas… Una banda, vamos.

VIDEO: SIGA CÓMODAMENTE DESDE SU SOFÁ A LA TROUPE DE MOTEROS SUIZOS ¡GRATIS!

Los moteros Swiss Made

Por no hablar de los magníficos carteles italianos para anunciar retenciones de tráfico, que más parecen anunciar el apocalipsis, con sus ¡14! coches arrebujados en un letrero.

Exageración italiana: A la izquierda la señal española para retenciones. 3 coches. A la derecha la italiana... ¡14! / Ramón Huarte

Ahora que, como curiosidad y casualidad, la que llega hasta a mí por el espíritu investigador de mi madre.

CASI DE PROCESIÓN

Cuando en mi Pamplona se celebran las fiestas de San Fermín, a punto estoy de verme yo de procesión.

Según investigaciones de mi madre (Que al llegar yo a destino, y al comunicárselo cada día, estudia curiosidades y pormenores de la plaza donde duermo) dignas de todo crédito, la patrona de los motociclistas es, según concedió con bula papal en 1947 Pío XII, Santa María Della Creta, a la sazón patrona de la población de Castellazo Bormida, a apenas 6 kilómetros de donde estoy escribiendo esto.

Santa María Della Creta, patrona de los "centauri", en formato -como no podía ser de otra manera- parche en cazadora de cuero. / patronint.com

Y no acaban aquí las casualidades, porque desde ese año es tradición que el segundo domingo de julio (Es decir, mañana) se efectúe una enorme procesión de moteros de todo el mundo que peregrinan hasta aquí para participar en la celebración religiosa.

Porque un evento de este tipo en Italia se puede ir de las manos fácilmente y porque mañana tengo que madrugar si quiero hacer noche en España, como es mi intención, pero… en otras circunstancias hubiera sido curioso. Lo guardo en el zurrón de ideas que me deja este viaje. Quizás otro año.

P.D.

Este viaje no tiene patrocinadores, ni los he buscado. Sí que estoy muy orgulloso de llevar en mi moto los nombres de tres empresas que de una u otra manera, más allá de lo económico, tienen que ver con que yo esté haciendo esto. Se trata de España Rumbo al Sur, veterano y exitoso proyecto del aventurero navarro Telmo Aldaz. Se trata de Torosup, la escuela de Paddle Surf que mi amigo Carlos Toro tiene en Rincón De La Victoria, en Málaga. Y se trata de Zunzarren, la autoescuela/gestoría decana en Navarra, a la que debo algunos de los trámites necesarios en este viaje, y que también ha ejercido su función inspiradora. Y estoy muy agradecido a mi amigo diseñador Nacho (NAC) por alguna aportación gráfica, entre ellas el logotipo “Europa 4 esquinas” que identifica esta pajarada mía.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    • Notice: Undefined variable: lb_es_acceso_con_movil in /mnt/filerprod/html/produccion/datos/rhabladas/cadenaser/ser/templates/includes/v3.x/v3.0/include_player_permanente.html on line 118

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?