Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 10 de Abril de 2020

Otras localidades

CORONAVIRUS | ÚLTIMA HORA CORONAVIRUS | ÚLTIMA HORA Sanidad recomienda usar mascarilla reutilizable para quien deba usar medios públicos de transporte

Identificadas 40 nuevas especies en el Cachucho y el Cañón de Avilés

Los investigadores del Instituto Español Oceanográfico se han encontrado con corales negros de más de 5.500 años de antigüedad

El científico del Instituto Español Oceanográfico (IEO) Francisco Sánchez ha opinado hoy que los estudios sobre la situación de los fondos marinos llevan un retraso de 90 años en comparación con los terrestres.

Sánchez ha explicado que así ocurre con la exploración de los hábitats profundos que está haciendo el IEO en El Cachucho y los cañones de Avilés (Asturias), dentro de una campaña de la que hoy ha hecho balance a bordo del buque oceanográfico "Ángeles Alvariño", atracado en el Puerto de Santander.

El científico del IEO ha indicado que El Cachucho es un ecosistema marino situado en el fondo del Mar Cantábrico, a la altura de Asturias, que tiene un tamaño similar a los Picos de Europa y una dimensión de 50 kilómetros de ancho y 20 de norte a sur, y cuyo acceso se sitúa a 425 metros de profundidad.

Además, ha añadido que El Cachucho, cuyo nombre se debe a la cantidad de peces de esta especie que habitan allí, tiene una de las "mayores" pendientes del planeta.

El investigador de la IEO ha explicado que El Cachucho fue declarado área marina protegida en 2009 después de "un intenso proceso".

Los tres cañones marinos de Avilés, sobre los que también están trabajando los investigadores del instituto, tienen una pendiente cuatro veces mayor que la del desfiladero de la Hermida.

Para acceder a estos lugares, el Instituto de Oceanografía cuenta con tres sistemas "que no dañan" el medio ambiente y con metodologías innovadoras de "gran coste" y que, a su juicio, son "un gran acierto".

El primero de los aparatos de los que disponen es un trineo fotogramétrico cuya labor es realizar una reconstrucción tridimensional de los fondos marinos y de las especies que allí se encuentran.

El segundo es un vehículo ROV que tiene un peso de más de dos toneladas y que permite la operación remota, la clasificación de especies, así como la aspiración y captación de éstas, aunque su principal problema son las corrientes, según ha explicado el responsable del IEO.

También cuentan con un trípode creado por el Oceanográfico de Santander, con capacidad para fotografiar y mantenerse en el fondo marino durante largos periodos de tiempo.

Entre la fauna que ha logrado encontrar el IEO hay especies conocidas como esponjas, estrellas, corales y calamares gigantes, además de otras desconocidas como la pulga marina, que a pesar de tener constancia de ella, nunca se había clasificado.

El Instituto Oceanográfico de Santander también está desarrollando, junto a la Universidad de Cantabria, nuevos sistemas de iluminación y fotografía, con el objetivo de lograr drones submarinos.

Sánchez también ha hecho referencia al cambio climático y ha subrayado las consecuencias que puede tener destruir los corales, ya que son los encargados de aprovechar el dióxido de carbono y convertirlo en carbonato cálcico.

En los fondos marinos de El Cachucho se encuentra uno de los mayores ejemplares de coral negro, con alrededor de 1,80 metros, cuyo nacimiento fue hace más de 5.500 años.

En El Cachucho está prohibida la pesca, al ser una zona protegida, mientras que en los cañones de Avilés no hay todavía un plan de protección, por lo que las técnicas que se emplean "sí afectan" al ecosistema causando graves consecuencias al entorno marino, ha explicado Sánchez.

Este investigador ha recordado que se está haciendo este estudio sobre los cañones de Avilés para que el Ministerio de Medio Ambiente realice un mapa de pesca en el que se establezca qué especies se pueden pescar y en qué zonas.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?