Últimas noticias Hemeroteca

El día que coincidieron en un pueblo de Cuenca tres premios Nobel de Literatura

Ocurrió en Minglanilla y fue el 5 de julio de 1937, en plena guerra civil. 150 escritores e intelectuales hicieron parada en este pueblo conquense. Entre ellos estaban Octavio Paz, Pablo Neruda y Ernest Hemingway

Plaza del Salero de Minglanilla en 1932. /

El pasado 4 de julio se conmemoró en Valencia el 80 aniversario del Segundo Congreso Internacional de escritores e intelectuales para la Defensa de la Cultura que se celebró en esta ciudad en 1937, en plena guerra civil. También el pasado 5 de julio se celebró en Minglanilla un curso de verano sobre esta efeméride organizado por la Universidad de Castilla-La Mancha. En ella estuvo Fidel García Berlanga con quien hemos recordado en ‘Hoy por Hoy Cuenca’ la visita de los intelectuales a Minglanilla.

Entrevista con Fidel García Berlanga en 'Hoy por Hoy Cuenca'. / Paco Auñón

Aquella cita del verano del 37 que llevó a este grupo de 150 personas por Valencia, Madrid y Barcelona congregó a nombres como Octavio Paz, Ernest Hemingway o Pablo Neruda, los tres galardonados con el Nobel de Literatura. Antonio Machado, Rafael Alberti, Miguel Hernández, César Vallejo, Ramón J. Sender, Alejo Carpentier, Beltolt Brecht o Nicolás Guillén formaban parte de aquella comitiva que se completaba con una amplia lista de intelectuales y escritores del momento.

Imagen del II Congreso Internacional de escritores e intelectuales para la Defensa de la Cultura celebrado en España en 1937. / Radio 90 Motilla

En su viaje desde Valencia a Madrid, tras la primera jornada del congreso en la capital del Turia, aquel grupo de doctos personajes hizo parada en Minglanilla, ya en la provincia de Cuenca. Era un caluroso 5 de julio del 37. Y el pueblo y sus gentes les llamaron la atención. Tanto que hay referencias sobre ellos.

Era Minglanilla un pueblo de acogida. Sus tres mil habitantes habituales se incrementaban esos días con unos dos mil refugiados llegados desde otras zonas de España, la mayoría de Badajoz. Sobre todo mujeres, niños y ancianos porque los hombres jóvenes y adultos estaban en el frente.

Ustedes que saben escribir

El escritor cubano Alejo Carpentier recordó siempre aquella parada en Minglanilla, aquel encuentro con las gentes del pueblo acosado por la guerra, y escribió así: “Una anciana, arrugada en grado increíble, con un pañuelo oscuro plegado sobre canas bien peinadas, se me acercó, y me dijo estas palabras que no olvidaré jamás: ¡Defiéndannos, ustedes que saben escribir!...”

¡No pasarán!

Nicolás Guillén, el primer poeta negro, también cubano, recordó años después en París un momento vivido en Minglanilla, cuando un niño que llevaba escrito en sus brazos las palabras ‘No pasarán’ se le acercó: “Al despedirme, estrechándole la mano recia que me tendió gravemente, todavía me dijo: aquí todos somos pobres, aquí todos trabajamos y, para que ganaran los fascistas, tendrían que matarnos a todos”.

Autobús en la puerta del antiguo bar Miralles de Minglanilla, en la carretera Madrid-Valencia en 1947. / Archivo Paco Romero (www.minglanillaweb.es)

Los pueblos de Pablo Neruda

Durante aquellos días estos intelectuales conocieron algunos pueblos en un país en guerra. Pablo Neruda escribía por entonces el poema Cómo era España que empezaba así: “Era España tirante y seca, diurno / tambor de son opaco, / llanura y nido de águilas, silencio / de azotada intemperie”.

Y que desembocaba en una letanía de nombres de pueblos, la mayoría castellanos o aragoneses: “Huélamo, Carrascosa, Alpedrete, Buitrago, Albalate de las Nogueras, Camporrobles, la Alberca. Pozo Amargo, Candeleda, Pedroñeras, Campillo de Altobuey, Poveda de la Sierra, Pedernoso, Minglanilla,…”. Y el poema seguía con otros muchos nombres de pueblos españoles.

Temas relacionados

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?