Jueves, 23 de Septiembre de 2021

Otras localidades

Etapa 29: Cabo Da Roca- San Vicente- Lepe

El final (O no) del camino, el discípulo de Estrabón, y ahora, ¿Qué?

Cabo Da Roca, límite oeste de <Europa, la última de las cuatro esquinas. Objetivo cumplido.

Cabo Da Roca, límite oeste de <Europa, la última de las cuatro esquinas. Objetivo cumplido. / Ramón Huarte

PARA ACCEDER A LAS ETAPAS ANTERIORES, PINCHA AQUÍ

EL FINAL PRORROGADO

Objetivo cumplido, quedan el epílogo y la vuelta a casa. / Ramón Huarte

La planificación de esta etapa hubiera debido ser de lo más fácil. Dirección a Cabo Da Roca, en la nariz de Portugal, a apenas 200 kilómetros de Coimbra, y misión cumplida. Tocado el punto occidental de Europa, cumplido el reto de las “cuatro esquinas”, tras 23.000 kilómetros y 28 países transitados... de vuelta a casa con el deber cumplido.

Y, sin embargo, no es tan fácil, había que valorar otros aspectos. Dos de ellos, accesorios pero impuestos, relacionados con ampliar el acceso a los cuatro puntos cardinales. Concretando, la presión externa me imponía ir al cabo de San Vicente, la barbilla de Portugal, como complemento al Cabo Da Roca. Y mi propia presión me imponía “tocar” también Tarifa, que aunque no es el sur absoluto (Que ya toqué en Creta), sí que en el imaginario se sitúa como “sur”, como punto de toque entre Europa y África.

Esta foto implica el final del reto de "las cuatro esquinas", pero para el final del viaje queda "la espuelica". / Ramón Huarte

Y, desde luego, otro de los aspectos que han obligado a prolongar y remodelar el cálculo de la etapa de hoy es el hecho de que el viernes pienso celebrar el éxito del reto en Málaga con algunos amigos que se van a dar cita ahí. No es el menos importante de los aspectos este que acabo de citar, por cierto.

CABO DA ROCA, LA ÚLTIMA DE LAS “CUATRO ESQUINAS”

Para evitar los calores anunciados, y porque la noche anterior caí dormido antes de las diez, me levanto muy temprano para llegar a Cabo da Roca. De esta manera, además de evitar el calor, espero liberarme de posibles aglomeraciones de turistas y curiosos. Y en lo del calor tengo tanto éxito que, a las horas a las que empiezo a circular, sobre las seis de la mañana, está todo oscuro, reina la niebla y paso un frío tal que tengo que parar a ponerme un forro térmico de los que llevaban en el fondo de la maleta desde Rusia. Un nuevo éxito de mi gabinete de logística y previsión.

Oscuro, niebla... frío. Me veo obligado a sacar la olvidada camiseta térmica. / Ramón Huarte

Por lo menos sí tengo premio en cuanto a lo de evitar a la gente. A Cabo Da Roca se accede por una estrecha carreterilla que llega hasta el faro y lo que parece un centro temático. Está todo vacío, no hay nadie. Siendo la única persona allí me atrevo a meter la moto por los caminos que llevan hasta la cruz que marca el cabo, el lugar más occidental de Europa, como reza una losa grabada.

Enfrente... América. / Ramón Huarte

Cuando ya abandono el sitio, llega justo un autobús de japoneses. Observo que desde el momento en que bajan del autobús empiezan a fotografiarse con cualquier motivo, sin siquiera haber llegado al faro o al cabo. Incluso me fotografían a mí al pasar entre ellos con la moto.

Japoneses con tantas ganas de fotografiar... que me fotografían mientras huyo. / Ramón Huarte

Saliendo, paro donde el letrero que indica que se llega al cabo, y en el que ya no se puede leer nada, tapado como está por pegatinas de clubs moteros, particulares, asociaciones, expediciones, etc. Con la pompa que merece la finalización de las “cuatro esquinas”, despego del cristal de la cúpula de la moto una pegatina de las que hizo mi amigo nacho con el logo de este viaje, y la pongo en el cartel. Ahí queda.

Con el copyright de Nacho Prieto... la huella del zorro. / Ramón Huarte

El objetivo está cumplido, aunque el viaje no ha acabado. Arranco de nuevo y me dirijo hacia el sur, hacia la barbilla de Portugal, el Cabo de San Vicente.

VIDEO: MOMENTO ÍNTIMO EN EL CABO DA ROCA EN EL QUE EMPIEZO A REFLEXIONAR, Y QUE SE CORTA CUANDO SIN DARME CUENTA APAGO LA CÁMARA. ME PASA POR REFLEXIONAR.

En Cabo Da Roca

EL CABO DE SAN VICENTE… ¿Y POR QUÉ EL CABO DE SAN VICENTE?

Mi amigo Pablo me mandó hace un par de días un whatsapp que yo entendí en tono amenazante, y que decía: “Como todo marinero sabe –y también cualquier niño con un mapa delante- la verdadera esquina de Europa es el cabo de San Vicente. Si no vas, te pesará para siempre y tendrás pesadillas recurrentes”. Que nadie me pregunte el porqué de este interés, pero he de decir que, investigando, Pablo comparte opinión con el geógrafo e historiador griego Estrabón.

Estrabón, en el capítulo de su “Geografía” que dedica a Iberia, dice que este lugar (Que, obviamente, en tiempos del emperador Augusto no se llamaba San Vicente), no sólo era el punto más occidental de Europa, sino “de todo el mundo habitado”. En disculpa de Estrabón hay que decir que la geografía no estaba muy avanzada en aquella época, y que en gran ejercicio de periodismo moderno, Estrabón escribió “Iberia” sin haber pisado nunca la Península Ibérica.

Mapa de Iberia según las descripciones de Estrabón, asaz curiosas. / Ramón Huarte

Sin embargo, reflexionando dentro del casco de la moto en los largos trayectos, me he ido dejando ganar, y he acabado, efectivamente, adoptando la idea de que simbólicamente es más balcón a América y a África San Vicente que el cabo Da Roca. He leído incluso que en días de buena visibilidad se ven los buques que van a Europa procedentes de África. Yo he oteado el horizonte y, efectivamente, dada la buena visibilidad, no he visto ninguno. Pero seguro que Estrabón tiene explicación para ello.

EL CABO

Hacia el sur lo primero que encuentro es Lisboa. Y su atasco, con los miles y miles de coches que llevan a sus dormidos dueños a trabajar. Paso por el famoso puente del 25 de abril y abandono el espeso tránsito en cuanto tomo la auto estrada del Algarve, que me lleva prácticamente hasta las puertas de mi destino.

VIDEO: CIRCULE DESDE SU CASA POR EL PUENTE "25 DE ABRIL" DE LISBOA, ¡SIN SUFRIR EL ATASCO!

Puente 25 abril, Lisboa

Pablo y Estrabón tienen predicamento entre el populacho: Cuando llego al cabo de San Vicente, después de unos cuantos kilómetros de carreteras trabadas constantemente con rotondas, y de una última carreterilla directa al faro, está todo lleno de turistas. No sólo eso, al contrario de la soledad que he encontrado en cabo Da Roca, está todo lleno de puestos de souvenirs, de bares ambulantes, de grupos con guía, de autobuses, de quioscos…

Y es cierto que como cabo, y como entorno, este es mucho más aparente. La gente trisca por los campos de hierba y piedras que llevan a los varios y espectaculares salientes que se asoman al mar, y que se extienden por toda esta franja de costa sobre acantilados donde rompen las olas.

En el Cabo San Vicente y los acantilados que le rodean. / Ramón Huarte

Aparco la moto, saco un par de fotos y opto por no hacer el intento de arrimarme a los atestados miradores ni al abarrotado faro. Deambulo, curioseo, y me voy ya dirección España, rumbo a lepe, al lado de la frontera, donde duermo hoy, a la espera mañana de tocar Tarifa y llegar, por la tarde, a Málaga.

Por cierto, mensaje privado para mis queridos Matilda y Bernal: Vuestra madre me dijo que me habíais dejado algo en san Vicente cuando estuvisteis, y yo no he visto nada. Ajustaremos cuentas cuando nos veamos.

QUE NOS ACLAREMOS, ¿HA TERMINADO EL RETO?

Pues sí. El reto era llegar en moto a las cuatro esquinas continentales, los cuatro puntos cardinales de Europa. Llegué a Cabo Norte, llegué al límite con Asia en los Urales, llegué al sur de Creta, bañado por el Mar de Libia (El sur absoluto de Europa, en este caso no me contenté con el continental), y ahora he llegado a cabo Roca, el punto más occidental del continente. El reto por tanto está terminado y cumplido.

Eso no quiere decir que el viaje haya terminado. De manera particular lo extiendo con una “espuelica”, que es llegar, mañana, al sur continental (Tarifa) y celebrar el éxito con amigos y farra en Málaga. Y queda, claro, la vuelta a casa. Pero todo esto ya es privado. El reto, mostrado como he hecho al público, está cerrado.

De vuelta a casa, el letrero de salida de Portugal dice: "Hasta pronto". ¿Pronto? ¿Cuándo volveré a plantearme un viaje de este tipo? / Ramón Huarte

PERO, ¿ES EL FINAL DEL DIARIO DE VIAJE EN LA WEB?

Pues no, he de decir. Aunque las “cuatro esquinas” hayan sido cubiertas y el reto conseguido, el viaje aún no ha terminado. Habrá una “etapa 30”, la que me llevará mañana hasta Málaga pasando por Tarifa, el sur continental de Europa. Y habrá que contar en la web cómo fue la celebración de viernes en Málaga, ¿no? Y habrá una “etapa 31”, la de vuelta a casa desde Málaga, y habrá “epílogos y anexos”, con las notas del viaje, reflexiones y comentarios sobre el material, agradecimientos, recuerdos... Aunque el seguimiento del reto concluye hoy, dejaremos que el viaje colee un poco más.

Pero todo esto ya será la semana que viene, cuando me recupere del cansancio y de la resaca del viernes.

P.D.

Este viaje no tiene patrocinadores, ni los he buscado. Sí que estoy muy orgulloso de llevar en mi moto los nombres de tres empresas que de una u otra manera, más allá de lo económico, tienen que ver con que yo esté haciendo esto. Se trata de España Rumbo al Sur, veterano y exitoso proyecto del aventurero navarro Telmo Aldaz. Se trata de Torosup, la escuela de Paddle Surf que mi amigo Carlos Toro tiene en Rincón De La Victoria, en Málaga. Y se trata de Zunzarren, la autoescuela/gestoría decana en Navarra, a la que debo algunos de los trámites necesarios en este viaje, y que también ha ejercido su función inspiradora. Y estoy muy agradecido a mi amigo diseñador Nacho (NAC) por alguna aportación gráfica, entre ellas el logotipo “Europa 4 esquinas” que identifica esta pajarada mía.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    • Notice: Undefined variable: lb_es_acceso_con_movil in /mnt/filerprod/html/produccion/datos/rhabladas/cadenaser/ser/templates/includes/v3.x/v3.0/include_player_permanente.html on line 118

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?