Últimas noticias Hemeroteca

Sábado, 18 de Enero de 2020

Otras localidades

‘María Dueñas encandila con Rosalinda Fox, una mujer que seduce’

“Si Dios quiere”. Esta frase junto al relieve de una cara de perro es la huella personal que dejó y aún permanece en las casas que habitó Rosalinda Fox en Guadarranque

Firma Carmen González, 'María Dueñas encandila con Rosalinda Fox, una mujer que seduce'

“Si Dios quiere”. Esta frase junto al relieve de una cara de perro es la huella personal que dejó y aún permanece en las casas que habitó Rosalinda Fox en Guadarranque. Una enigmática mujer, muy querida por muchos y no tan querida por otros, pero una vecina más de este núcleo sanroqueño, hasta que falleció en 2006.

Pasear por los escasos metros de la calle donde todavía se encuentran las tres viviendas que tuvieron relación con ella durante sus más de 50 años de estancia en esta aldea de pescadores es todo un placer y más aún junto a la escritora María Dueñas, autora de libro 'El tiempo entre costuras', en cuyas páginas esta inglesa nacida en la India, a pesar de no ser la protagonista principal, brilla con luz propia.

Horas previas a la conferencia que tenía que ofrecer en el Palacio de los Gobernadores, como acto inaugural de los Cursos de Verano de San Roque, Dueñas, guiada por la escritora local Ángeles Chozas, estudiosa de la que fuera espía británica en período de entreguerras, fue reviviendo el escenario en el que residió Fox tantos años.

Lo había elegido para compartir con su amado Juan Luis Beigbeder, quien llegó a ser ministro de Exteriores con Franco, deseo que no llegó a cumplirse por el mal estado de salud y posterior fallecimiento del militar español. Ese escenario, entonces idílico, era una ventana que miraba a Marruecos, una país de gratos recuerdos para ambos.

Muy interesante este paseo literario que permite observar lo que queda de las edificaciones que, según se comentó ayer, no llegaron a ser de su propiedad. De hecho Fox murió sin apenas recursos e incluso era asidua de los Servicios Sociales del Ayuntamiento sanroqueño.

Se trataba de un encuentro con el pasado, con esas calles, con algunos vecinos que la conocieron y con quienes coinciden en señalar que, especialmente en sus últimos años, no era la mujer tan amable que aparece en las páginas de la autora de 'El tiempo entre costuras'. Era sobre todo una mujer con un duro y atrayente pasado y de gran temperamento, que llegó a este rincón del sur de España con su Rolls Royce y su chófer indio.

Se relataron anécdotas, testimonios de quienes la conocieron. Muchos la conocían, pero para ellos su vida era un misterio. Todo ello, unido a un importante número de fotografías relacionadas con la espía británica. Imágenes en las que esta mujer rubia y de mediana edad aparece con personajes de la vida política y militar de la época, también con sus padres, con su hijo...

Todo un honor, compartir ese espacio con María Dueñas, que con sus palabras supo atraer la atención de un numeroso público que posteriormente llenó el salón de actos del palacio sanroqueño. Con su voz relajada y su elegante porte, la escritora y doctora en Filología Inglesa, transmitió el placer que había sentido, y más tras hablar de ello con la gente de la zona, por haber hecho de Rosalinda Fox, una persona más conocida para el público.

Todo había comenzado al llegar a sus manos las Memorias de la inglesa, unas memorias que, según destacó Dueñas, no mostraban toda la realidad y por eso, tuvo que investigar ampliamente sobre una vida que la atrajo desde el principio.

Sin duda, un personaje que seduce pero, según reconoció Dueñas, al que no quiso darle el protagonismo principal de la novela, junto a Beigbeder, para no “entrometerse demasiado” en una relación tan personal y tan cercana en el tempo”. Por ello, creó a Sira Quiroga, un personaje de ficción, a través de cuyos ojos podemos conocer las peripecias de la pareja en la que fue la primera obra de la escritora.

Después de su 'Misión Olvido', y de 'La Templanza', nos queda ahora esperar su próximo libro. De él, que confía en que salga a la calle a principios de año, aunque eso nunca depende del autor, tan solo explica que tratará sobre la inmigración española en Nueva York en los años 30. En sus páginas se centra en la colonia española en la capital de los rascacielos, pero recordó que en esos años muchos españoles de la zona sur, y entre ellos sanroqueños, se marcharon a Hawai y luego a California, huyendo del hambre y para trabajar en los campos.

 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?