Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 21 de Octubre de 2019

Otras localidades

Cuatro décadas de conciertos en Vigo

Desde los 80´, Vigo ha sido en varias ocasiones el escenario escogido por las grandes estrellas de la música internacional

Con Siniestro Total de teloneros, actuó vistiendo la celeste con el cinco a la espalda. / ()

Castrelos, IFEVI, Balaídos, el Mar de Vigo o la estación Marítima son algunos de los escenarios, por los que en las últimas décadas han pasado los nombres más destacados del mundo en la música pop, rock y alternativa. Desde los Rolling Stones hasta Leonard Cohen han hecho vibrar a los vigueses con canciones que han quedado marcadas en nuestra memoria y en nuestra historia. Una historia que nos lleva, por ejemplo hasta el verano de 1990 cuando llegó a Balaídos Madonna, la ambición rubia, a ritmo de Like a Virgin.

Con Siniestro Total de teloneros, actuó vistiendo la celeste con el cinco a la espalda. Una actuación cuanto menos polémica tanto por los 160 millones de pesetas que costó como por la poca afluencia que tuvo, que no llegó a los 20.000 espectadores, eclipsada por Prince que ese mismo día actuaba en A Coruña.

Madonna llegó para alimentar el mono de “estrella” que nos había dejado cinco años antes Eric Burdon en Castrelos, quien no regresaría a Vigo hasta 2015, 30 años después y con 74 años años a cuestas, para ofrecer en el Auditorio Mar de Vigo la única actuación que dió en España ese verano.

En marzo de 1991, siete meses después de la actuación de Madonna, de la que todavía no nos habíamos recuperado, llegaron al pabellón de As Traviesas Los Ramones, el grupo que a mediados de los setenta había reinventado el punk rock, y que volvió locos a los jóvenes vigueses. La ramonesmanía se desató en Vigo con una actuación vibrante de hora y media sin descanso, un repertorio de cuarenta canciones cargadas de energía. Este concierto fue justo cinco años antes de que la banda se disolviera en 1996. Su batería, Marky Ramone, volvió a Vigo en 2013, en un concierto en la Estación Marítima. Entonces, era el único miembro que seguía con vida de la banda.

Los vigueses pudieron ver y escuchar en el verano de 1992 a Dire Straits en Balaídos, de la mano de Knopfler, provocaron que el estadio vibrase al ritmo de Money For Nothing.

En 1994, aterrizaría en la llamada Sala ENE el punk rock de Iggy Pop y cuatro años después, en 1998, cuando se cumplían veinte años de la Constitución, llegaban, el dieciocho de julio, los Rolling Stones.

Sus satánicas majestades llegaron a Vigo con su gira Bridges to Babylon. Más de 35.000 personas acudieron al mayor espectáculo que se puede ver dentro del mundo del rock. Un año después, Vigo se volcaba con el concierto de REM y Castrelos se quedaba pequeño, desbordado con la dureza musical de Metallica, uno de los grandes del metal mundial.

Y Castrelos se estrenó en el siglo XXI de la mano de Deep Purple, que tocaron en agosto del 2000, aunque ya lo habían hecho dos años antes en el Pabellón de As Travesas. No en vano, en Vigo se fundó la segunda agrupación de fans del grupo más antigua, solo por detrás de la inglesa: O Clube de adictos a Deep Purple.

En 2002 Vigo se tiñó de luz, de luz de estrella:con Scorpions y Oasis. Además, Scorpions escogió Vigo como única parada en España de su gira.

El verano de 2005 trajo consigo a artistas como Van Morrison con su clásico sombrero negro y traje marrón o Elvis Costello y en 2007 llegaron los Artic Monkeys, que reunieron a 20.000 personas en el Parque de Castrelos, tantas como habían ido a ver a Madonna diecisiete años antes. Ese mismo año, también en Castrelos, Manu Chao avanzó algunos de los temas de su quinto disco. La Radiolina, que superó el millón de discos vendidos.

Llegó el 2008 y 7.000 espectadores se deleitaron en el primer concierto de la gira europea de Lenny Kravitz y con el verano Bob Dylan actuó en el Ifevi, en su tercera parada de la gira española. Llegó sin saludar y se fue sin despedirse.

En 2009, Leonard Cohen llenaría de magia un Castrelos atestado de vigueses que sucumbieron ante la poesía susurrada del canadiense. Al año siguiente y en el mismo escenario, Norah Jones ofreció su único concierto en Galicia.

En el año 2010 Castrelos se llenó de energía y color con la increíble voz de Mika y ese mismo verano y vestidos con la Roja, Public Enemy actuó y llevó a Vigo a revivir los 90.

En el 2011 el cantautor británico James Blunt presentó su tercer álbum de estudio “some kind of trouble” y tres años después Castrelos fue capital del Jazz más moderno con Jamie Cullum y el que empezó este 2017 en el Auditorio Mar de Vigo fue John Mayall, que venía por segunda vez a la ciudad.

A esta lista se suman nombres como el de Patti Smith, Juan Luis Guerra, Green Day o Status Quo. Todos ellos y muchos más, marcan la historia musical de una ciudad: Vigo, que se ha ganado a pulso un hueco entre los lugares de parada obligatoria para los artistas.

 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?