Lunes, 19 de Abril de 2021

Otras localidades

CORONAVIRUS | SANIDAD CORONAVIRUS | SANIDAD Simón: "El efecto que esperábamos tras la Semana Santa no se está produciendo"
Control alimentario

Un laboratorio encuentra restos fecales en los mojitos que se venden en la playa

El País ha mandado a analizar muestras de comida y bebida de los vendedores ambulantes y han encontrado restos de E. Coli

Un laboratorio encuentra restos fecales en los mojitos que se venden en la playa

Getty Images

La playa de la Barceloneta, en Cataluña, es una de las más masificadas y concurridas de toda España. Entre sus múltiples servicios, uno de ellos es el que ofrecen los vendedores ambulantes al grito de “¡Cerveza, cola, beer!”. El mayor de los beneficios es que no tienes que moverte de la toalla para calmar tu sed, algo que cambiará cuando leas esto.

El laboratorio MicroBac (a petición de El País) ha analizado varios productos que se ofrecen, en concreto, una sangría, un mojito, un bocadillo y una empanadilla. Los resultados son más que alarmantes; a excepción de la sangría, en todas las muestras se han hallado restos de E. Coli, lo que se traduce en restos fecales con niveles muy elevados a los permitidos. Ésta es una bacteria común que se encuentra en los intestinos de humanos y animales.

El laboratorio argumenta que la sangría ha dado los resultados correctos porque el alcohol actúa como un desinfectante, además no es artesana sino de cartón, por lo que la bebida ya ha pasado por un proceso de prevención de bacterias.

Los productos no han sido manipulados con una correcta higiene

En cuanto al restos de alimentos, se han hallado diferentes indicadores tal y como explica la directora de MicroBac. Por un lado, los aeróbicos mesófulos y las coliformes, indican cómo se ha elaborado el alimento. Los staphylococcus y escherichia coli (E. Coli) demuestra que la higiene con la que se manipulan los productos no es la adecuada. La presencia samonella s.p y la lysteria monocytogenes, que son las bacterias que pueden provocar infecciones alimentarias.

Los niveles son muy superiores a los permitidos, en el mojito la presencia de estas bacterias debe ser inferior a 10, y en los análisis esta bacteria se multiplica por 72. El bocadillo de queso no debería superar el valor de 1.000 y en este caso presenta un valor de coliformes de 6.000. Estos niveles son perjudiciales para la salud, pero los expertos advierten que dependen mucho de los problemas de salud que tenga cada persona.

La directora del laboratio Carmen García Anglada, sólo encuentra una explicación: "Puede que el manipulador no se haya lavado las manos y haya contaminado el hielo y/o el envase".

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?