Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 13 de Noviembre de 2019

Otras localidades

Música para una gala sabatina

Jugamos a seleccionar a los artistas que debería tener cualquier revista musical típica de los sábados por la noche

Julio Iglesias no puede faltar en nuestra selección musical para una gala televisiva / ()

Había en épocas pasadas horas a las que prendíamos la televisión y escuchábamos a la familia Telerín. Hora de irse a dormir. También típico era otro sonido, de horas más intempestivas y que aún despierta el temor de millones de personas. El maestro Chicho Ibáñez Serrador y sus‘Historias para no dormir’ de los años 60 no eran recomendables para todos los públicos. De televisión vamos a hablar, porque vamos a crear una ‘playlist’ propia de cualquier gala televisiva que se precie.

Y una gala no era una gala si no estaba Manolo Escobar,estandarte del cine y la música española de los 60 que se convirtió en leyenda por méritos propios. Guapo, buena voz y desparpajo natural se unieron a este temazo del 69, 'Mi carro', para, casi una década después de saltar a la fama, hacerlo ya para siempre. Y de una leyenda a otra que conocimos justo por aquel entonces: Julio Iglesias.

Si una gala de televisión contaba entre sus filas con Julio Iglesias, cantando cosas como'Gwendolyne', era un éxito seguro. En 1970 lo apoyamos precisamente en una gala bien importante, la de Eurovisión, donde alcanzó el cuarto puesto. Y como nos estamos imaginando la formación que elegiríamos para una gala de un sábado por la noche, quién no seleccionaría, ayer, hoy y siempre, a Miguel Bosé. Eso sí, en esta sección nostálgica nos retrotraemos a su época más jovencita con 'Creo en ti'.

Venga, ¿se les ocurren más cantantes para esta gala? No se impacienten, que queda tiempo. Y como las reglas las ponemos nosotros, podemos revivir a través de sus canciones a aquellos intérpretes que nos dejaron hace tiempo. Y usando esta norma, nosotros vamos a llamar a Nino Bravo, porque su voz aún resuena en la cabeza de cualquiera que haya escuchado alguna vez a este valenciano que demasiado pronto nos dejó, con 28 años, en 1973. Antes tuvimos la suerte de sentir en nuestra alma temas como ‘Un beso y una flor’.

Sigamos jugando y seleccionemos ahora para nuestro equipo musical a otra de las que siempre han dado mucho juego, por su simpatía y por su bonita voz, a cualquier escena. Sobre todo si hay buen cuerpo de danza para arropar las inmortales ‘flechas del amor’ de Karina.

Este tema su publicó a finales de los 60 y, curiosamente, era una adaptación al español de un tema original en inglés compuesto por Albert Hammond, uno de esos músicos que estaba detrás de muchos ‘saraos’ musicales y que ha tejido una tupida carrera en lengua anglosajona y castellana, así que también nos vendría bien para nuestra gala con el tradicional ‘Fallaste corazón’.

El londinense cosechó grandes éxitos en nuestra lengua gracias a un cubano de nombre Óscar Gómez y que es uno de esos personajes que el gran público apenas conoce pero que están detrás de decenas de éxitos. Como el del grupo Laredo, un trío que consiguió repercusión al otro lado del Atlántico en los primeros años de los 70 y luego desencadenó alabanzas en España con un pastiche de éxitos patrios: ‘El último guateque’.

Imaginemos ahora que podemos invitar a esta gala a un holandés de potente voz, Tony Ronald, y acento reconocible que también interpretó algunos grandes temas de los primeros años de los 70 todavía recordados como ‘Dejaré la llave en mi puerta’.

Claro que si buscamos exotismo, nuestro hombre es Basilio, un panameño que hace cuarenta años consiguió una gran repercusión en España con temas como el bonito ‘Cisne cuello negro’, que nos sirve para un baile agarrado en esta parte central de nuestro espectáculo imaginario.

Ya que estamos ‘fichando’ artistas en Latinoamérica, un buen clásico puede ser el argentino Alberto Cortez, que desde los 60 y hasta la actualidad ha estado poniendo voz a bonitas letras que se han convertido en clásicos, como ‘A partir de mañana’.

Y no podemos dejar de traer a esta sección al polifacético Luis Aguilé, cantante, presentador, animador infantil y mucho más, que llegó en los años 60 de su Argentina natal y de la Cuba de la que no sin dificultad tuvo que salir tras la Revolución. De eso hablaba ‘Cuando salí de Cuba’, una canción ‘blanca’ que, no obstante, bien podría haber sido incluida en el especial que dedicamos a la canción protesta.

Decíamos que Aguilé se especializó en temas divertidos, muchos dedicados a niños gracias a su peculiar voz. Pues toda gala musical que se precie tiene que hacer un guiño a los más pequeños de la casa, y nosotros lo vamos a hacer con ‘La compañía’, grupo creado en 1971 para retomar romances o versiones de zarzuela desde un punto de vista musical más moderno, con batería, bajo y guitarra. Aunque no era un tema exclusivo para niños, ‘El soldadito’ fue una historia sacada de la zarzuela ‘Luisa Fernanda’ que se grabó en muchas mentes infantiles de la época.

Pero vamos a volver a la canción melódica más pura de la mano de otra gran voz que merece estar en nuestra alineación: la del mallorquín Lorenzo Santamaría, que presume de una gran discografía en castellano y catalán y que es dueño de experiencias tan fascinantes como compartir escenario con Jimi Hendrix. ‘Para que no me olvides’ fue uno de sus grandes éxitos.

Y para el final de nuestra peculiar gala hemos dejado a nuestro grupo fetiche, con el que siempre nos despedimos. Hablamos de Fórmula V, que perfectamente podría interpretar su clásico‘Loco, casi loco’.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?