Últimas noticias Hemeroteca

Jueves, 17 de Octubre de 2019

Otras localidades

Así vivieron los atentados los musulmanes en Vigo

Hablamos con la comunidad musulmana en Vigo sobre lo que supone para su integración los atentados terroristas

La mezquita de Vigo no tiene minaretes, ni patios ni fuentes, pero sí una sala de oraciones en donde toda la comunidad musulmana de Vigo y su area, unas 3.000 personas, se dan cita para rezar. No necesitan mucho más, aunque sí que tienen aulas en donde enseñan su doctria a los más pequeños, una doctrina que, claman, es muy distinta a la que predican los "asesinos y delincuentes" que cometen atentados. Peronas que, asegura Abdel el Aziri, el presidente del Centro Islámico de Vigo, no han pisado una mezquita, porque "en las mezquitas no se alimenta el discurso del odio" y sería "imposible que tengan trabajo estos criminales en nuestros centros, no sólo del de Vigo, sino cualquier otro de España".

La mayoría de los musulmanes con los que convivimos pasan desapercibidos entre nosotros y están perfectamente integrados en nuestra sociedad. Trabajan con nosotros, se sientan a nuestro lado en el cine o tomando un café en una terraza. Por eso, aseguran que cuando se produce un atentado terrorista como el de Madrid, Londres, París, o los de Barcelona y Cambrils, les duele tanto como a nosotros, o más, insisten, porque "se está asesinando en nombre de Dios y de nuestra religión".

Asegura Abdel que ellos mismos ejercen un férreo control interno para evitar el radicalismo "arrinconando a esos asesinos", pero también mediante la colaboración con los cuerpos de seguridad del estado, con los que "tenemos una total colaboración". Asegura además que si detectase un caso de estas características en su comunidad "lo denunciaría, no le quepa la menor duda". Así y todo afirma que "gracias a Dios en Vigo nunca nos hemos encontrado con un caso de estos" y aunque son conscientes de la vigilancia constante a la que están sometidos por parte de la Policía, afirma que no ha aumentado a raíz de los atentados de Barcelona "pero si aumentasen no me importaría porque no tenemos nada que esconder e incluso lo vemos con buenos ojos por la seguridad de todos". Pide a los ciudadanos que no confundan a su comunidad con los terroristas, ya que eso puede derivar en una situación de islamofobia y racismo de los que se alimenta `precisamente ese radicalismo"

Aunque las comunidades musulmanas, al igual que el resto de grupos de inmigrantes, personas con rasgos culturales y religiosos diferentes, tratan de unirse y apoyarse los unos a los otros, no todos viven en la ciudad. Son muchos los que viven también en pequeñas localidades en donde la integración y las posibilidades de pasar desapercibido disminuyen de forma más que notable. Una de las comunidades más numerosa es la que se estableció hace algunos años en Vilaboa. Su alcalde Luis Poceiro asegura que aunque en un primer momento, hace unos veinte o treinta años la comunidad musulmana llegó a ser importante, hoy en día poco más de cien viven allí. La mayoría se fueron dispersando por otros puntos de la comarca, y los que quedan no sólo están perfectamente integrados sino que participan de las distintas actividades del municipio y llevan a sus hijos a los mismos colegios que el resto.

Sin embargo esto no fue siempre así. En los primeros momentos de la implantación de esta comunidad en el municipio, todo ocurrió demasiado deprisa y mientras los vecinos alquilaban sus casas a una familia, luego descubrían que allí se alojaban varias, hasta que su presencia allí fue demasiado notable y esto empezó a generar algunos problemas con la población autóctona. hoy en día, asegura, esos problemas están más que superados.

Mientras, miles de personas clamarán este sábado por la paz y la unidad frente al terror en las calles de Barcelona para enviar un mensaje muy claro. No tenemos miedo.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?