Viernes, 14 de Mayo de 2021

Otras localidades

ESPECIAL HOY POR HOY ESPECIAL HOY POR HOY Especial Hoy por Hoy con Àngels Barceló desde San Cristóbal de la Laguna (Tenerife)
Huracán Irma

"El ruido era tan grande que ni siquiera nos podíamos oír"

Tres aragoneses viven de cerca el paso del huracán Irma por el estado de Florida. Son Luis Martínez, Thania Requena y David Villarreal

Luis Martínez y Thania Requena, atrapados en Miami

Luis Martínez y Thania Requena, atrapados en Miami / Cadena SER

Luis Martínez, Thania Requena y David Villarreal son tres aragoneses que han vivido de cerca el paso del huracán Irma por el estado de Florida, en Estados Unidos. Unos, de viaje para participar en una competición internacional de footgolf; el otro, vive desde hace 3 años en el pueblo de Labelle, de 4.160 habitantes, en el condado de Hendry. Los deportistas, sin poder regresar; el residente, valorando y reparando los daños. 

Thania había conseguido, en su primera aventura en Estados Unidos con el footgolf, un meritorio tercer puesto en un campeonato internacional. El viaje deportivo y de vacaciones ha quedado casi olvidado por la fuerza de Irma. El huracán obligó a Luis y Thania a quedarse (y permanecer aún) en Florida. Y la crónica de Luis es casi fotográfica: "Llevamos encerrados desde el mismo jueves por la mañana porque el miércoles tuvieron que desalojarnos del hotel que teníamos en Miami Beach. Desde el lunes pasado una televisión de la zona, en castellano, sigue manteniendo el informativo fijo 24 horas. Gracias a eso hemos podido seguir la evolución de todo. Ayer por la mañana se fue la luz, la televisión, internet y ahí pasamos un poco más de miedo", narraba Luis Martínez acerca del inicio de esta aventura obligada.

Provisiones 'yankis' muy mañas de Luis y Thania / Cadena SER

Los avisos llegaron gracias especialmente a la prensa local. "Todos los anuncios en la televisión pedían a la población que consiguiera comida, cerrara ventanas, que había que poner maderas y lo más fuerte era escuchar al alcalde decir que, el que pudiera, huyera. Para nosotros era una anecdota porque volábamos el viernes y el miércoles nos cancelaron. Tuvimos que empezar a comprar comida y buscar alojamiento". En una situación de emergencia surgen otros problemas añadidos: "no quedan hoteles, estaban carísimos. De hecho, lo que nos han costado estos 4 días es más que los 15 días anteriores".

Y surgen nuevos peligros, y en advertencias como las que lanzan allí se nota la experiencia con estos fenómenos. "Ahora ya hay sol, pero están advirtiendo de que no salgamos. Un 75% de la ciudad no tiene luz, hay muchos postes en el suelo y, como hay muchos charcos, dicen que incluso hay mas muertes en los huracanes después que durante. Estamos tres personas y con un teléfono. Ya avisamos de que estamos seguros y después de un día y medio hemos podido volver a comunicarnos con la familia".

"Ayer me recorri el pasillo porque hacía mucho calor. En el pasillo no había nadie, parecía que estaba abandonado. El hotel tiene unas 100 habitaciones y estaban todas completas y nadie quería salir de las habitaciones. Con lo que vimos ayer estando a cientos de kilómetros del ojo del huracán no sé que hubiera sido de nosotros si hubiera pasado por aquí. Los empleados del hotel se han venido aquí a vivir y eso parece que nos da un poco más de seguridad".

"El pueblo está hecho polvo"

"Ha sido una hora infernal: un árbol ha caído al lado de casa, otro sobre uno de nuestros coches; el ruido era tan grande que ni siquiera podíamos oír y hablarnos de uno a otro", describe David Villarreal, aragonés residente en Labelle, en el estado de Florida. Tras el paso del huracán esta noche, respira más tranquilo. "Estamos bien, no parece que haya habido heridos ,pero los daños materiales son bastante grandes y hay un montón de tejados arrancados, farolas, semáforos, hay árboles caídos por toda la ciudad e, incluso, en el aeropuerto local hay un avión (de exposición) que está volcado bocabajo". 

La población "sabe perfectamente cómo actuar"En las últimas horas, ha compartido techo con 12 personas más, en casa de sus suegros, que prepararon en los días previos, recogiendo, tapiando las ventanas, y aprovisionándose de agua, alimentos y medicamentos. De hecho, hace ya unos días "empezaron ya a escasear la gasolina, el agua mineral y los suministros del bricolaje". 

Árboles caídos en Labelle, donde vive David Villarreal / Cadena SER

Ahora "estamos preocupados y sin luz" porque "el condado en el que vivimos es bastante pobre" y, en otras ocasiones se han priorizado las actuaciones en las zonas urbanas y condados con mayor nivel adquisitivo. Los vecinos prevén que pueden estar 2 o 3 semanas sin luz y han sido ellos mismos los que han limpiado las calles para intentar volver a la normalidad lo antes posible. 

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    • Notice: Undefined variable: lb_es_acceso_con_movil in /mnt/filerprod/html/produccion/datos/rhabladas/cadenaser/ser/templates/includes/v3.x/v3.0/include_player_permanente.html on line 118

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?