Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 17 de Julio de 2019

Otras localidades

Vizcaíno y Pina en su encrucijada

Los dos pelean con sus argumentos y de momento ninguno quiere dar su brazo a torcer. En medio, el Cádiz CF

Pina y Vizcaíno hablan sobre el césped de Alcorcón /

Hablar en términos absolutos o definitivos en la relación Vizcaíno-Pina es complicado. Aventurarse a qué sucederá en el futuro es poco menos que osado. Pero sí que podemos explicar qué ha sucedido y en qué punto están ambas partes. 

Si empezamos por lo más reciente, Pina pide que Vizcaíno le dé firma en Locos por el Balón, empresa que tiene la práctica mayoría de las acciones del Cádiz CF. El murciano esgrime, que tiene derecho a tener capacidad de decisión en una empresa de la que posee el 50 % de los títulos. La empresa es de ambos, pero Vizcaíno no le permite decidir sobre ella. Pina insiste en que no quiere echarlo, al menos esta temporada. Mientas, Vizcaíno en la SER, insiste en que cumplirá el pacto que se firmó

La situación es clara: Pina no piensa pagar las cantidades que están pactadas en el contrato. "No le voy a hacer multimillonario" dijo. Entiende que Vizcaíno debe darle firma porque la empresa también es suya. Vizcaíno por su parte se agarra a lo que se firmó el verano pasado. Esa es la situación hoy. El presidente cadista puede temer que si Pina tiene firma en Locos por el Balón podría disolver la sociedad y con la mitad de las acciones del Cádiz que le corresponden tras esa disolución, tendría mayoría sumando las que posee Faly Fernández.

Pero para comprender lo que sucede, es bueno hacer memoria y recordar como se llega a este punto.

Locos por el Balón compró en subasta las acciones del Cádiz. Después de que el CSD no admitiese a Elena Pina, hermana de Quique, como cabeza visible es Vizcaíno quien aparece en primera plana tras dejar el Sevilla, donde era mano derecha de Del Nido. Pina, entonces en el Granada, pone a llevar la parcela deportiva a Jorge Cordero, hombre de su confianza y hermano de Juan Carlos actual director deportivo. La temporada transcurre con normalidad, el equipo es campeón pero cae en el eliminatoria de ascenso frente a Oviedo y Athletic B. La relación se rompe definitivamente en la siguiente temporada, la 2014-2015 tras ese ascenso frustrado. En los días posteriores a aquello, el club con Vizcaíno a la cabeza logró con un auto de la jueza, que no se tuviese que poner los 200.000 euros del aval para competir en Segunda B que pedía la Federación, al estar en Ley Concursal. Además, se salvó el pago pendiente a los jugadores para poder competir. Ahí fueron claves, explican desde el club, los préstamos que dieron Sevilla y Villarreal. A los pocos meses del inicio de la temporada, se escenificaba claramente el divorcio con la salida de Jorge Cordero. Fue una temporada convulsa, en la que Vizcaíno se quedó solo al frente de la entidad con el salvavidas económico que fue la Copa del Rey y el emparejamiento con el Real Madrid. De fondo también aparece un préstamo de Doyen a Locos por el Balón de un millón cien mil euros. A pesar de todo, y cuando menos se esperaba, el equipo logró la hazaña y ascendió a Segunda de la mano de un Álvaro Cervera salvador. 

Ese verano, la relación se intentó reconducir. El Granada había sido vendido y Pina ponía rumbo a Cádiz. Volvió a ser un verano intenso, que se resolvió el 2 de agosto con la firma de la paz. Ante notario, eso sí. Ahí se firmó un acuerdo que es la base de todo el problema actual. Los documentos recogen que a final de esta temporada, Pina puede hacerse con las acciones de Locos por el Balón que tiene Vizcaíno pagando una cantidad económica que está ya pactada y firmada, que además sube en caso de ascender a Primera División. No en vano, el tira y afloja de ea compensación fue la que demoró la rúbrica final del acuerdo. La temporada continuó sin demasiados sobresaltos, al menos de forma pública. En lo deportivo todo fue bien, la afición respondía y los trapos sucios, si los había, se lavaban en casa.

Y llegamos a esta temporada. En verano, Pina pide tener firma en la gestión deportiva, después de muchas negociaciones, al final todo se soluciona y Pina ya tiene la independencia que le corresponde. Cabe reseñar que todo se mueve en el complejo mundo de abogados, contratos cruzados, y cláusulas sobre cláusulas.

La partida está servida. Si todo sigue igual, esta situación se prolongará en el tiempo. Si de algo sirve, y tranquiliza al cadismo, ambas partes aseguran que estos problemas no afectan en lo deportivo. El equipo hizo una gran temporada el año pasado y ahora invita a soñar con cotas mayores.


Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?