Miércoles, 03 de Marzo de 2021

Otras localidades

Luis Romero

Decepcionante visita de Dastis

¡Decepcionante! No hay otra expresión posible tras la visita del ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Alfonso Dastis, al Campo de Gibraltar, este pasado fin de semana.

Firma Luís Romero, 'Decepcionante visita de Dastis'

¡Decepcionante! No hay otra expresión posible tras la visita del ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Alfonso Dastis, al Campo de Gibraltar, este pasado fin de semana.

Decepcionante porque, para este viaje no hacían falta tantas alforjas. Es más, para estas alforjas no hacía falta este viaje. No sé qué esperaba encontrar el ministro, no sé quién le habrá asesorado o informado previamente a este viaje, pero desde luego no ha hecho bien su trabajo. El asesor, me refiero. A no ser que lo que buscara era que el ministro se estrellase. Alguien, con sus malos consejos, le ha metido un gol a Dastis.

No creo que nadie se haya sorprendido de la reacción del alcalde de La Línea, Juan Franco, tras la reunión del sábado en la sede de la Mancomunidad. Lo sorprendente es que alguien haya podido valorar positivamente todo este sinsentido que incluyó una conferencia el viernes, llena de información ya conocida, y una reunión el sábado con los alcaldes en la que no aportó nada de lo esperado.

La pregunta del millón es: ¿A qué vino el ministro? Desde un punto de vista de comunicación política, el suspenso es de cero patatero. No se puede ser más incompetente, y me refiero a quienes rodean al titular de Exteriores, para pretender que venir al Campo de Gibraltar y no despejar ninguna de las dudas abiertas respecto al futuro de la comarca y, en concreto, de La Línea, pudiera acabar de buena manera.

¿Nadie de su entorno podía haberle dicho al oído que no podía venir para no decir nada? ¿Que no era inteligente venir y no resolver las dudas respecto a la Zona Franca, los incentivos fiscales, la consideración de Zona Especial, etcétera? ¿Nadie se había dado cuenta que sin respuestas no había viaje políticamente rentable?

No puedo creerme que nadie haya caído en eso antes de comenzar esta visita.

Venir para nada, sin nada en las alforjas, solo con buenas palabras una vez más, es simplemente la demostración palpable que Madrid sigue muy lejos, tan lejos que la distancia hace incomprensible lo que aquí sucede, pese a estar a menos de 700 kilómetros. No se enteran y no lo hacen desde hace más de tres siglos. Así nos va. Luego se extrañarán de que no aplaudamos de forma incondicional las medidas que, en defensa de lo que denominan intereses del Estado, se toman sin tener en cuenta a la población más cercana, a los españoles que vivimos y sufrimos esta realidad de forma cotidiana. El alcalde de La Línea tiene toda la razón al sentirse defraudado y decepcionado.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?