Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 16 de Octubre de 2019

Otras localidades

Un centro educativo en el pasillo de otro

SAFA y la Escuela Infantil Ciudad de Úbeda, empiezan el curso en el que se da la circunstancia de que chavales de la misma edad, en distintos centros educativos, dan clase separados escasos metros de distancia

Les separan un vallado bajo en la zona del patio y una puerta tapiada en el interior del pasillo. Estos días están comenzando el curso a un lado y a otro de esa puerta. Son niños de 4, de 5 años. Forman parte de distintos centros educativos pero están en el mismo edificio. El pasillo en el que ahora se encuentran los niños de segundo ciclo de lo que era la guardería municipal- cuya gestión, solo del primer ciclo de infantil, ha asumido Macrosad- era un pasillo de aulas de educación primaria de SAFA. En el muro exterior, que comparte con esta institución, se puede leer “Escuela Infantil municipal Ciudad de Úbeda” con la palabra “municipal” tachada. Reclaman que Macrosad no use el nombre de Ciudad de Úbeda porque “lo tienen registrado ellos” El caso es que a escasos metros de distancia, niños de la misma edad se educan en instituciones diferentes.

La pared, al fondo, que separa un colegio de otro / La pared, al fondo, que separa un colegio de otro / Cadena SER

En SAFA

 “Los niños no lloran porque los peces se esconden”. Así, y repartiendo besos a diestro y siniestro, rodeada de 25 niños y niñas ha comenzado la mañana la “seño Tere”, que, como el resto de maestras con las que hemos pasado la mañana, pareciese que eran sus hijos en lugar de sus alumnos. Educación por proyectos e interacción constante en una charla entre la maestra y…la maestra, porque los chicos de tres años aún no se animan a hablar delante de un desconocido. Pasamos a una clase en la que se enseña Inglés a los chavales de 5 años mediante, nos dice la maestra, el método “Clil”. Consiste en hablarles todo el rato en inglés y no utilizar el español a no ser que sea absolutamente necesario. Así, cuenta “van acostumbrándose y van haciendo el oído”. Con canciones, juegos y colores aprenden a decir la hora, el tiempo o a pronunciar correctamente. Muy participativos. La maestra es Chari: ¿Cómo es la relación y como se afronta la novedad de tener casi detrás de la pared a los chicos de la escuela infantil? preguntamos. “La relación no es mucha, somos vecinos, acabamos de empezar. Si, vecinos bien avenidos. No ha cambiado nada, solo la organización de las aulas”. Me despiden como me han recibido, en inglés

El "emocionario" / El "emocionario" / Cadena SER

 Ya que estábamos integrados, continúo con el grupo en el que estaba, que se va con la “seño Isabel”. Nos sentamos en círculo los 25 niños, la maestra y este que escribe. Comienza la conversación. Hablamos del otoño, de la caída de las hojas, de la feria que comienza en unos días y me explican quien es la responsable de grupo hoy. Se llama Tania; pone la fecha en la pizarra, pasa lista, me explica las normas que han hecho entre todos y que van a colgar en la pared y entre ella, Sonia y Julieta me presenta a Rayan; un chaval marroquí que “está aquí porque en su país hay guerra”. En su clase también hay niños de china y de otro país de África, por eso, dicen, tienen un mapa del mundo en clase para tener localizados los lugares. Aprenden jugando y juegan, en rincones destinados a tal fin, por proyectos en grupos que van rotando dependiendo de los días. También tienen en clase un “emocionario”; los pequeños ponen una pinza con su nombre en cartulinas que representan un estado de ánimo. Si algún día, un niño está triste, los demás tienen la “obligación” de animarlo. Además, tienen una clase dedicada a la meditación y relajación

En la Escuela Infantil Ciudad de Úbeda

 Cuando llegamos a las instalaciones de la escuela infantil Ciudad de Úbeda, los niños han terminado la actividad que estaban haciendo y están inquietos porque se acerca la hora del recreo. El patio no se parece al que tenían antes en la guardería en cuyas instalaciones propusieron quedarse. “Nos vamos adaptando, los niños y los maestros” nos dice una de las profesoras con cierta cara de resignación. Son tres clases ubicadas en un pasillo que no deja de ser de SAFA. Las instalaciones están alquiladas a la escuela infantil. En la clase, cuentan que cada semana hay un niño “protagonista” y que quieren extender a las tres clases una iniciativa que consiste en que el padre o la madre de ese niño vaya a la clase para contar como es su hijo o hija en casa o fuera del colegio. “Queremos que cuenten cosas sobre ellos. La idea es crear una especie de comunidad”. Hacen actividades basadas en “la inteligencia emocional” que pretende fomentar la empatía y crear vínculos. Se trata de un método desarrollado por un profesor de psicología de la universidad de Harvard y lo define como “la capacidad de reconocer nuestras emociones y saber canalizarlas para conseguir objetivos”. Aunque los maestros tienen el B2 algunos y el C1 otro, no hablan continuamente a los niños en inglés. “Solo el saludo, la despedida, procedimientos habituales” comenta Rosa. ¿Cómo es vuestra relación con SAFA? “No hay relación, no puedo hacer comentarios porque no los conozco” cuenta la maestra.

Instalaciones de SAFA desde el aula polivalente de la escuela infantil / Instalaciones de SAFA desde el aula polivalente de la escuela infantil / Cadena SER

 “Nuestros alumnos van luego a SAFA casi todos, si. Es nuestro centro tutor” reconoce Gloria Romero, la directora de la escuela, cuyo despacho es mucho más pequeño que el que tenía en su antigua ubicación. Han invertido 25.000 euros, aseguran en “modernizar” las instalaciones del pasillo que ocupan. Han reformado la disposición de algunas aulas. Son también una escuela concertada, como el centro al que pertenecen las instalaciones que ocupan. “En cualquier caso, nuestra metodología es diferente” apuntan. Aseguran que tienen vocación de colegio “más público” y con menos ideología. “Aquí no rezamos, ya tendrán tiempo para rezar más adelante” dicen. Es cierto que la clase de ¨la seño Tere¨ ha empezado con una oración, para transmitir valores “aseguraba la maestra”. En la escuela infantil ciudad de Úbeda, admiten que, con el tiempo, SAFA podría acabar absorbiendoles. "Teníamos mucha más demanda que La Trinidad" apuntan también en referencia a una de las polémicas suscitadas en el campo de la educación este verano. "Eso responde, en parte, a que la gente quiere tener a sus hijos en un colegio cerca de casa. Y en el centro vive cada vez menos gente jóven"

Gloria, que como las otras maestras nos ha recibido con una enorme sonrisa, es para muchos el símbolo que representa la guardería municipal, la de toda la vida. Cabeza visible del proyecto, "se ha tenido que marchar con los niños trás más de 20 años al frente de la guardería" porque, sostiene, ellos no tenían el dinero que Macrosad puede invertir. Lamenta, eso si, que se pierdan los contratos con los proveedores de comida fresca, por ejemplo. Además, añade, "Macrosad piensa prescindir de la figura de los psicólogos o, al menos, no les da la importancia que tenían antes".

 Inicialmente, en este reportaje pretendíamos incluir al colegio “Santísima Trinidad”, que ha comenzado el curso con una unidad de infantil menos. Han declinado la invitación.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?