Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 15 de Diciembre de 2019

Otras localidades

‘Moltes gràcies, Jordi’

Hace ya algo más de veinte años, cuando empezaba a estudiar Periodismo, un profesor de esos que saben espolear a sus alumnos nos hizo leer un libro demoledor, “Entrevista con la historia”

Firma Rosario Pérez, 'Moltes gracies Jordi'

Tengo que confesarles que hasta ayer, es más, hasta ayer por la noche, en la víspera de esta especie de vuelta al cole radiofónica, después de tantos años de firma en Radio Algeciras, yo todavía no tenía claro de qué iba a escribir este artículo.

Además, me había hecho el firme propósito de no hablar de dos de los temas que más tristeza me producen de un tiempo a esta parte, por motivos distintos y, a la vez, no tan distantes: el Periodismo y Cataluña… Y sin embargo, anoche encendí la tele, me tropecé con el primer programa de la nueva temporada de “Salvados”, y me sorprendí descubriendo lo poco que había hecho falta para que un periodista, un periodista catalán, fuera capaz de reconciliarme, en apenas media hora, con esas dos causas que aún me niego a considerar perdidas: el Periodismo y Cataluña.

Y eso, lo poco que había hecho falta, había sido algo tan simple y a la vez tan difícil, como una entrevista. Una entrevista de verdad, de las que son capaces de dejar desnudo y con las vergüenzas al aire a quien tenga la osadía de enfrentarse a ellas sin haber hecho bien los deberes. Una entrevista con mayúsculas, incómoda, esclarecedora y, a la vez, sombría, y no sólo por la mortecina iluminación elegida para enmarcar preguntas y respuestas… Una entrevista de libro, sin concesiones, sin piedad con los argumentos incoherentes, enclenques, cogidos con pinzas… Una entrevista que sólo puede permitirse alguien como Jordi Évole, un profesional con la suficiente valentía, la suficiente trayectoria y el suficiente respaldo como para poder resistir presiones, a un lado y otro de esa frontera imaginaria, y seguir ejerciendo su oficio con algo que no sé si es libertad absoluta, pero que si no lo es, se le parece bastante.

Hace ya algo más de veinte años, cuando empezaba a estudiar Periodismo, un profesor de esos que saben espolear a sus alumnos nos hizo leer un libro demoledor, “Entrevista con la historia”, en el que la mítica periodista italiana Oriana Fallaci recopilaba algunas de sus mejores entrevistas, aquellas en las que, en los mejores años de su carrera, entre los 60 y los 70, en plena Guerra Fría, había sido capaz de poner contra las cuerdas a algunos de los mandatarios más poderosos del momento, como Henry Kissinger, Golda Meir, Yasser Arafat o Indira Gandhi.

Obviamente, los tiempos han cambiado, la política y el periodismo también, y nunca sabremos cómo se las hubieran apañado la incisiva Oriana, ni algunos de sus entrevistados, en la era de Internet, las redes sociales, los titulares gratis, de usar y tirar, y las mentiras que pretenden convertirse en verdades absolutas a base de tuitear y retuitear, hasta el aburrimiento, eslóganes prefabricados.

Lo que sí sabemos es que, aunque corran malos tiempos, todavía es posible que sobreviva el Periodismo de verdad: ése que anoche desplegó Jordi Évole, con toda su artillería, ante la atónita mirada de un hombre perplejo, que no sólo no recordaba haber votado en contra de referéndums de pueblos que verdaderamente las están pasando canutas, como el Kurdistán y el Sáhara, sino que ni siquiera parecía recordar qué hacía él allí, sometido a semejante tortura.

Pase lo que pase el día 1 de octubre, por esa entrevista y por tantas otras, moltes gràcies Jordi.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?