Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 25 de Agosto de 2019

Otras localidades

Foo Fighters, cómo hemos cambiado

El rock duro está asegurado en el nuevo disco de un grupo que se ha puesto a la altura de la leyenda

Grohl ha sabido llevar a su banda a lo más alto del rock internacional /

Convertidos en clásicos del rock en una era post-rockera, los Foo Fighters han regresado con un sonido duro y reconocible en su disco ‘Concrete and gold’, noveno de su carrera y que se presenta con ‘The sky is a neigborhood’. Y decíamos que son ya unos clásicos porque llevan la friolera de 22 años, desde 1995, tocando música de la buena.

La muerte de alguien tan grande como Kurt Cobain suele repercutir negativamente en el resto de miembros del grupo, siempre a la sombra de la leyenda. Pero curiosamente no fue así en el caso del batería de Nirvana, Dave Grohl, que tras el fin de la banda empezó a distribuir demos con temas propios como ‘This is a call’ y con todos los instrumentos grabados por él mismo. Contra pronóstico del propio Dave, empezaron a tener una legión de seguidores y la tontería se convirtió no sólo en un disco, sino en una banda.

Foo Fighters nacía con una referencia clara, su cantante y exbatería de Nirvana, y con grandes píldoras de buen rock. Dos años después se consolidaban con su segundo disco, ‘The colour and the shape’, donde seguían buenos temas como ‘Everlong’, aunque con las revoluciones un poco bajas. No fue hasta 1999 cuando alcanzaron lo más alto de las listas.

‘Learn to fly’ llegaba al número uno y el disco ‘There is Nothing Left to Lose’ cosechaba magníficas críticas. La banda era habitual en bandas sonoras, todos echaban mano de ellos en galas y las giras eran millonarias. Pero eso no es suficiente para forjar una leyenda del rock. Sí temas como ‘All my life’.

En 2002 Foo Fighters publicaba ‘One by one’, un disco en el que abandonaba ese sonido costero, de rock de fiestas desenfadadas, para adoptar un carácter definitivamente rabioso con guitarras saturadas al extremo y con el que conseguían ser reconocibles en medio mundo. Y como habían dado con la tecla, repitieron fórmula en su siguiente trabajo.

‘In your honor’, de 2005, entró directamente en las listas de discos más vendidos y les consagró como figura principal del rock de principios del nuevo milenio. ‘Best of you’ era el tema que recogía el testigo del single anterior, aunque el disco vino acompañado no sólo por guitarras a todo volumen, sino también por temas más acústicos. Dos años más y vuelta a la fórmula magistral.

La intensidad de los últimos años, y la tranquilidad que da saber que el nuevo disco, ‘Echoes, silence, patience & grace’, está funcionando tan bien como los anteriores gracias a temas como ‘The pretender’, llevan a la banda a un descanso. Disco de grandes éxitos y a descansar. Todo hacía presagiar un golpe de timón, y es lo que ocurrió.

Afortunadamente el cambio en la dirección no fue una locura y mantuvieron su esencia, aunque el disco ‘Wasting light’, publicado en 2011, era más rítmico, no abusaba tanto de Grohl desgañitado y en muchos temas, como en'Walk', la música se pausaba un poco, sin necesidad de meter ninguna balada forzada. Una línea que continuaba en 2014 con su siguiente disco.

‘Sonic Highways’, el que hasta ahora era su último disco, sonaba a garaje pero sin acelerones musicales desde el principio de los temas, que fluían ahora de una manera más tranquila como en ‘Something from nothing’. Era lo último en forma de disco completo que conocíamos de la banda, pero elegimos para despedirnos ‘Saint Cecilia’, un EP publicado en 2015 y que hacía menos tediosa la espera de novedades musicales de un grupo que ya es leyenda.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?