Martes, 02 de Marzo de 2021

Otras localidades

Plenos municipales

San Sebastián aprueba el incremento de un 5% en la tasa de las basuras

Sube el agua un 2% y el saneamiento un 3%, y se congelan impuestos como el IBI y el IAE, que en 2018 no sufrirán ninguna modificación

Imagen de archivo de una bolsa de basura.

Imagen de archivo de una bolsa de basura. / PIXABAY

Un 0,7%. Es lo que van a subir las tasas y los impuestos en San Sebastián el año que viene. Una de las tasas, la de las basuras, que actualmente cuenta con un déficit de un 25%, tendrá, este año, un incremento del 5%. Se trata de un servicio que ya aumentó el año pasado hasta un 8%, y aún así sigue siendo uno de los servicios con mayor déficit.

La propuesta del gobierno es triple, tal y como explicaba el propio delegado de Hacienda, Jaime Domínguez-Macaya este jueves. Por un lado, se encuentran los residuos que se recogen a generadores de gran cantidad de basura, y que sin embargo, el pago que abonaban era escaso, por lo que se proponía duplicar este coste. Por otra parte, se refería el delegado al incremento. Decía Macaya que este servicio es deficitario a pesar de los incrementos, aunque recalcaba en que, si aceptasen la propuesta de Irabazi, de volver a niveles de 2015, el déficit del servicio se dispararía hasta casi un 50%.

El incremento en la tasa de basuras se aprobaba en el pleno, aunque sin el beneplácito de la oposición. Miren Albistur, del PP, exponía que en este caso, la tasa de basuras "es café para todos". Quien contamina paga más, "aunque esta tasa, si yo cierro mañana mi casa, la pago igual, me giran igual el recibo, genere o no genere". Sigue siendo muy injusto, cree Albistur, y afirmaba que "estamos haciendo algo mal" desde el momento en el que se sube un 5% la tasa de basuras en 2016, un 8% en 2017 y un 5% en 2018. "Sabemos que hay un agujero que hay que financiar". "Sabemos que es un servicio del que no se libra nadie. Prácticamente, en la doméstica, todo el mundo paga", por lo que proponían que, al menos la doméstica se congelara, y el resto de actividades tuvieran un incremento del 5%.

EH Bildu tampoco acababa de verlo y se materializaba en palabras de Josu Ruiz, quien reconocía que el déficit es el que es, y aprovechando que " a algún otro grupo le gusta decir cómo ha sido la gestión de las basuras si en el 2016 se incrementó un 5%, en el 2017 un 8% y en el 2018 un 5%" en clara alusión al PSE, realizaba un pequeño repaso por todos los incrementos que este partido realizó desde 2001 a 2009. "Cuando gobierna el PSE, sube como la espuma". Así finalizaba la intervención de Ruiz, y Ernesto Gasco, del PSE, no tardaba en darle la réplica. "Es una desgracia que tengamos que subir las tasas de basuras por la mala gestión de EH Bildu en la Diputación y en los ayuntamientos gipuzkoanos con el tema de los residuos, y cuanto antes lo reconozcan, mejor les irá. Nos han dejado un agujero injustificable que está en los tribunales". El 40% decía, "lo ponemos los ciudadanos, porque tiene déficit, y eso sí es injusto, porque ahí paga el que consume y el que no consume".

Irabazi tampoco se mostraba a favor de este incremento, de hecho señalaba su portavoz, Amaia Martín, que es necesaria otra propuesta. "Ahora es la oportunidad de no repercutir el déficit que tiene en los ciudadanos, sino subir otros impuestos, y no tener que subir estas tasas que nos afectan a todos y todas por igual".

Aún así, el incremento de la tasa de basuras salía adelante, como también lo hacía el del agua, en este caso con un incremento del 2% en el caso de la doméstica, y un 4,57% en el resto de usos. La razón obedece a la necesidad de renovar algunos contadores de la red de saneamiento, pues muchos de ellos ya cuentan más de 100 años. Tiene un coste importante, de 8 a 10 millones de euros "que hay que financiar", según explicaba el propio Domínguez-Macaya, que se traduce en 300.000 euros de incremento.

También había palabras para el IBI, que en 2018 no va a sufrir un incremento, como tampoco lo va a hacer el IAE, que desde EH Bildu e Irabazi pedían que se incrementara.

En el caso del IBI, EH Bildu pedía un recargo del 25% al 50% en las viviendas vacías. Creen que es una manera de conseguir recursos importantes para el Ayuntamiento por parte de propietarios que tienen la vivienda en desuso, y se traducirían en 234.000 euros más. Albistur decía que "este recargo empezó a realizarse en 2013". El IBI, decía, es la "bomba" en San Sebastián. Se recaudan cerca de 43 millones. "San Sebastián tiene un problema gordo, y con esta medida, no saldrían viviendas en alquiler". Por eso, decían, apostaban por reducirlo. "Son ingresos para el Ayuntamiento, 172.000 euros que vienen bien pero como medida para sacar vivienda al mercado de alquiler, no lo veo".

Gasco, por su parte, afirmaba que el IBI de las tres capitales vascas es de los más baratos comparando con España. "Este impuesto de las viviendas vacías obedecía a un acuerdo de que pagaran los propietarios de muchas viviendas vacías, como bancos, y ese es un objetivo que nosotros compartimos, no tanto el de los particulares".

Un pleno en el que este jueves se debatían las tasas e impuestos del año que viene, en el que se congelan los impuestos y sólo subiría el de vehículos, apenas un 1,5%, y en el que además, tomaba posesión de su cargo Ayem Oskoz, el nuevo edil de EH Bildu que se unía así a la bancada abertzale, y que sustituye a Axier Jaka, que fue edil del consistorio durante seis años. Precisamente todos los miembros de la bancada abertzale pedían antes del Pleno un parón en el mismo a las 11 de la mañana para participar en la concentración convocada por ELA y LAB sobre el 1-O, algo rechazado por la mayoría de la corporación municipal.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?