Lunes, 26 de Octubre de 2020

Otras localidades

FUNCIONARIOS FUNCIONARIOS El Gobierno anuncia una subida del sueldo a los empleados públicos un 0,9% en 2021

"No son asesinos, fue un homicidio imprudente"

Los cinco policías del caso Cala Cortina aceptan la condena de 4 años por la muerte de Diego Pérez, lo que prueba según las defensas, que "no hubo ni retorcimiento de cuello ni lesiones"

"No son asesinos, fue un homicidio imprudente"

Cadena SER

Los 5 policías nacionales acusados de la muerte y detención ilegal del vecino de Cartagena Diego Pérez, cuyo cadáver fue hallado en Cala Cortina en marzo de 2014, han aceptado un acuerdo de conformidad con las acusaciones por el que no cumplirían más de 4 años de cárcel.

El acuerdo se ha concretado esta mañana en una vista en la Audiencia Provincial de Cartagena. Los policías serán condenados por un delito de homicidio por imprudencia y de otro de detención ilegal, por cada uno de los cuales cumplirían 2 años de cárcel.

Raúl Pardo Geijo, abogado de uno de los policías, apunta que lo fundamental de este acuerdo es que queda claro que "no hubo ni retorcimiento de cuello, ni lesiones". El homicidio por imprudencia se debe decía "a que son policías".

Raúl Pardo señala textualmente que "aquí no se ha matado a nadie y que la inhabilitación de sus cargos se supendería al no entrar en prisión si así lo acuerda el Magistrado presidente" por lo que apuntan que van a luchar para conseguirlo.

Para las defensas de los policías, con el juicio oral de hoy ha quedado claro que "estos policías no son asesinos", que "solo hay un homicio por imprudencia, dado que Diego se fue corriendo y por circunstancias desconocidas se mató".

El pacto de conformidad excluye las indemnizaciones en concepto de responsabilidad civil, que se resolverá en un juicio oral el próximo martes, según el abogado del Estado, Nicolás Valero, ya que no están de acuerdo con las indemnizaciones que se piden para los 5 hermanos del fallecido. Sí con la fijada para la hija de la víctima, de en torno a 200.000 euros.

En la vista de hoy, los abogados defensores han solicitado la suspensión de la pena de cárcel por un tiempo determinado, lo que evitaría su ingreso en prisión, en la que estuvieron de forma preventiva desde octubre de 2014 hasta diciembre de 2015, cuando salieron en libertad provisional.

Según el acuerdo, la muerte de Diego Pérez se habría producido de forma accidental, no intencionada, cuando los policías lo trasladaron desde su domicilio a esa cala cartagenera, donde desapareció.

En principio, eran seis los agentes detenidos por estos hechos, aunque uno de ellos murió un año después en un hospital de Madrid de una pancreatitis cuando aún estaba en prisión preventiva.

Las acusaciones habían sostenido que la muerte no había sido accidental, sino que los policías lo habrían arrojado al mar por uno de los escarpes de la cala.

Los hechos fueron descubiertos por la unidad de asuntos internos de la Policía Nacional, que sospechó de la actuación de esos agentes tras la declaración de un testigo protegido que reveló que la noche en la que se perdió toda pista sobre Diego Pérez, este había sido introducido violentamente en uno de los coches patrulla a las puertas de su domicilio.

Los acusados reconocieron en un primer momento que lo trasladaron a la playa, pero que una vez allí, se les escapó del coche policial y se perdió por la zona.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?