Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 10 de Diciembre de 2019

Otras localidades

Se reabre la iglesia de San Andrés de Villanueva del Arzobispo

Apertura por todo lo alto con la presencia del obispo Amadeo Rodríguez, tras las obras de recuperación del edificio que presentaba problemas estructurales. Cientos de Villanovenses se dieron cita.

Una fiesta religiosa con los patronos en el templo, inaugura la re-apertura del edicio que ha sido recuperado tras dos años cerrado por obras. /

Ha sido la cita que muchos esperaban en Villanueva del Arzobispo, poder entrar de nuevo a la iglesia de San Andrés y sobre todo regresar para utilizarla como lugar de culto religioso en la comunidad cristiana. Más de dos años han empleado en los trabajos que se han desarrollado en este edificio tras saltar las alarmas por detectarse agrietamientos que hacían presagiar daños irreversibles para la estabilidad de la construcción del siglo XVI. Se pudieron en manos de técnicos bajo dirección del arquitecto Juan Bautista Villar, quien ha coordinado los trabajos realizados en los que ha participado la Universidad de Alicante empleando modernas técnicas de monitorización y seguimiento digitales.

Profesionales y voluntarios han trabajado de forma continua para que llegara de nuevo el día esperado, primero con el traslado de imágenes de las diferentes cofradías villanovenses que tienen este lugar como sede canónica de sus tallas. Luego con la visita de los patronos, el Cristo de la Vera-Cruz y la Virgen de la Fuensanta, imágenes que pernoctaron en la iglesia tras la llegada en procesión desde los templos donde son venerados todo el año. Multitud de vecinos se dieron cita para el evento durante todo el fin de semana. Jornadas precedidas por otro gran evento, las celebraciones el viernes anterior en honor al patrón de Las Villas, San Miguel. Actos que contaron como novedad este año, con la organización por parte del grupo parroquial de la Fuensanta de Iznatoraf. Ellos fueron los encargados de coordinar y realizar todos los actos religiosos, implicando a colectivos como la Agrupación Musical Stmo. Cristo de la Vera-Cruz, que acompañaron musicalmente las citas religiosas, fiesta religiosa en el santuario y posterior procesión por las inmediaciones.

Ya la jornada siguiente, último día de septiembre del 2017, se produjo el traslado hasta San Andrés. Participaron todas las cofradías villanovenses y vecinos de la comarca en general. Traslado a hombros en turnos por tramos el recorrido entre los templos para llevar a la virgen con portadores de las hermandades villanovenses y el refuerzo de varios vecinos de Iznatoraf. Un recorrido a modo de “rosario” con 10 paradas, adornándose el trayecto con antorchas. Participaron también la Unión Música La Moraleja, comunidades educativas de Cristo Rey y Sagrada Familia, el grupo de coros y danzas Lola Torres de Jaén y la tuna universitaria de la UNED de Úbeda.

 El domingo fue el día grande del reestreno. En una jornada catalogada por el obispado como de “muy entrañable y llena de alegría con la Misa de Acción de Gracias”, que presidió el Obispo diocesano y con sacerdotes del Arciprestazgo del Condado las Villas, sin faltar Bartolomé López, párroco local y una de las personas clave en el desarrollo de la recuperación del templo. Comenzó la fiesta religiosa con el Vicario General, Francisco Juan Martínez Rojas y el Obispo de Jaén, entrando al renovado templo mientras sonaban las voces de MusicAlma de Linares.

A mediodía del 1 de octubre, la procesión inicial salía del Convento de Santa Ana de las Madres dominicas para dirigirse hacia la parroquia de San Andrés con el Consejo parroquial y sacerdotes, no solo los del arciprestazgo, también aquellos de origen villanovense. En el altar mayor, que también ha sido limpiado a fondo en esta importante rehabilitación, se encontraban la Virgen de la Fuensanta y el Cristo de la Veracruz.

El párroco fue el primero en tomar la palabra para dirigirse al Obispo en su nombre y en el de toda la feligresía. "Os recibimos llenos de gozo y con un sueño hecho realidad: abrir las puertas de nuestro majestuoso templo parroquial; porque después de dos años fuera de él, como verdaderos peregrinos, volvemos a la que es y debe ser nuestra casa en la fe y lo hacemos de su mano Señor Obispo, como Padre y Pastor; con el convencimiento de que «los que son de Dios y de Jesucristo, viven unidos a su Obispo», así nos lo enseña San Ignacio de Antioquía”.

 "Señor Obispo,- continuó el Párroco y Arcipreste- "estas tierras del Alto Guadalquivir, son tierras de cristianos viejos, FUERTES EN LA FE, en las que, según una venerable tradición, allá, en los albores del cristianismo, uno de los siete Varones Apostólicos, Isicio, Obispo y patrón de Cazorla, implantó la semilla de la fe, y nos trajo ese regalo de Dios que es la imagen de la Virgen de la Fuensanta, reina del olivar y señora de Las Cuatro Villas, a cuya sombra, aquel grano sembrado por este santo varón apostólico, como la mostaza del Evangelio, vino a convertirse en árbol frondoso". Para después del Gloria, proclamarse las lecturas del domingo, por miembros de la Parroquia y de las Cofradías, y el Evangelio por el párroco de San Andrés.

 

Homilía

En su homilía, el Obispo, después de saludar a los sacerdotes presentes, a los alcaldes de Villanueva del Arzobispo y Villacarrillo, a las religiosas y a toda la comunidad parroquial, comenzó explicando que para los cristianos es fundamental "la memoria". "Nosotros vivimos de la memoria, de una memoria que vamos acumulando y que va enriqueciendo la fe de la Iglesia, la memoria y la tradición que nos ha permitido llegar hasta aquí". Para continuar diciendo, "ha sido esa fe continuada a lo largo de los siglos la que ha permitido que estemos hoy aquí marcando una etapa en la fe de este pueblo. Porque de algún modo, todos los que estamos aquí estamos hermanados con lo que hemos recibido del Pueblo Santo de Dios que a lo largo de estos veinte siglos ha caminado por estas benditas tierras. Protegidos por la Virgen de la Fuensanta, que ha sido la Madre de todos".

 El Prelado jiennense quiso recordar "que nuestra vida sólo tiene sentido si la ponemos ante el misterio del amor de Dios". En referencia a la importante obra, Don Amadeo explicó que admiraba "el templo precioso y majestuoso, pero que sobre todo admiraba las piedras vivas que hacen posible todo esto. Porque sabéis que este santo lugar que es una manera de decir que la Iglesia se ha hecho pueblo, que la Iglesia ha puesto su casa entre las casas de sus hijos e hijas, este precioso templo que se ha convertido en patrimonio y orgullo de Villanueva del Arzobispo tiene sentido solo porque es cobijo del pueblo santo de Dios que está construido con piedras vivas".

 En referencia al Evangelio dominical, en el que se proclamaba la parábola de los dos hermanos, el Obispo jiennense explicó que "al final el Señor nos preguntará «¿qué hicisteis?» y no cuándo lo hicisteis y si hemos descubierto qué es lo que el Señor quiere de nosotros nos dará lo que más queremos, que es vivir con Él para siempre eternamente. Por eso, sembremos un mundo bueno: sembremos armonía, sembremos paz y sembremos mucho amor. Seamos como Santa Teresita del Niño Jesús: amor en el corazón de la Iglesia".

 Al finalizar la homilía, y tras el rezo del Credo, se realizó la oración de los fieles, con una especial dedicación al Obispo, a la Iglesia y al pueblo de Villanueva del Arzobispo. Después de la Comunión, y ante la atenta mirada del Obispo diocesano, los Hermanos Mayores de la Cofradía de Nuestra Señora de la Fuensanta entregaron una rama de olivo en plata para agradecer la protección de la Madre de Dios a las tierras y los hombres de las cuatro villas.

 También, el Obispo quiso agradecer, en este momento, su dedicación al párroco por su labor al frente de la Parroquia. A los técnicos y los trabajadores y albañiles que habían hecho posible que el templo hubiera sido rehabilitado y acabado con las graves patologías que padecían y a los miembros de la comunidad parroquial “por su paciencia y su trabajo para que en este día la Iglesia luciera tan hermosa”.

Para concluir, la secretaria del Consejo Parroquial leyó un texto de agradecimiento. "la esperanza es la que crea los sueños, la fe es la que los mantiene y la caridad la que los alimenta, unidos a la Iglesia diocesana de Jaén, tenemos el sueño de llevar el Evangelio a todos, gracias por su gran labor pastoral en la tierra del Santo Rostro. Sabemos que es un hombre lleno de sueños misioneros que están suponiendo una gran esperanza para nuestra Iglesia", finalizó. Y le hicieron entrega al Obispo de una imagen de la virtud teologal de la esperanza, del escultor local Felipe Herreras, que Amadeo Rodríguez recibió emocionado.

Con una salve a la Santísima Virgen de la Fuensanta, interpretada por MusicAlma, finalizó esta magna Eucaristía. Por la tarde se realizó el traslado de regreso de las imágenes de los patronos a sus lugares de origen. La Virgen de la Fuensanta era depositada en su santuario al filo de la medianoche, donde se le rindió homenaje con el baile de la “Jota villanovense”.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?