Viernes, 05 de Marzo de 2021

Otras localidades

Trata

"No podemos quedarnos callados"

La periodista, documentalista y activista contra los abusos sexuales, Chelo Alvarez-Stehle, se ha pasado por los micrófonos de Hoy por Hoy para hablar sobre "Sands of Silence", su última película sobre esta lacra en la que ella también es protagonista

"No podemos quedarnos callados"

Cadena SER

"No podemos quedarnos callados". Así de rotunda se mostraba este jueves la periodista española y activista contra el tráfico humano Chelo Álvarez-Stehle. Este viernes se proyectará, en la casa de cultura de Intxaurrondo, su primer largometraje, Sands of Silence, Arenas del Silencio, una película de casi hora y media, en la que ella misma explora aspectos de su vida personal, y además expone relatos de dos víctimas supervivientes de la trata, la mexicana Virginia Isaías, y la nepalí Anu Tamang.

Se estrenó en 2015, y desde entonces ha recibido multitud de premios, entre los que destaca el reconocimiento en el Awareness Film Festival de Los Ángeles. Aún así, la propia Chelo reconocía que el trabajo, de ocho años, ha sido una tarea difícil, aunque satisfactoria. Lleva 20 años denunciando la trata y la explotación sexual. Este, decía, iba a ser otro reportaje más, hasta que se dio cuenta de que había algo en ella que no quería enfrentar. "En ese momento la cámara se metió en mi pasado, en mi familia, y me di cuenta lo difícil que es romper el silencio de los abusos dentro de la familia", porque ella también sufrió abusos sexuales.

Recabar información sobre mujeres que han sufrido esta lacra ha sido bastante complicado, aunque "a la vez ha sido un trabajo bonito porque he visto que la dignidad del ser humano es muy potente, y esto lo refleja la película". Pero reconocía que "cuando tuve que desnudarme, fue difícil. No esperaba que este trabajo me forzara a implicarme. No podía quedarme callada, aunque lo mío no haya sido trata". "No podemos quedarnos callados", insistía Chelo, quien afirmaba, además, que "el documental no plantea solo la necesidad de que las víctimas rompamos el silencio, sino que los que no lo son creen espacios para que rompan el silencio, y las instituciones no acallen a quienes denuncian".

Reconoce que no tenía en mente contar su historia. De hecho, todo comenzó un día, paseando por la playa cerca de Malibú, ciudad en la que reside, después de hablar con su marido. "Tengo que ser honesta con el trabajo que hago. No puedo pasarme la vida diciendo que hay que denunciar", por lo que pensó en implicarse. No pensó en hacerlo directamente en la película. "Fue interesante, muy duro. Me costó tener que ir a terapia para tratar ese tema, pero me alegro porque ha sido un proceso de sanación".

La careta de la película son los toldos de Zarautz, lugar al que reconocía haber vuelto en contadas ocasiones. La película abre con la escena en Zarautz, donde, cuando eran pequeñas, su hermana y ella se encontraban jugando "hasta que un hombre, por alguna razón, cogió a mi hermana y la metió dentro del toldo, y a partir de ahí la historia nuestra cambio mucho". Cuando desenterraron esta situación, cuando comenzó a entrevistarla, se dio cuenta de que ella también lo había padecido. Reconoce que le costó mucho, y reconocía, además que "las sensaciones que vive una negativa, de negación, las he vivido yo cuando he confrontado este hecho".

Después de que se estrenara hace dos años, llega a San Sebastián, a partir de las siete de la tarde, en la casa de cultura de Intxaurrondo.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?