Viernes, 07 de Mayo de 2021

Otras localidades

Misterios de la Historia

Demonios de Babilonia

Magia, fantasmas y exorcismos en la Antigüedad

Magia, fantasmas y exorcismos en la Antigüedad

Magia, fantasmas y exorcismos en la Antigüedad / Revista Enigmas

En esta amplia y fértil región de Oriente Próximo, regada por los ríos Tigris y el Éufrates, se erigieron algunas de las civilizaciones más fascinantes del mundo antiguo. Mesopotamia y sus muchos reinos fueron pioneros en numerosos campos, también en la lucha contra el mal y en la configuración de todo un universo mitológico donde los dioses pugnaban con monstruos antediluvianos, las enfermedades eran causadas por demonios y los oráculos vaticinaban el porvenir.

Parece una broma macabra del destino que las grandes extensiones de Oriente Medio que hoy en día son verdaderos polvorines y campos de la muerte, con Siria como eje central de una guerra siempre demasiado larga, fueran en su día, la cuna de las grandes civilizaciones. Damasco, Alepo, Palmyra… hoy son escenarios de luchas fratricidas y territorio de islamitas radicales, sin embargo, durante miles de años gozaron de un esplendor que actualmente costaría imaginar a cualquiera.

Lo mismo sucedió con la hoy caótica y violenta Irak, antaño Babilonia, la más gloriosa capital del mundo antiguo, en la Baja Mesopotamia, una urbe portentosa regada por los ríos Tigris y Éufrates. Más tarde llegaría el Imperio persa… La historia con letras de oro se escribió en estos lugares hoy trágicamente devastados. No vamos a hablar de cuáles fueron los imperios que surgieron aquí, ni cuáles sus conquistas o enfrentamientos, ni sus tragedias, hoy tantas y tan ignominiosas, ni quiénes –grandes potencias occidentales incluidas– son en parte responsables de las mismas. Sí nos centraremos, en cambio, en algunos de sus dioses más temibles, en la lucha entre el bien y el mal en unas sociedades antiguas que tenían castas sacerdotales, realizaban exorcismos muy elaborados, ceremonias mágico-religiosas en fechas señaladas y también sacrificios de sangre.

Viajamos nada menos que hasta el siglo XVIII antes de Cristo, cuando Hammurabi reinaba en esa misma Babilonia, para enfrentarnos a los demonios de horribles formas de Mesopotamia en el tiempo en que los hombres acudían atónitos a la lucha titánica entre Marduk y Tiamat, dioses que presidían los mitos de la creación.

Hablaremos de exorcismos y conjuros: la figura principal encargada en este crisol de pueblos de realizar dichos rituales para combatir a los demonios, a los que consideraban los causantes de las enfermedades; el ritual que utilizaba –encomendándose en primer lugar al dios protector Enki/Ea–, y después realizando todo un complejo corpus de oraciones y conjuros, así como sacrificios, para su expulsión.

También de las visiones proféticas y la interpretación de los sueños, o la importancia de los astros entre los distintos pueblos que configuraban la antigua Babilonia. Muchos siglos antes de que la licantropía comenzara a tomar forma a través de los mitos grecolatinos, los babilónicos ya tenía leyendas sobre esta suerte de metamorfosis humano-animal: cuentan que el rey Nabucodonosor II vivió durante años en estado salvaje, como si fuera un lobo, y las versiones sobre lo que realmente le sucedía son variadas. Además, hablaremos también de vampiros y fantasmas que formaban parte de la cosmovisión mágico-religiosa de aquellos tiempos ancestrales que configuraron gran parte de la civilización occidental.

Esta semana, en nuestra sección de Misterios de la Historia, hablamos con Óscar Herradón, redactor jefe de la revista ENIGMAS, sobre uno de los temas destacados de la publicación del mes.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?