Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 18 de Agosto de 2019

Otras localidades

Ansiedad, el mal de "controlarlo todo"

En el Día Mundial de la Salud Mental, conocemos cuatro claves para dominarla y no dejar que derive en otra patologías como la depresión

La ansiedad es uno de los males más frecuentes en el ámbito de la salud mental. Se calcula que cerca del 5% de la población la padece en algún momento, propiciado, en parte, por el actual ritmo de vida.

En el Día Mundial de la Salud Mental que se celebra este marte, la psicóloga Lorena Pidal recuerda que "hay momentos en los que se nos amontonan las cosas y entonces aparece una personalidad muy marcada de control y de perfeccionamiento. En esos momentos, no nos relajamos, queremos que todo vaya perfecto. La vida nos pone ante situaciones que no podemos controlar y en ese no saber fluir  nuestro saboteador mental -ese 'yo' que dice que todo va a salir mal provoca alteraciones o nerviosismo hasta vivir situaciones muy dolorosas".

Pexels

En palabras de Pidal, "incluso dejamos de ser honestos y de vivir en coherencia con lo que pensamos y lo que sentimos. Queremos hacer algo pero el miedo a hacerlo nos hace actuar de una forma contraria a lo que pensamos que sería bueno para nosotros. Pensamos que tenemos que estar haciendo algo continuamente porque pensamos que es lo correcto. Pero, en el fondo, estamos en una situación de cierta angustia y ansiedad".

Lorena Pidal propone cuatro gestos para controlar la ansiedad:

  • Cuando empezamos a detectar esa sintomatología - nos ponemos nerviosos, nos bloqueamos, empiezan los temblores, nuestro corazón late más deprisa-, debemos parar y observarnos. Es importante expresar lo que llevamos dentro,  no huir de lo que no nos gusta sino aceptarlo, vivirlo y trabajarlo para que sea más fácil eliminar esa dosis de ansiedad. "Si yo emocionalmente veo que hay un pensamiento en mí que me está diciendo que no soy capaz, eliminarlo. Debemos aprender a gestionar los pensamientos que nos alteran".
  • Cercar nuestra felicidad. Rodearnos de personas alegres y no tóxicas, y ponernos límites a nosotros mismos y controlar nuestro pensamiento.
  • Cuidarnos todos los días, mimarnos mucho. Poner en práctica la 'RAHE'. Respirar y  conectarnos con nuestra respirtación. Alimentarnos de ideas y de proyectos que nos ilusionen. Hidratarnos con agua y con emociones que sean constructivas, como la gratitutd o la generosidad. Eliminar y soltar lo que sea nocivo para nosotros.
  • Cuidarnos desde el ejercicio físico. Pasear, nadar, conectarnos con la naturaleza y hacer desde la coherencia aquellas cosas que nos gustan y con las que vibramos.
Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?