Últimas noticias Hemeroteca

Jueves, 12 de Diciembre de 2019

Otras localidades

¡Andalucía, como la primera! Primer aviso

¡Andalucía, despierta! ¡Andaluces, levantaos! ¡Andalucía, como la primera! ¡Primer aviso! This is Andalucía, España, Europe. Pero rebelémonos porque ni siquiera lo parece. Aquí hay hambre, miseria, paro y necesidad, y vienen tiempos en los que quieren enterrarnos en más

Ojalá todo esto de Cataluña fuese de verdad de la independencia, pero lo siento, perdónenme, no me lo creo. Esto es la enésima pirueta burguesa para conseguir dinero, dinero y más dinero. Como arma, la independencia; de careta, la de revolucionario, cool y víctima pacifista mientras ejercen la mayor de las violencias: la xenofobia. Tu enemigo no es Rajoy, ése es tu mejor aliado; tu enemigo es mi pueblo, mi gente, mis pobres. Y después de deshacerte de los míos, no dudes de que se desharán también de los suyos. Tu problema no es el Gobierno central, el asqueroso centralismo, la metastásica corrupción, la manoseada educación ni el desmantelamiento del sistema público de salud, y mira que parece que estoy describiendo a CiU que, aunque se cambien de nombre, y se cambien de vestido, llevan la misma facha y son siempre las mismas ratas con los mismos malos pelos; esos problemas son también los míos, pero no quieres luchar junto a mí porque tu gran objetivo es pragmático y liberal: SOLTAR LASTRE. Pues grítalo sin trampas ni insultar nuestra inteligencia.

Porque eso somos para ti, un pesado lastre que siendo la tercera comunidad peor financiada de España vive cada día queriendo quererte mientras basas la fuerza de tus argumentos reales en considerarnos inferiores desde un paternalista e insoportable desprecio, así que ojalá esto de Cataluña fuese de la independencia, pero es que no me lo creo. Me da lástima por los que sí se lo han creído, como los de la CUP, a los que ya les han dejado una vez la cara partida en el Parlament y parecen querer la segunda taza llena, o como los miles de personas que salen hoy a la calle con velas de último tramo y los ves, Esquerra por delante, entrando en Companys al son de Estelada sublime. Pero que ejercerán al final de toda esta pantomima como los auténticos estafados. Yo defiendo el diálogo, la libertad, la justicia, la esperanza, la primavera; que se porte muy bien el ratón ‘Pere’ con ustedes y que os traigan muchas cositas los Reyes, pero perdón por no poder caer en la tentación de esta autodeterminación de argumentos tan determinados basada en la insolidaridad de los pueblos, no en la liberación de ningún pueblo oprimido. No hace mucho se prohibía la entrada de gossos y andalusos, perros y andaluces, en algunos de tus bares. Hace menos ERC inventó “Espanya ens roba”, y hace nada la CIU del 3% llevaba aquello de “La España subsidiada vive de la Cataluña productiva” (como si la España productiva no hiciese también lo propio con Cataluña), sin hablar de los libros donde él, además de ladrón, delincuente y ratero, padre de la patria catalana, Jordi Pujol, hablaba de los andaluces como anárquicos, miserables e ignorantes destruidos… y díganme la verdad, en tan poquísimo tiempo no cambia tanto tantísimo tonto. ¡Andalucía, despierta! ¡Andaluces, levantaos! ¡Andalucía: Primer aviso!

Los andaluces no levantaron Cataluña, Cataluña la levantaron los catalanes, pero a costa del trabajo de los míos. Andaluces, extremeños y demás pobres que, sin formación y con hambre, usasteis de mano de obra barata y explotable. Y ahora queréis más, como quisisteis en el 78 cuando se pretendió una España de dos velocidades y Andalucía lo evitó en la calle, sin saltarse la ley, con huelgas de hambre, muriendo como Caparrós en manos de los grises; consiguiendo un referéndum pactado, no un ejercicio de ilegalidad disfrazado de flower power de mojones. Y de Constitución irreformable nada, que si Pablo Iglesias hubiese votado “sí” en su momento, Pedro no hubiese mentido con el “no es no” o no siguiera la izquierda alineándose y alienándose con Rajoy, otro escenario tendríamos.

No apoyaré tu independencia por la esperanza de conseguir en 100 años la mía. No la quiero. Creo en los proyectos comunes, soy internacionalista, no tengo que autoengañarme con ningún “oximorón” de las fronteras y creer que existe nacionalismo sin ellas. Aquí no queremos irnos de ningún sitio, queremos que vengan; lo nuestro no va de salirnos de España, debería ir de verdad de salirnos, pero del pellejo. De no esperar el agravio comparativo para gritar como la que más, sino de tirarnos a la calle para decir como la primera. Estoy de acuerdo en que llegó el momento de abrir el melón del 78, pero para quitar los cupos, fueros y privilegios que hay, no para inventarnos nuevos. Basta de sufrir una ley D’Hondt que premia la concentración del voto y favorece a estos nacionalismos insolidarios, prepotentes, condescendientes y soberbios.

Ya me da igual si Cataluña es España o no, eso que lo decidan ellos. ¿Saben lo que sí es España? Sanlúcar de Barrameda, Barbate, Linares, Jaén, Almería; hasta el campo de Gibraltar es español, que no sé qué perra tienen algunos en que sea español el Peñón y, siendo española La Línea, no hacen nada por salvarla. No puedo empatizar con los que creen que la raíz de sus problemas son los míos. Lo siento. Porque, además, los míos son 10 millones y será Andalucía, una vez más, la que deba alzar la voz contra estas barbaridades, y quien quiera sumarse que se sume, pero somos el gran lobby dormido y se acabó salir perdiendo siempre con el mismo cuento. Ojalá esto vaya de la independencia y no de un acuerdo para seguir haciendo a los ricos más ricos y a los míos más pobres.

 

Fdo: Un paisano del doctor Antiñolo, Blas Infante, Carlos Cano, García Caparrós, Amparo Rubiales y Escuredo que os pide que despertemos, que nos levantemos, que saquemos la blancayverde y la hagamos la bandera de todo aquel que de verdad crea en la Humanidad y la solidaridad de los pueblos. Porque si esto va de democracia, no olvidemos nuestro poder; somos 10 millones, más todo el que quiera sumarse, y si esto va de elecciones, mayorías, luchas, dignidad, de la voz de la gente y cambiar la historia de nuevo, llegó la hora de que salgamos a la calle; llegó el momento de encontrarnos en las urnas. ¡Andalucía, despierta! ¡Andaluces, levantaos! ¡Andalucía, como la primera! ¡Primer Aviso!

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?