Martes, 13 de Abril de 2021

Otras localidades

La sequía en Extremadura continúa agravándose

El año hidrológico ha dejado la cifra del descenso de casi un 20 % de agua de lo que normalmente se acumula en Extremadura

Embalse de los Canchales

Embalse de los Canchales / Wikipedia

La agricultura extremeña, tras un verano muy duro por las altas temperaturas, ha encarado un otoño donde la falta de agua de lluvia y el calor siguen preocupando a los sectores agrícola y ganadero.

El año hidrológico, que es un buen termómetro, y que analiza el periodo entre el 1 de octubre y el 30 de septiembre, nos ha dejado la cifra del descenso de casi un 20 % de agua de lo que normalmente se acumula en Extremadura. Esto, sumado al calor excesivo que sufre la planta en el campo está haciendo estrago en las explotaciones.

Si bien no ha faltado el riego para el regadío en la actual campaña que ha finalizado con normalidad, ahora se analiza por parte de los agricultores que cultivo sembrar por si los próximos meses falta el agua de lluvia aunque según las Comunidades de Regantes está asegurada la campaña para el próximo año, pero ahorrando agua.

Los que más están sufriendo la sequía son los agricultores de la margen izquierda del río Alagón, ya que Embalses como el de Rosario y Gata-Plasencia no pueden aportar agua a los riegos al estar muy por debajo de su capacidad por lo que están teniendo dificultades para finalizar la campaña de tabaco y pimentón en el norte de Extremadura. Se habla de que las pérdidas de producción en estos cultivos, tardíos y muy sociales por la mano de obra que generan, serían entorno a los 1.320.000 euros, estiman las organizaciones agrarias.

Tras meses sin agua las organizaciones comienzan a hacer balance y estiman que el cincuenta por ciento de la producción se ha perdido en vides. El veinticinco por ciento en el olivar de secano y pérdidas del 60 por ciento en aceituna de aderezo.

En las zonas de regadío por el excesivo calor se ha perdido una media de 2.500 kilos de arroz por hectáreas y las pérdidas, también cuantiosas, en fruta de hueso. El único cultivo que se ha resentido menos ha sido el tomate, donde el que se ha sembrado tardío, ha salvado la campaña.

Por último, los ganaderos están haciendo frente a una situación que hace años no conocían como el alimentar con piensos a los animales ante la falta de pastos y construir abrevaderos para abastecerlos de agua de pozos.

Temas relacionados

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?