Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 08 de Diciembre de 2019

Otras localidades

¿Cómo superar la anorexia y la bulimia?

  • Alberto Soler, psicólogo: “Hay que ser flexibles como padres, valorar mucho más el proceso que el resultado”
  • Gema García, psicóloga: “Advertir de los retoques publicitarios sería una ayuda para la prevención”

“Fue un proceso muy doloroso, pero a la vez revelador y maravilloso. No fue fácil…Aprendi a darme el valor que tenia… Es un camino de autoconocimiento. Gracias a él, he vuelto a brillar con luz propia”, admite Carol, una de las tantas mujeres que superan un trastorno de la conducta alimentaria (anorexia, bulimia, trastorno por atracón…).

Hay momentos en la vida en los que uno se pierde… Se pierde y cae en el pozo de los trastornos de la conducta alimentaria. Alberto Soler, psicólogo y autor del libro Hijos y padres felices junto con Gema García, psicóloga, coordinadora del Centro TITCA intentarán que quien se haya perdido… Recuerde quien es.

Volver a brillar… ¿Cómo se vuelve a brillar después de un TCA?

Gema García. Lo primero de todo es reforzar esto, que se puede volver a brillar tras haber pasado por un trastorno alimentario. El primer paso es pedir ayuda; a la familia, a la pareja, a amigos… y después acudir a profesionales especializados que puedan asegurar un abordaje interdisciplinar. Los TCA son mucho más que lo que se ve. No son sólo un problema con la comida, esconden una enorme complejidad individual y relacional que tiene que ser tratada por especialistas.

El lema de un concurso de fotografía del Colegio de Psicólogos es “recuerda quien eres”… ¿Todo empieza por querer ser otro?

Gema García. Normalmente el TCA empieza mucho antes de que aparezcan los síntomas. Empieza cuando la persona empieza a estar en guerra consigo misma. La persona puede pasar por problemas emocionales, problemas familiares, situaciones vitales complicadas… etc que dejan huella en su autoestima. Esa inseguridad que empieza a fraguarse en ellas o esa infelicidad que sienten, las lleva a veces a buscar la seguridad o la felicidad que no tienen en ese momento en el cuerpo. No olvidemos que nos bombardean diariamente con mensajes que nos hacen creer que la extrema delgadez o la perfección física nos va a llevar a la felicidad. Es un mensaje, para mí, extremadamente peligroso, no solo porque no es cierto, sino también porque puede llevar a mucha población vulnerable a enfermar.

El lema “Recuerda quien eres” surge porque cuando la enfermedad entra en la vida de la persona, la convierten en alguien que ni ellas mismas reconocen. Si la enfermedad se queda mucho tiempo, incluso llegan a olvidarse de cómo era antes, de que un día fueron felices, o pudieron estar en paz consigo mismas. Así que creíamos que poner el foco sobre quienes son de verdad, sería de gran ayuda.

Equipo: nutricionista, entrenador, psicólogo… ¿Qué papel cumplen en la recuperación de un paciente?

Gema García. Un equipo interdiscipilar es fundamental. Para una correcta recuperación hay que trabajar diferentes áreas de la vida de la persona: su relación con la comida, con el deporte, con su familia y sus amigos, su autoestima, sus emociones, la relación con su cuerpo… y muchas otras. Que un solo profesional intente abordarlas todas, bajo mi punto de vista, no es adecuado. Siempre es mejor abordar estos casos en equipo.

A partir de ahí, el camino es largo, y duro en muchos momentos. Pero se sale, de los trastornos alimentarios se sale, y si algo tienen en común las personas con el alta, es que cuando llegan al final del camino les inundan unas ganas de vivir tremendas. Al otro lado del tratamiento, les espera una vida sana, y una mochila de herramientas emocionales que llevarán siempre consigo.

En España hay 400.000 personas que sufren anorexia y esperan hechos, no palabras. ¿La medida propuesta por algunos partidos políticos de advertir los retoques publicitarios sería una ayuda para prevenir los TCA?

Gema García. Creo que sería de gran ayuda, y de hecho abrí hace unos meses una recogida de firmas para pedir que en España, igual que ya ha hecho Francia, se especifique cuándo una imagen está retocada. Está más que demostrado que el factor social es un predisponente fundamental para los trastornos alimentarios, y que esa exposición repetida a ideales irreales de belleza puede hacer mucho daño a la autoestima de población vulnerable. Al final lo que hay detrás son intereses económicos; nos bombardean con un ideal de belleza que no existe, para generarnos inseguridad. Y luego nos dicen que ellos tienen la salvación para que nos sintamos mejor: que compremos su producto. Pues mira no, no todo vale. Veo cada día vidas destrozadas de personas con TCA, así que no, no todo vale.

Redes sociales, medios, influencers… ¿El problema está más dentro o fuera de las personas? ¿Hasta qué punto nos influye nuestro entorno?

Alberto Soler. Vivimos en un contexto que, cuando se junta con determinadas características individuales, nos puede llevar a sufrir un TCA. Es decir, el problema estaría tanto dentro como fuera, pero sería más complicado que se manifestara sin todo ese bombardeo ambiental, que lleva especialmente a las chicas a perseguir ideales de belleza y vida que, simplemente, no existen. Esta co-influencia de entorno y variables personales se entiende muy bien cuando hablamos, por ejemplo, del alcoholismo. Es verdad que hay cierta predisposición genética para poder desarrollar un problema de alcoholismo, pero esa predisposición se “activa” en función de variables ambientales: educación, hábitos, modelos en la infancia, oferta, visibilidad, conducta de los iguales, disponibilidad y acceso, edad de inicio, consumo excesivo, etc. Por lo tanto, una persona susceptible con un entorno muy favorable al consumo fácilmente acabará cayendo en el alcoholismo, mientras que esa misma persona, con esa misma predisposición, sin esos modelos activadores, quizá no llegaría a desarrollar un trastorno. Simplificándolo mucho, si no llego a probar el alcohol, no llegaré a ser alcohólico, pero esto es más fácil en un contexto en el que hay una regulación muy dura para controlar el acceso al alcohol, que en nuestro contexto en el que puedes comprar vodka de colores, a un precio muy barato, en cualquier supermercado. Pues exactamente lo mismo podemos trasladar a los TCA.

¿Cómo podemos prevenir un TCA?

Alberto Soler. Es muy importante el tema social; luchar por unos modelos publicitarios, tallaje de ropa, estereotipos en música, cine, TV, etc. que se correspondan con la normalidad, más que con un ideal de difícil logro. Pero esto trasciende un poco a lo que podemos hacer a nivel individual. Luego, por supuesto, el modelo en casa: una hija que, desde su nacimiento, escucha comentarios a sus padres como “qué gordo/a estoy, tengo que ponerme a dieta”, “hoy no ceno que me he pasado con la comida”, “¿Has visto a Fulanito, ¡se ha puesto como una vaca!”, “Qué mona que está Menganita ahora que ha perdido peso” lo tiene más difícil. Si, además, en su hogar se le da un peso excesivo a la imagen, mucho tiempo delante del espejo, culto a la ropa y la moda, etc, eso en una persona vulnerable, es un ladrillo más en el muro. La escuela, por supuesto, también tiene que hacer, y se están realizando programas muy interesantes de prevención de los TCA, se trata el tema de manera transversal en diferentes etapas, pero se debe seguir insistiendo mucho más. Y volviendo a casa, hay que ser flexibles como padres, valorar mucho más el proceso que el resultado, por ejemplo, a nivel académico, ser tolerantes con los errores, no pasarnos de exigentes pero tampoco caer en la permisividad.

¿Qué mensaje darías a aquellas personas que a lo mejor “se les ha olvidado quién son en realidad”?

Alberto Soler. Que muchas otras personas, cientos, miles, cientos de miles, han pasado por eso mismo. Y ese proceso por recuperarse a uno mismo comienza por reconocer que, tal vez, necesitamos alguien que nos ayude a recuperar la objetividad. He tenido la fortuna de poder acompañar a personas en ese proceso, y poder trabajar muchos años después con chicas que tuvieron TCA y lograron superarlo. Son personas felices, conscientes de que no pueden bajar la guardia, y satisfechas del trabajo que han hecho con sus vidas.

Sara Tabares es entrenador personal en Valencia y directora de PERFORMA Entrenadores Personales.

 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?