Últimas noticias Hemeroteca

El restaurante estrella Michelin de La Laguna está clausurado por Urbanismo

El local carecía de licencia de apertura por falta de varias condiciones de seguridad, accesibilidad y medidas anti incendios. El Ayuntamiento comprobó que el local estaba cerrado tras emitir la orden de cierre y no le constaba que hubiese sido reabierto. Los propietarios se reunieron con los técnicos municipales en más de 10 ocasiones sin lograr que se adaptasen las instalaciones a las exigencias de la normativa

El restaurante Nub de La Laguna recibió la sexta estrella Michelin de Tenerife en la gala celebrada este miércoles en el hotel Ritz Carlton Abama, de Guía de Isora. Pero el local, situado en el casco histórico de Aguere, no tiene licencia de apertura, según adelantó Antena 3. El problema son unas obras que les requirieron los técnicos de la Gerencia Municipal de Urbanismo a los propietarios para garantizar la seguridad. Se trata de unos arreglos en la escalera, actuaciones para garantizar la accesibilidad y otras de seguridad anti incendios. En el Ayuntamiento, de hecho, el local se consideraba cerrado desde que el 19 de julio de 2016 se dictara resolución ordenando la clausura hasta que se legalizase. El 20 de julio, el interesado presenta escrito en el que reconoce la necesidad de realizar actuaciones para adaptarse a la normativa y comunica que procede de manera voluntaria al cierre del local hasta que ejecute todo lo necesario para legalizar la actividad.

La orden de clausura se notificó el 21 de julio. No hubo alegaciones ni recurso. El 15 de septiembre se realiza visita de inspección y se comprueba que el local está cerrado. Respecto del cambio de uso, se denegó la licencia solicitada al no haberse acreditado que se cumpliera la normativa en caso de incendios y de accesibilidad.

Desde hace un año aproximadamente no se ha realizado ninguna actuación ni se ha vuelto a contactar con esta administración sin que conste ninguna inspección o acta de la que se pudiera desprender que el establecimiento estuviera abierto al público.

Durante el largo procedimiento, los técnicos municipales se reunieron con los propietarios en numerosas ocasiones sin que en ninguna de ellas lograran una respuesta satisfactoria al problema. En toda la tramitación se mantuvieron diversas reuniones (más de diez) con los titulares y sus técnicos. Cambiaron de arquitecto, les asesoró un abogado y un ingeniero industrial. En todas ellas quedó de manifiesto que en las condiciones actuales no se podía realizar la actividad pero que sería viable si se ejecutasen diversas obras en el inmueble - fundamentalmente una nueva escalera de evacuación - así como modernizar instalaciones obsoletas.

Los promotores alegaban que les era imposible asumir el coste, que eran inquilinos y que estaban en negociaciones con los propietarios del inmueble para llegar a un acuerdo de forma que, o bien les ampliaran el plazo del contrato o bien asumieran parte del coste.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?