Últimas noticias Hemeroteca

Sábado, 14 de Diciembre de 2019

Otras localidades

Qué 'bonico' habría sido

La crónica opinada por Fran Guaita sobre el partidazo vivido en Mestalla entre el segundo y el primero de la Liga que se mantienen invictos tras trece jornadas disputadas

GRAF1620. VALENCIA, Rodrigo Moreno, celebra el primer gol del equipo valencianista durante el encuentro correspondiente a la decimotercera jornada de primera división que han disputado esta noche frente al FC Barcelona en el estadio de Mestalla, en la capital del Turia. EFE, MIGUEL ÁNGEL POLO. / ()

Es muy posible que durante las próximas horas el gol -no- fantasma de Messi acapare portadas y, sobre todo, tertulias futboleras de rango menor. El partido que firmaron Valencia y Barça en Mestalla merece bastante más. Fieles a su particular libreto, los equipos que comandan la Liga se repartieron los puntos tras 94 minutos intensos, emotivos, abiertos. Como lo ha sido toda la vida de Dios este clásico del fútbol español recuperado para la causa gracias a la irrupción en nuestras vidas de Mateu Alemany y Marcelino García Toral.

El equipo de Mestalla sigue sin perder en partido oficial. Ante el líder flirteó con el abismo durante una primera mitad en la que se desenvolvió con más complejos de los convenientes. La línea defensiva demasiado atrás. El porcentaje de pases completados demasiado bajo. Los jugadores referencia demasiados espesos con balón. No hubiera sido injusto que al descanso el electrónico señalara el 0-1 que propició Neto con una cantada incomprensible tras un tímido golpeo centrado de Messi. Por ponerle un pero a este Valencia, ha tenido excesivo respeto a Atleti y Barça en su estadio.

Tras el paso por vestuarios, el grupo recuperó la señas de identidad y, por momentos, rompió a jugar. Así llegó el 1-0 en una combinación preciosa con la que Parejo, Guedes, Gayà y Rodrigo desarmaron el sistema defensivo de Valverde. La última media hora de partido se le hizo larga al Valencia, que acabó concediendo dos puntos en una jugada que el Barça ha repetido hasta la saciedad y que Marcelino y Rubén Uría habían enseñado a los jugadores durante la semana.

La noche pudo ser perfecta, pero queda el consuelo de un equipo que sigue compitiendo contra todo y contra todos. Seguro que, desde arriba, Jaume Ortí esbozó una sonrisa de satisfacción mientras los futbolistas abandoban el terreno de juego y Mestalla, en pie, coreaba el 'Valencia, Valencia'. El empate nos permite seguir soñando con un final feliz.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?