Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 18 de Septiembre de 2019

Otras localidades

La segunda generación de inmigrantes se siente "como en casa" pero no tiene las mismas oportunidades

Los hijos de inmigrantes tienen más dificultades para alcanzar su trabajo soñado, aunque se sienten integrados en la sociedad

El 78,89% de los hijos de inmigrantes nacidos se sienten "como en casa" cuando están en este país. Es una de las principales conclusiones del informe "Investigación Longitudinal de la Segunda Generación en España" de la Fundación José Ortega y Gasset, presentado este lunes. 

Tras entrevistar a casi 7.000 alumnos de 180 colegios públicos y concertados de Madrid y Barcelona desde 2006, cuando tenían 10 años de edad, hasta 2016, y de haber incluido a hijos de inmigrantes mayoritariamente pero también a hijos de españoles, se ha concluido que el proceso de integración de colectivos extranjeros a la sociedad española presenta un "éxito significativo".

Sin embargo, las cifras dejan una realidad distinta a la percepción de los encuestados. Por ejemplo, la integración en términos laborales es aún insuficiente. El 16 por ciento de los encuestados se declaraba desempleado, frente al 11 por ciento de los nativos. Además, los trabajos que hacen son de menor cualificación. Solo el 18,2 por ciento de los hijos de inmigrantes tiene un trabajo de los considerados superiores (administradores, gerentes, técnicos, etc) frente al 27,3 de los nativos. La mayoría, el 68,3 por ciento, desempeña trabajos como dependientes de tienda, repartidores, peones, es decir, los considerados inferiores o sin cualificación. 

Las mujeres hijas de inmigrantes aventajan a los hombres en logros educativos y ambición hacia el futuro, pero ellas sufren de las conocidas desventajas de ingresos y estatus ocupacional.

 Además, "las jóvenes experimentan el trauma de tener hijos en la adolescencia con mucha más frecuencia que los varones" y ello implica desventajas en educación e inserción laboral en el futuro, ha recordado el estudio.

 Respecto a la religión, el 35,4 % de los hijos de inmigrantes no tiene ninguna al igual que el 64,7 % de los hijos de españoles. Los católicos son la mayoría entre los hijos de inmigrantes (35,4 %) y un 8,7 % es musulmán.

En este contexto, el informe señala que los jóvenes de origen marroquí y otros de ascendencia islámica "deben ser sujetos de mayor atención por las autoridades y por la sociedad en general para impedir que su identificación religiosa genere actitudes reactivas de oposición y receptividad a ideologías radicales".

"Si en su totalidad, la segunda generación avanza hacia una incorporación positiva a España, sabemos que unas pocas excepciones a este proceso pueden conllevar resultados trágicos. Es allí donde la atención de las autoridades, agentes sociales y la sociedad española en general debe concentrarse", concluye el trabajo.

 

 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?