Martes, 25 de Enero de 2022

Otras localidades

VALENCIA BASKET 89 - MORABANC ANDORRA 87

Valencia Basket necesita un base

El equipo que dirige Txus Vidorreta desperdicia una renta de veinte puntos (39-19) y sufre para acabar imponiéndose en la prórroga con 35 puntos de San Emeterio.

GRAF3053. VALENCIA, El escolta del Valencia Basket Erick Green (c), intenta zafarse de los aleros del Morabanc Andorra Jaka Blazic (i) y Chris Copeland (d), durante el partido de la jornada 10ª de la Liga Endesa que ambos equipos han disputado hoy en el pabellón Fuente de San Luis en Valencia. EFE, Miguel Angel Polo

GRAF3053. VALENCIA, El escolta del Valencia Basket Erick Green (c), intenta zafarse de los aleros del Morabanc Andorra Jaka Blazic (i) y Chris Copeland (d), durante el partido de la jornada 10ª de la Liga Endesa que ambos equipos han disputado hoy en el pabellón Fuente de San Luis en Valencia. EFE, Miguel Angel Polo / MIGUEL ÁNGEL POLO (EFE)

Después de sufrir viendo la imagen de un equipo sin recursos en estático durante más de veinte minutos por enésima vez esta temporada, plantearía una pregunta a la cúpula de Valencia Basket. ¿Cuál es el objetivo real del club en ACB y Copa del Rey? Si la idea -como la pasada campaña- es aspirar a ganarlo todo, es urgente el fichaje de un base. Sí, todos hacemos un esfuerzo de comprensión. No es sencillo ganarle a nadie con un quinteto de ausencias por lesión (Diot-Abalde-Sastre-Williams-Dubi). Pero con las mismas bajas, el conjunto taronja ganaba de veinte (39-19) a falta de seis minutos para el descanso. En ese momento nadie se acordaba de los lesionados.

El baloncesto es un deporte de sistemas. Un deporte automático por momentos. Nadie puede negarle a Vidorreta que no disponer de un número mínimo de jugadores para entrenar con calidad el cinco contra cinco puede pasarle factura a estas alturas. Pero lo que seguro tampoco negara el entrenador vasco es que Valencia Basket puede y debe dar mucho más de lo que hemos visto en una esperpética segunda mitad (parcial 25-43) ante Andorra.

El equipo taronja sobrevivió y acabó ganando un partido taquicárdico gracias al arréon de defensa y casta inicial y, fundamentalmente, al acierto ofensivo de San Emeterio. A falta de un base líder que hiciera jugar a Valencia Basket en estático, el alero cántabro se disparó hasta los 35 puntos para rescatar al resto del roster, desaparecido en combate. San M se disfrazó de Green, el bombero habitual, más fuera que dentro este mediodía.

Pero todos los días no son domigo. A poco que el rival sepa bajar los porcentajes del californiano, quedan desnudos los problemas en ataque de Valencia. Vives y Van Rossom no son capaces de activar los sistemas trabajados durante la semana. La única forma identificable de anotar procede de la defensa, pero cuando ésta baja en intensidad por la sobrecarga de minutos en una rotación corta, el grupo se cortocircuita y sufre. Sus partidos se convierten en un cara o cruz. Y eso, con todos los respetos para el rival de este mediodía, no es admisible. En Euroliga tiene un pase, pero no en ACB. Hay que buscar soluciones. Siempre que el objetivo sea aspirar a Liga y Copa, claro.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?