Últimas noticias Hemeroteca

El Gobierno de Carmena quiere “poner orden” en las viviendas turísticas

El Ayuntamiento prepara un nuevo marco regulatorio, ante la “inacción de la Comunidad” y dada la proliferación de este tipo de pisos, que generan problemas de convivencia y encarecen los alquileres

El equipo de Gobierno de Ahora Madrid trabaja en “un nuevo marco” de actuación urbanística que permita “poner orden” a las viviendas de uso turístico (VUT). Y junto a ese “nuevo marco regulatorio”, que debería estar en marcha en el primer trimestre de 2018, el Ayuntamiento quiere aplicar un plan de inspecciones en estos inmuebles.

La labor inspectora correspondería a la Agencia de Actividades, sin entrar en las funciones de control que corresponden a la Comunidad de Madrid. Para intervenir en este ámbito también sería necesario modificar el Plan General de Ordenación Urbana (PGOUM) con el fin de poder delimitar las modalidades del uso terciario de los inmuebles como hospedaje.

La revisión normativa que prepara el Consistorio, cambiará “la calificación de la vivienda turística para que si quiere funcionar como tal tenga que solicitar licencia y responder con la misma normativa que un hotel”, explica el concejal de Desarrollo Urbano Sostenible, José Manuel Calvo.

Administraciones enfrentadas

La competencia es de la Comunidad de Madrid, pero “ante su inacción, el Ayuntamiento tiene que tomar medidas y poner límites a esta expansión incontrolada”, añade Calvo. El borrador de decreto del Gobierno de Cifuentes “deja en manos de las comunidades de propietarios la regulación de las viviendas turísticas”. “El Ayuntamiento propuso que la Comunidad nos cediera las competencias en materia de turismo, como hizo la Generalitat con los Ayuntamientos catalanes, y nos dijeron rotundamente que no”, explica el delegado.

Con anterioridad, el Gobierno municipal también había manifestado su intención de alcanzar un acuerdo con las plataformas de alquiler de apartamentos turísticos, como Airbnb o Homeaway, para poder implantar una tasa que permita a la capital obtener ingresos por cada noche de estancia, como ya ocurre en otras ciudades. El Ayuntamiento afirma que ya ha iniciado conversaciones con estas plataformas dentro del marco de sus competencias.

Una regulación más ambiciosa

La Asociación Empresarial Hotelera de Madrid (AEHM) atribuye el crecimiento de las viviendas turística “ilegales” a la falta de planificación de las administraciones, además de denunciar que la “proliferación descontrolada” de esta nueva modalidad de alojamiento puede poner en riesgo el modelo de turismo sostenible que hay en Madrid”.

El presidente de la asociación, Gabriel García, reclama una “respuesta coordinada” de las tres administraciones y elevar la normativa actual a rango de ley “para reducir la posibilidad de su impugnación por la vía administrativa y judicial”.

El sector también denuncia que “además de provocar la expulsión de residentes en los barrios donde hay una mayor concentración de VUT, por la inseguridad que generan y por el incremento del precio de los alquileres, esta masificación turística está afectando al comercio de proximidad, hasta el punto de que muchos propietarios están cerrando sus negocios”.

En menos de un año, según datos del sector, la región ha pasado de 10.000 a 20.000 apartamentos turísticos, solo 4.000 de los cuales están registrados en la Dirección General de Turismo de la Comunidad.

Esta situación es “muy preocupante, pero no por la competencia que pueda suponer para el sector, sino por el caos que genera debido a la falta de normas y el aquí vale todo, que es malos para todos”, concluye el presidente de AEHM.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?