Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 23 de Septiembre de 2019

Otras localidades

30º aniversario del atentado a la Casa Cuartel de la avenida de Cataluña

El ministro del interior, Juan Ignacio Zoido, asistirá a los actos del homenaje en la plaza de la Esperanza. La Guardia Civil ha organizado una exposición que abrirá sus puertas el 11 de diciembre en el Museo Provincial de Zaragoza.

El 11 de diciembre se cumplen 30 años de uno de los atentados de ETA más trágicos en Aragón, el que sufrió la casa cuartel de la Guardia Civil en avenida de Cataluña. Murieron 11 personas, 6 de ellas, niños. Aquel viernes de diciembre, Zaragoza amaneció envuelta en niebla. El frío calaba húmedo y en la Avenida Cataluña, en la casa cuartel de la Guardia civil, apenas estaba amaneciendo. Eran las 6 y 10 de la mañana y Pascual Grasa estaba de guardia cuando se acercó aquel Renault 18 intentando aparcar donde no se podía. Hoy todavía se acuerda.

La explosión de 250 kilos de amonal retumbó en toda la ciudad. Entre los escombros quedaron 88 heridos y 11 fallecidos, seis de ellos niños, dos eran gemelas. Pascual salió corriendo detrás de los dos etarras que dejaron el coche bomba que causó la masacre. Le dio el tiempo justo para alertar a otro vehículo que circulaba detrás. A aquel conductor le salvó la vida, pero para él todo cambió.

Pilar Ballarín perdió a su hermano José Ignacio, de 31 años, que acababa de volver al cuartel tras una guardia nocturna, y a su única hija, Silvia, de 6 años. Su cuñada, cuenta, no ha rehecho su vida. De esto dice, “no te recuperas". Hace solo dos años que ha sentido “despegarse un poco de todo el dolor que le produjo aquella tragedia”.

El funeral por las 11 víctimas se celebró un día después en la Basílica del Pilar. Hipólito Gómez de las Roces era el presidente, y Narcis Serra y José Barrionuevo los responsables de Defensa e Interior, pero lo que se recuerda son las despedidas de las madres a sus hijos.

Al día siguiente, Zaragoza entera se echó a la calle. Y desde entonces cada año se ha recordado en el memorial de la plaza al final de la avenida, sobre la tierra desnuda que dejó el cuartel. La justicia que pedía Ana López, de la Asociación de Victimas, llegó en 1990 cuando la policía desmanteló al comando Argala, responsable de la masacre de Zaragoza. El juicio se celebró en París y sus integrantes siguen en la cárcel, dos de ellos, condenados, por la legislación francesa a cadena perpetua. Pero perpetua es la ausencia de los que se fueron y el dolor que permanece y que tarda en despegarse.

La Guardia Civil ha organizado una exposición que abrirá sus puertas el lunes 11 en el Museo Provincial de Zaragoza en recuerdo a esta tragedia. El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, presidirá los actos del homenaje que se realizarán en la plaza de las Esperanza, antigua ubicación de la casa cuartel.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?