Últimas noticias Hemeroteca

Sábado, 30 de Mayo de 2020

Otras localidades

Shus Terán

‘El lastre de la modernización eólica’

Se me pierde en mi memoria, aquel primer molino implantado en el cerro de Cazalla

Firma Shus Terán, "El lastre de la modernización eólica"

Con la venia Juanma.

Se me pierde en mi memoria, aquel primer molino implantado en el cerro de Cazalla. Fue un 1984 cuando se instaló aquel vetusto molino, que por coincidencia temporal con una conocida serie de dibujos animados, apodaron el Mazinger.

Aquel gigante de hierro nacía por la inquietud de algunos ingenieros antinucleares de buscar energías alternativas. Y a buenas horas que no lo pudieron ubicar en mejor lugar, en un cerro azotado de manera constante por los vientos de Levante y de Poniente, que castigan al municipio tarifeño. Sin saberlo, o quizás sí, asistimos entonces al génesis del desarrollo eólico en el municipio, que cambió y de manera sustancial el paisaje de todo el término municipal.

30 años después, los gigantes de hierro y sus ruidosas aspas decoran buena parte de la campiña y desde entonces hasta nuestros días hemos asistido al desarrollo y modernización eólica.

Como testigos ferrosos de aquel pasado quedan los retorcidos y mohosos esqueletos del parque eólico municipal ‘levantera’, apenas cuatro molinos de vientos que se tienen en pie de puro milagro, pero ya nada fue como antes y la carretera de Tarifa a Algeciras, se encuentra poblada por los antiguos y obsoletos molinos del parque eólico de KW de ‘El Cabrito’.

Noventa molinos que en conjunto mantienen una potencia total de 30 megawatios. Un número de molinos a todas luces desproporcionados en base a los modernos y potentes aerogeneradores de hoy en día. De hecho, los propietarios del parque, la toda poderosa Acciona, está llevando a cabo el desmantelamiento de esos viejos molinos y sustituyéndolos por nuevas máquinas que en un menor número, en concreto solo 13, obtendrán el mismo rendimiento energético.

La medida, ha sido aplaudida y bendecida por la Junta de Andalucía, que no obstante no accedió a los planes iniciales de Acciona de aumentar en muchos megawatios más la potencia a aprovechar. De hecho el proyecto inicial fue denunciado y recurrido ante diferentes estamentos y administraciones por grupos ecologistas.

La cosa quedó en lo siguiente. –Mira vamos a cambiar los 90 molinos por solo 13, y no vamos repotenciar. Hasta ahí todo perfecto. Y hasta la Junta de Andalucía a través la delegada territorial de Innovación señaló que el proyecto que tuvo que ser reformado supondría “una apuesta por la mejora energética y el empleo en una provincia estratégica en el mapa eólico andaluz".

Pues yo no sé si será una apuesta por la mejora energética de la provincia, pero desde luego por el empleo…. Por el empleo seguro que no. Pues no en vano, a Acciona no le ha temblado el pulso para mandar al paro a 11 de los 15 trabajadores a los que la única opción que les plantea es la de mudarse a Navarra. Así, de la noche a la mañana, tos pa Navarra a seguir trabajando para que la multinacional no vaya a perder un solo euro, aunque a la empresa se la resbale el que estos trabajadores tengan raíces familiares y su propia vida hecha en Tarifa, con lo que una movilidad geográfica le ocasionaría daños económicos y afectivos que Acciona no parece tener en cuenta.

La consecuencia, que los 11 trabajadores ven -algunos con más de 50 años truncada su etapa laboral y con unas duras expectativas de trabajo en el horizonte.

Y yo que quiero solidarizarme con ellos y denunciar cómo la empresa con la connivencia de las administraciones, hace lo que les da la real gana y esconden detrás de unos nuevos molinos sus miserias y su total falta de empatía hacia la clase obrera.

Y lo subrayo para que cuando los responsables políticos se hagan la foto y realicen grandilocuentes discursos sobre la prosperidad socio-económica del municipio gracias al desarrollo eólico, y justifiquen los jugosos dineros que en forma de subvenciones y ayudas para la innovación gestionan y de manera verbenera otorgan a estas empresas, recuerden que se les da dinero para que se sacudan como si fuera caspa los puestos de trabajo.

Nuestros gobernantes deberían de exigir, de proteger y blindar los puestos de trabajo cuando se aprueban proyectos como la modernización de ‘El Cabrito’ o por lo menos disimular y aunque sea fingidamente, torcer el gesto cuando se hagan la foto en la inauguración del nuevo parque eólico que echó a la calle a más de media docena de padres de familia.

Felices fiestas a todos.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?