Martes, 09 de Marzo de 2021

Otras localidades

BALANCE DEL AÑO 2017

La sequía, el olivar y los limones reducen la facturación del campo malagueño

El sector arroja 738 millones de euros, 120 millones menos que hace un año. Ganadería y subtropicales mantiene el tipo

Baldomero Bellido y Benjamín Faulí durante la rueda de prensa de este martes en ASAJA Málaga

Baldomero Bellido y Benjamín Faulí durante la rueda de prensa de este martes en ASAJA Málaga / Cadena SER

El resultado final del Balance Agrario de 2017 muestra un ligero descenso de la facturación agraria respecto a 2016, que acabó con cifras de récord. La cifra final de facturación del sector agrario malagueño alcanza en 2017 los 738,81 millones de euros (M€), un descenso del 10,82 % respecto al año anterior, en el que se alcanzaron 828,53 M€, y que fue la mejor campaña agraria que se recuerda en nuestra provincia.

La agricultura, con una cifra de 628,17 M€ desciende su facturación respecto a 2016 un 12,85%. El olivar por su vecería, los efectos de la sequía, y el limón que aunque mantiene buenos precios refleja una gran bajada, han sido los que han arrastrado al descenso la facturación agrícola malagueña aunque el resultado final, en perspectiva, se puede considerar aceptable al venir de un año récord como se ha indicado.

La ganadería ha incrementado ligeramente sus cifras alcanzando una facturación de 110,64 M€, un 2,66% más que en 2016. Resaltando que el porcino incrementa algo su valor, mientras que los demás sectores, sobre todo el caprino (de leche y de carne) siguen en niveles bastante bajos.

El olivar sigue siendo el cultivo mayoritario de la provincia con más de 130.000 ha. La facturación de 2017 ha sido inferior a la de 2016, que tuvo un valor de 250,16 M€ entre aceite y aceituna de mesa, y que supuso un récord histórico. Desde el año 2015 el precio del kg de aceite se sitúa en cifras superiores a los 3 €, aunque entre los años 2008 y 2012 no se llegaron a superar los 1,80 €. Este año 2017, aunque los precios han acompañado, de hecho el precio por kg. en 2017 es superior incluso al de 2016, la facturación ha sido menor como consecuencia de un descenso de la producción de aceite, que ha pasado de unas 72.000 t a unas 47.000 t, un 35% menos. Esto ha llevado a que la facturación de aceite de oliva quede en 152,03 M€ cuando en 2016 alcanzó los 216, 93 M€, casi 69 millones de € menos (-32%). Esta cifra marca en gran medida los resultados del balance. La producción de aceituna de mesa se mueve en cifras similares a las de 2016. De 2015 a 2016 hubo un incremento de precio de un 35% que se sigue manteniendo también en 2017.

Los cultivos tropicales de la provincia han generado una facturación de 145,08 M€, muy similar a la campaña pasada. La campaña de aguacate se ha desarrollado sin problemas y con la velocidad de crucero que ya es característica del sector. La facturación ha alcanzado los 113,62 M€ y 46.000 t, muy similar a la de 2016, que fue de 119,45 M€ y 45.250 t. La campaña de mango, por primera vez en muchos años, ha dejado atrás los dientes de sierra característicos donde se alternaban subidas y bajadas de facturación, provocadas por diversas incidencias meteorológicas que afectaban al normal desarrollo de la floración y por lo tanto del volumen de producto. En 2017 se han alcanzado las 22.000 t de producción a un precio muy similar al de 2016, lográndose una facturación de 26,40 M€. Ésta es la facturación record de este producto, superando la del año pasado.

Los cultivos hortícolas y tubérculos han facturado 186,52 M€ superando en 5,7 M€ la cifra de 2016, se ha mantenido a niveles muy similares a los de 2015.

Por productos sube la facturación de calabacín, pepino, berenjena, tomate, zanahoria, judía verde y alcachofa. Otros productos han bajado en su facturación, entre ellos la lechuga, sandía melón, coliflor, ajo, cebolla y patata. Los cuatro primeros productos hortícolas en importancia por facturación lo suponen el tomate, la judía, el pimiento y la patata, que representan casi un 60% del total de la facturación de hortícolas. El tomate ha alcanzado niveles de facturación que no recordábamos desde el año 2008, sobre todo por los buenos precios del producto. La patata se cultiva en La Axarquía (extra temprana de Málaga), así como en la zona Norte y del Guadalhorce. Al contrario que en otras provincias, la entrada en nuestra provincia de la plaga del Epitrix, sólo se ha dado en las zonas de Torrox y Coín, de una forma muy controlada.

Los cítricos malagueños, concentrados fundamentalmente en el Valle del Guadalhorce, han facturado 65,59 millones, una cifra que, comparada con los 92,76 M€ parece que indica una mala campaña, pero no es así exactamente. La diferencia más clara la marca el limón que en 2016 alcanzó unos precios por kg desconocidos, 0,90 €/kg. Este año 2017 los precios han sido buenos, pero no tanto como la campaña pasada. La situación se comprende viendo los gráficos, seguimos en precios y facturación interesantes. Las naranjas mantienen sus cotizaciones y las clementinas se vieron afectadas por las inundaciones y exceso de humedad de diciembre de 2016, que afectaron a la venta de gran parte de la cosecha que se cayó por las lluvias tal como comentamos.

El almendro, después de seis años de subidas en el precio y con incrementos muy importantes en los últimos dos años, ha visto como en 2017 el precio disminuía, por la recuperación de la producción en California y por determinadas prácticas especulativas. Aunque no podemos catalogar la situación como desastrosa, hay que estar vigilante a la evolución del mercado de la almendra en los próximos años.

La producción y comercialización de la castaña de la Serranía de Ronda ha mantenido una línea estable. Estamos muy atentos a las consecuencias de la implantación de la avispilla del castaño en prácticamente todo el Valle del Genal.

El viñedo en general sigue descendiendo su facturación, sobre todo con un descenso de la uva de pasificación en precio y en producción. El sector del vino mantiene sus niveles habituales.

Por otra parte, los cultivos herbáceos han incrementado ligeramente su facturación, aunque lejos de los niveles óptimos de rentabilidad que necesita el agricultor. Es imprescindible que se mantenga la PAC como garantía para que se mantengan las rentas de los agricultores dedicados a estos cultivos. La sequía y la coyuntura de mercado de precios bajos hacen imprescindible garantizar una PAC fuerte y duradera en el tiempo.

En 2017 la ganadería consigue detener su declive económico con un modesto crecimiento del 2,6%; unos 2,7 M€. Recordamos que el descenso de 2016 respecto del 2015 fue de un 13,49%. El porcino blanco, principal sector ganadero de la provincia incrementa un 10% su facturación respecto a 2016. La leche de cabra repite cifras respecto a 2016, aunque debe tenerse en cuenta que ese año descendió su facturación casi 12 M€. La de carne de chivo que, aunque se mantiene en cifras similares a las de 2016, no deja de ser la cifra récord negativa de facturación, del sector, al igual que sucedió en 2016.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?