Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 11 de Diciembre de 2019

Otras localidades

Los últimos fusilamientos de Franco, en una canción de Luis Eduardo Aute

'Al Alba', el éxito musical del cantaautor español, es una canción protesta que venía a denunciar las últimas ejecuciones de la dictadura franquista

Un jueves más, en 'Hoy por hoy Cartagena', el historiador José Ibarra profundiza y nos cuenta la historia de la letra de uno de los éxitos musicales más importantes de la transición española. 'Al Alba', tema compuesto en 1975 por Luis Eduardo Aute.

José Ibarra, autor de la 'Historia detrás de la canción'. / Radio Cartagena-SER

LUIS EDUARDO AUTE – AL ALBA (ENTRE AMIGOS) por José Ibarra.

Hay canciones que todo el mundo se sabe, que todo español mayor de, no sé, 40 años de edad, ha oído al menos una vez en su vida y que se identifican a la primera escucha. “Al Alba”, de Luis Eduardo Aute, es una de ellas. Una canción compuesta en 1975 y que fue un himno en tiempos de la transición, una canción a la altura del “Mediterráneo” de Joan Manuel Serrat, el otro miembro del tándem perfecto de los cantautores españoles de izquierdas de los años setenta.

Y aunque aparentemente, ese “quiero que no me abandones, amor mío, al alba”, parece que nos habla de amor, en realidad esta canción nos está hablando de un acontecimiento mucho más trágico, en un momento crítico de la Historia contemporánea de España. El amor es la trampa que se le ponía a la censura para poder colarle otro mensaje que había que saber leer entre líneas, y es que “Al alba” es una canción protesta que venía a denunciar las últimas ejecuciones de la dictadura franquista. Franco murió matando, porque solo dos meses antes de morirse él mandó fusilar a cinco opositores, a pesar de las protestas de los gobiernos de Europa, de su propio hermano Nicolás Franco y hasta del mismo papa Pablo VI. Estas cinco ejecuciones tuvieron lugar el día 27 de septiembre de 1975 en Burgos y Madrid y este crimen fue el hecho que inspiró a Luis Eduardo Aute para escribir los versos de esta canción eterna.

Fotos cortesía José Ibarra

La belleza y la melancolía del estribillo, suavizada por ese “amor mío, al alba”, contrastan con la dureza y la crudeza de otras imágenes que se deslizan en el poema: maldito baile de muertos, vendrá la noche más larga, los hijos que no tuvimos, miles de buitres callados. Tener que esquivar a la censura obligaba a estas florituras metafóricas para poder deslizar una protesta que no podía ser abiertamente expresada. Y por ello es una canción no sobre el amor, sino sobre la muerte, contra el asesinato, contra la pena de muerte, contra la dictadura.

Fotos cortesía José Ibarra

Es una canción de despedida de una pareja, en la que la viuda que habla despide al cónyuge que va a ser irremediablemente ejecutado contra un paredón con esa pólvora de la mañana justo antes de la noche más larga, y también es una canción de despedida de cuarenta años de franquismo, porque el dictador moriría el 20 de noviembre del 75, tan solo dos meses más tarde de aquellos asesinatos y de la escritura de esta canción, lo que se expresa claramente en el verso “el día que se avecina, viene con hambre atrasada”.

La primera versión famosa de “Al alba” fue interpretada sin embargo por Rosa León, quien le dio esa voz femenina de la viuda que clama “quiero que no me abandones, amor mío, al alba” y apareció ya en los últimos meses de 1975. El propio Luis Eduardo Aute no la grabaría él mismo hasta 1978, cuando apareció en su álbum “Albanta”. Desde entonces es un tema clásico, que no falta en sus recitales, que se ha convertido en un himno para varias generaciones y en todo un icono de la canción protesta española. Hoy, en “La Historia detrás de la canción”, los fusilamientos del franquismo narrados por Luis Eduardo Aute en “Al alba”

Fotos cortesía José Ibarra

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?