Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 16 de Septiembre de 2019

Otras localidades

La A-5 será una vía urbana entre Campamento, Aluche y Batán

Primeros pasos del Ayuntamiento para reducir el límite de velocidad a 50 km/h, con menos carriles para la circulación de coches con baja ocupación y pasos peatonales en superficie

"Autopista no, vía urbana sí" /

Menos contaminación acústica y atmosférica, ademas de reducir el efecto barrera de la autovía A-5. El Ayuntamiento de Madrid prepara ya las primeras actuaciones para transformar en calle un tramo de 11 kilómetros entre Cuatro Vientos y Batán. Muchas de las viviendas se hallan a escasos dos o tres metros de esta autovía, por cuyo tramo urbano se mueven diariamente 125.000 vehículos.

La propia alcaldesa, Manuela Carmena, va a presentar este martes la batería de medidas, que se van a ejecutar durante 2018 y 2019, previas al proyecto de intervención integral en la A-5, junto a los concejales José Manuel Calvo (Desarrollo Urbano Sostenible), Inés Sabanés (Medio Ambiente y Movilidad) y Carlos Sánchez Mato (Distrito de Latina). El acto tendrá lugar en el Centro Sociocultural El Greco.

El proyecto definitivo en el que se está trabajando convertirá este tramo, según fuentes municipales, “en una calle con aceras, árboles, carriles bus, carriles bici, pasos peatonales en superficie y menos carriles de circulación de coches con baja ocupación”.

La decisión del Gobierno municipal de convertir la A-5 en una vía urbana es una vieja reivindicación vecinal, reclamada también por el grupo municipal socialista, que en varios ocasiones ha reclamado la puesta en marcha del proyecto, tal y como aprobó también el Pleno municipal. La medida también está incluida en el Plan A de Calidad del Aire de Madrid.

Objetivos principales

Como actuaciones que se anticipan a la transformación integral, se concretan un conjunto de medidas que se implantarán en la A-5 durante 2018 y con las que se pretende ir transformando el carácter de la vía y reduciendo el impacto del tráfico, y que se realizarán en sintonía con el proyecto integral.

Entre las medidas se encuentra la construcción de una nueva conexión directa desde la Avenida de los Poblados a la A-5 sentido entrada. En sentido entrada, “la gestión y calmado del tráfico” se plantea mediante la instalación de semáforos en la nueva conexión desde la Avenida de los Poblados y otro semáforo a la altura del acceso de la carretera de Boadilla del Monte. Estos semáforos permitirán además establecer dos carriles de acceso directo de los vehículos a los carriles de circulación, sin tener que utilizar el carril bus como carril de aceleración.

Radar de tramo

También se reduce el límite de velocidad a 50 km/h en todo el tramo, tanto de entrada como de salida de la ciudad. Además, "para asegurar su efectividad", en sentido salida se instalará un radar de tramo entre los puntos kilométricos 4,000 y 5,750. Uno de los carriles se dedicará a carril bus, “con el fin de mejorar la velocidad comercial del transporte público y favorecer su uso”.

También se permitirá un giro a la izquierda desde la Avenida de los Poblados hacia la nueva conexión con la A-5 mediante cruce semaforizado, de manera que se descarga la glorieta partida con calle Meliloto y Tembleque.

Pasos de peatones

La mejora de accesibilidad y permeabilidad peatonal a los barrios circundantes mediante creación de nuevos pasos de peatones, se llevará a cabo en una fase posterior. Con las acciones de 2018 se va preparando la infraestructura para poder instalar el primer paso peatonal a la altura de la calle Padre Piquer: se actúa en el espacio público de la avenida del padre Piquer y su entorno, reordenándose los sentidos de circulación y mejorando los espacios estanciales.

Esta medida favorecerá la utilización de la nueva conexión de la Avenida de los Poblados disminuyendo los tráficos de paso por la zona y mejorando el acceso al área comercial. También se actúa sobre la calle Carabias y su entorno creando una nueva zona estancial, mejorando las paradas de autobús y el paso de peatones existente.

50 km por hora

Todas las actuaciones están encaminadas, según informa el Ayuntamiento, a mejorar la seguridad vial mediante incorporaciones semaforizadas y carril auxiliar; a mejorar la velocidad de los usuarios de transporte público mediante la implantación de un carril Bus; y dar a la vía un carácter más urbano con un límite de velocidad de 50 km/hora.

En la actualidad, la velocidad de este tramo de la vía está limitada a 70 kilómetros por hora. Las actuaciones evitarán posibles afecciones en la salida del túnel de la M-30 y permiten gestionar los tráficos de entrada, con lo que se mejorará el acceso al intercambiador de Príncipe Pío.

Calendario 2018-2019

Durante lo que queda de año se realizará la conexión con la avenida de los Poblados, el área estancial en la calle Carabias y la mejora de la capacidad de acceso desde la carretera de Boadilla, sin perjudicar al carril bus y duplicando carriles en la embocadura de la carretera de Boadilla. También se reducirá el límite de velocidad en sentido entrada a 50 km/h, se instalarán semáforos en la avenida de los Poblados y en la carretera de Boadilla y el radar de tramo en sentido salida. Se completará la redacción del proyecto integral de transformación de la A-5 de autovía a vía urbana.

En 2019 se iniciarán los trabajos para la creación del carril para vehículos de alta ocupación (VAO) que posibilite la construcción de los primeros pasos peatonales en superficie con la menor afección a los túneles de la M-30, y se construirá el primer paso de peatones a la altura de la calle Padre Piquer.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?