Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 20 de Septiembre de 2019

Otras localidades

"Ví que me comían y los nervios me traicionaron"

Maximo Gómez, el ganadero que ayudó al matrimonio que sufrió un ataque masivo de abejas, explica que intentó ayudar a la mujer para que entrara en su coche pero no pudo

Maximo Gómez, el ganadero de San Bartolomé de Pinares que el pasado sábado auxilió a una pareja de octogenarios que había sufrido el ataque de un enjambre de abejas, aún está conmocionado.

"Era increíble lo que había ahí, increíble, había miles de abejas", recuerda. Iba en su coche por un camino cuando vió al hombre que con la cabeza rodeada de abejas corría hacia un coche aparcado cerca. Después vió a la mujer, tendida en el suelo. Emocionado explica que intentó ayudarla pero no pudo hacer otra cosa que arrojar una chaqueta para tratar de alejar a las abejas. Después fue a buscar una zona con cobertura telefónica para pedir ayuda.

Mientras avisaba a los Servicios de Emergencia el matrimonio de octogenarios tuvo la suficiente presencia de ánimo como para refugiarse en el coche que había dejado allí cerca y conducir hasta la zona en la que estaba Máximo Gómez. Juntos esperaron a las ambulancias.

"La señora decía que se mareaba y yo la decía, señora aguante usted que ya va a llegar la ambulancia",  recuerda aún conmocionado, "el hombre no decía nada". El hijo de la pareja se ha puesto en contacto con él para decirle que a su padre le gustaría verle para darle las gracias. 

A partir de 200 picaduras simultáneas hay riesgo de muerte

Si un adulto es picado de forma simultánea por 200 abejas o avispas puede morir como consecuencia de un fallo multiorgánico provocado por la entrada masiva de veneno en su sistema.

Teresa Alfaya, presidenta del Comité de Alergias a Himenópteros de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología clínica, explica que "el veneno tiene sustancias tóxicas para el sistema nervioso y vasoactivas que pueden producir dilatación de los vasos sanguíneos".

Puede haber hipotensión, vasodilatación, daños en los órganos especialmente en el riñón, del sistema nervioso central, de la coagulación y todo eso puede llevar a un fallo multiorgánico, según Teresa Alfaya, que dice que hay que "hay que hacer un soporte vital avanzado" a la víctima del ataque.

En esa situación tan crítica, en la Unidad de Cuidado Intensivo del Hospital de Ávila se encuentra, desde el pasado sábado, la mujer que recibió 2.000 picaduras de abeja cuando paseaba con su marido por una zona situada como a unos 600 metros de un colmenar. Su marido sufrió unas 300 picaduras y también está ingresado pero no en la UCI.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?