Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 19 de Agosto de 2019

Otras localidades

Líderes internacionales confirman la persecución de la Comunidad Musulmana Ahmadía

¿Fue la I Gurra Mundial una profecía del fundador muslmán ahmadí?

Steeven Lees, Canadá, en Jalsa Salana 2018 /

Nueva jornada de Jalsa Salana en Londres con la intervención de líderes internacionales de los cinco continentes. El denominador común en cada una de las intervenciones, el reconocimiento de la persecución de la Comunidad Ahmadía.

Ausencia de la primera ministra británica, Theresa May, que sí participó en el Jalsa Salana de la Comunidad Musulmana Ahmadía en su edición de 2017. Una intervención en la que entonces tuvo palabras de agradecimiento por “participar y hacer de este país un lugar multicultural”. En su lugar, se escucharon voces desde el partido conservador británico que se dirigió a la Comunidad Ahmadía para decir que “sois bienvenidos en todo el país”. Un detalle a tener en cuenta es el tratamiento al V Jalifa de la Comunidad Ahmadía a quienes muchos de los dirigentes internacionales se dirigieron como Su Santidad, el mismo tratamiento que se da al Papa de la Iglesia Católica.

Desde Tailandia, el alcalde de Kingstong, alabó la organización de un evento de las dimensiones de Jalsa Salana y expresó su deseo de que “las religiones deben respetarse” en “un mundo afectado por los conflictos” en referencia a la persecución que los ahmadíes sufren en algunos países. Un apoyo que llegó de todos los intervinientes como Steven Lees, miembro del Parlamento de Provisional de Canadá que mostró su disposición a “combatir la persecución a la que os enfrentáis”, dijo. Fue uno de mucho de entre los que se hicieron eco del lema de los ahmadíes ‘Amor para todos, odio para nadie’, como un lema a seguir para una convivencia entre las culturas.

Tribus amerindias, asesores de la Organización de las Naciones Unidas, reinos de Uganda o el ministro de Comunicaciones de Gambia tuvieron palabras de apoyo para los musulmanes ahmadíes.

Este último se refirió al Islam como “la religión que más está creciendo en el mundo” y pidió “no caer en los extremismos” en referencia a los radicales islámicos. Abogó por la libertad de credo aludiendo los matrimonios interreligiosos como ejemplo de libre elección y convivencia. Tuvo palabras de agradecimiento para la Comunidad Ahmadía por “su contribución al desarrollo de Gambia” en sectores como la Agricultura o las Telecomunicaciones.

Por su parte, el profesor Shahid, representante de la Organización de las Naciones Unidas para las creencias y la fe, premio en 2015 por la defensa de los Derechos Humanos en Irán, puso de manifiesto la existencia de informes como representante de la ONU que confirman la represión, persecución y asesinato de los musulmanes ahmadíes.

Conferencias y exposiciones:
¿Fue la I Guerra Mundial una profecía Ahmadí?

Entre las charlas programadas en la última jornada de Jalsa Slana en Londres, un repaso por la Primera Guerra Mundial como uno de los acontecimientos más determinantes de la historia reciente y el vínculo con la Comundad Musulmana Ahmadía. A cargo de Bilal Ahmed Tahir, historiador y miembro ahmadí.

El punto de partida está la consideración por parte de la Comundiad de que se trató de un hecho anunciado por el fundador de la rama Ahmadía de los musulmanes, Hazrat Mirza Ghulam (1835-1908). Tres años antes de su muerte advirtió de una catástrofe mundial que tendría lugar durante los siguientes dieciséis años. La Comunidad Ahmadía ha visto en la I Guerra Mundial este acontecimiento anunciado. Entre algunas de las profecías dijo que “el cielo atacará con espadas caídas desde lo alto” en referencia a la primera aparición de la aviación como elemento bélico.

Tras un repaso histórico por los acontecimientos que se sucedieron en los inicios del conflicto, Bilal Ahmed Tahir plantea un punto de inflexión y vínculo con la Comunidad Ahmadía, la entrada en el conflicto del Imperio Austrohúngaro y lo que motivó su alianza con Alemania. Da por sentado que en ningún caso se obtendría un beneficio militar y lo sitúa como salida a la situación de los musulmanes, una inmensa mayoría en la India ocupada frente a otras etnias, tal y como sucedía en otras colonias del norte de África o lugares como Pakistán. El Imperio Autrohúngaro (hoy Turquía) era entonces un Califato y la determinación de declarar una Yihad (Guerra Santa),convirtiéndolo así de un conflicto político en conflicto religioso llevó a la participación del mundo musulmán con el fin de ganar la guerra del lado de Alemania y recuperar los territorios ocupados. “De este modo utilizaron la religión para sus propios propósitos”, apunta Bilal Ahmed Tahir que considera este un punto de no retorno en el conflicto internacional.

Pero ¿qué concepto tiene de Yihad la Comunidad Ahmadía? ¿Qué posición adoptaron con la alianza del Imperio Austrohúngaro y Alemania en el conflicto? La respuesta es clara, no estuvieron de acuerdo. Así se declaró entre la audiencia de la conferencia que respondió a la cuestión de Tahir. La interpretación que los ahmadíes hacen de la Yihad o Guerra Santa, se basa en tres conceptos: es la lucha contra uno mismo, el reto de difundir la fe y, sólo si fuera necesario, una lucha física para la auto defensa en el caso de ser atacados. Estas tres consideraciones son el razonamiento de la Comunidad Ahmadía para rechazar que aquella fuera una verdadera Guerra Santa, sino una decisión política disfrazada de argumentos religiosos.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?