Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 27 de Mayo de 2020

Otras localidades

Música

Los 90, una década de buena música

Seguimos repasando algunos de los éxitos que nos acompañaron entonces y que nos descubrieron (o redescubrieron) a grandes grupos

Luz Casal se convirtió en leyenda viva de la música en español gracias a sus discos de los 90

Luz Casal se convirtió en leyenda viva de la música en español gracias a sus discos de los 90 / Warner Music Spain

Los años 90 fueron un buen tiempo para los himnos de la música en español. Y uno de ellos fue este ‘No estamos locos’ de los Ketama, el grupo de la familia Carmona que en realidad llevaba diez años de carrera pero que no fue hasta su disco ‘De akí a Ketama’ cuando dieron el campanazo nacional y su fusión de flamenco-pop alcanzó las más altas cotas. Vamos a seguir viajando por esta década con otro exponente del flamenco que electrificó las seis cuerdas y lo mezcló con el rock o el reggae: Raimundo Amador.

Si Raimundo hubiera nacido en otro país, sería uno de esos ‘Guitar Hero’. No es para menos si hablamos de alguien que aportó sus acordes y sus falsetas a ‘La leyenda del tiempo’, el revolucionario disco de Camarón, que mezcló blues y flamenco de manera sorprendente junto a su hermano en el grupo Pata Negra y que en los 90 seguía con su trayectoria con este tema para la posteridad, ‘Ay qué gustito pa’ mis orejas’, canción canalla y divertida de 1998 con parte de la letra escrita por Pablo Carbonell. Otros que garantizaban buen rollo en los conciertos eran los eternamente jóvenes Modestia Aparte.

No me digan que Fernando López, el cantante de los Modestia, no tiene casi la misma cara y la misma voz que hace casi treinta años. Y todavía siguen cantándole a la amistad con este gran tema, ‘Dos amigos’, que publicaban en 1991. Otro que hablaba de las relaciones de amistad era, nueve años después, Tontxu, con su conocidísimo ‘Somos de colores’.

El bilbaíno publicaba este ‘hit’ en 2000 y lo recuperaba un año después en un concierto ‘Básico’ de Los 40 Principales. Lo cierto es que aquel fue el pico de su carrera, pero le permitió ser conocido y seguir publicando buenos trabajos con posterioridad. Quien sin embargo es imposible que pase de moda es una artista que en los 90 ya tenía una gruesa experiencia pero que en esta década acogió un estilo más pausado e íntimo: la deliciosa Luz Casal.

Imposible no emocionarse con cada nota, cada palabra, cada giro que hace Luz Casal, que en los 70 hizo coros a Juan Pardo o los Leño, en los primeros 80 fue una rockera pionera y después se centró en temas más lentos para convertirse en una de las grandes voces de la música española. ‘Entre mis recuerdos’ es buen ejemplo de ese cambio de estilo, un tema publicado en 1995 tras su gran éxito en la banda sonora de ‘Tacones lejanos’ de Almodóvar. Historia de los años 90 que también escribió Fangoria, otro clásico de nuestro cancionero.

También la mutación de Alaska y Nacho Canut ha sido intensa, desde el punk de Pegamoides y el pop descarado de Dinarama hasta la electrónica que con Fangoria alcanzaron. Eso sí, en los 90, con la refundación del grupo, nadie les hizo caso y, aunque siguieron trabajando, quedaron en la sombra más absoluta. Hasta que con el segundo LP de Fangoria, ‘Una temporada en el infierno’, publicado en 1999, daban con la tecla que les devolvería a lo más alto con temas como‘Electricistas’. Y desde entonces casi cada single es venerado por crítica y público. Por aquel entonces asistíamos al alumbramiento de otro grupo que ha marcado el pop del nuevo milenio.

La oreja de van Gogh publicaba en 1998 su primer disco, ‘Dile al sol’, con un primer single,‘El 28’, que encandiló a gran parte del público gracias al sello de independientes con el que se presentaban y a su pop fácilmente digerible por cualquier estómago musical. La voz de Amaia Montero, que diez años después iniciaba viaje en solitario, era un soplo de aire fresco a las puertas del nuevo siglo. Aquellos jóvenes donostiarras eran el futuro del pop español, pero en los 90 asistimos a la consagración de otras estrellas como Rosario, la menor de la dinastía de los Flores.

Dotada de esa fuerza sobrehumana sobre el escenario que solo da la sangre de Lola Flores y Antonio ‘el Pescaílla’, Rosario publicó en 1992 su primer disco con temas tan reconocibles como ‘Mi gato’, que en seguida se convirtió en un himno en España. Después ha tenido una sostenida carrera ahora espoleada por su participación como jurado en el programa televisivo ‘La voz’, gracias al que seguimos disfrutando de su experiencia musical. Pero como siempre se nos está haciendo tarde y es momento de despedirse. Lo vamos a hacer con Manolo Tena, otro estandarte de los 90 que lamentablemente nos dejaba hace dos años pero que también nos legaba los inicios del rock urbano en España con los grupos Cucharada y Alarma!!!, además de bonitas letras de pop rock en su etapa en solitario y enormes hits como este ‘Sangre española’.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?