Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 12 de Noviembre de 2019

Otras localidades

"En un pueblo, o te unes, o te comen"

  • Las denuncias de acoso por orientación sexual apenas llegan al 20% de los casos reales. Eso en las grandes ciudades, en los pueblos se queda en algo testimonial
  • Mientas no se forme a jueces, fiscales y abogados, como se está haciendo con los casos de violencia de género, seguirá pasando, según COGAM

"En un pueblo, o te unes, o te comen" /

Rena tiene 21 años, vive en El Álamo un pueblo de 9.000 habitantes en el sur de la Comunidad de Madrid, a 60 kilómetros de la capital. Hace 8 meses que inició el tratamiento hormonal para cambiar de sexo. Ella es Rena, aunque en su DNI le acompañe Rubén.

Su realidad, cuenta, es la misma que viven otros muchos. La de quienes como ella, han sufrido el acoso desde que recuerdan. Las risas, los empujones o las miradas, esas miradas, de compañeros de colegio en su día, del instituto después, y con los que aunque han pasado los años, se sigue encontrando cuando va a comprar el pan, o dobla la esquina.

"Cuando vengo a Madrid, no tengo problema, porque aquí la gente es como es". "Tú me has visto y no dirías que yo..." Pero no termina la frase. "Siempre me presento como Rena. Si puedo evitarlo, prefiero que no sepan mi nombre real".

En un pueblo, todo es mucho más complicado. "Cuando empiezas a ir con tu ropa, con un estilo distinto, la gente no se lo toman bien. Si antes me insultaban, ahora más". Recuerda el día que se puso su primer vestido y como un grupo de chicos la seguía en un coches mientras la grababan con el móvil. "O te unes, o te comen, esto es así".

Por eso, apenas sale de casa, donde vive con sus padres y su hermano. Su objetivo, trabajar y vivir en Madrid. "En Madrid, aunque alguien te insulte, es posible que nunca le vuelvas a ver, pero allí, en el pueblo no, porque seguro que te lo vuelves a encontrar"

Las denuncias por acoso en las que detrás está la orientación sexual, apenas llegan al 20% de los casos reales. Eso en las grandes ciudades porque en los pueblos se queda en algo testimonial, según denuncia COGAM, el Colectivo de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales de Madrid.

Pero su presidenta Carmen García de Merlo, alerta de que aunque una gran ciudad como Madrid sirve a unos para ganar el anonimato, otros, tienen que cambiar de barrio, del que ha sido su barrio toda la vida, por el mismo motivo, porque "son como si fuera un pueblo".

Detrás de todo "el desconocimiento que lleva al acoso y al odio". "Cuando algo no se conoce o se tiene miedo o se rechaza". Como abogada se lamenta de lo difícil que resulta poder probar en muchos casos los delitos de odio, que se quedan en faltas o lesiones"

"Mientras a los jueces, fiscales y abogados no se les forme, como en el caso de la violencia de género, seguirá pasando"

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?