Últimas noticias Hemeroteca

Jueves, 14 de Noviembre de 2019

Otras localidades

Un himno feminista de los años sesenta con Lesley Gore

En 1963, una joven de 17 años le decía a América que ella era una mujer libre que no pertenecía a nadie

Corrían los dichosos años sesenta en Estados Unidos. Un tiempo de bienestar y sonrisas en una sociedad satisfecha que algunas mujeres empezaban a cuestionar dado que ellas no eran, ni mucho menos, tan felices. Y hoy en 'LA HISTORIA DETRÁS DE LA CANCIÓN', traemos un tema pop de una jovencísima Lesley Gore de 17 años que se plantaba con valentía delante de su novio no para decirle el consabido “I love you”, sino para decirle “You don’t own me”: nada menos que “tú no eres mi dueño”.

Dos minutos y pico de canción hicieron más por la libertad de la mujer americana, y por ende, de la mundial, que sesudos tratados de las feministas más intelectuales. Con aquella inocencia de violines, coros y orquestaciones dulzonas del pop de los sesenta anterior al guitarreo de los Beatles, esta cría de 17 años que compaginaba los deberes del instituto y la grabación de canciones en la industria musical se empoderaba y le lanzaba un mensaje claro a los tíos y a las tías. A su novio le decía que ella no era uno de sus muchos juguetes, que no se le puede prohibir salir con otros chicos. No me digas lo que tengo que hacer, no me digas lo que tengo que decir. Y cuando salga contigo, no me exhibas, porque no te pertenezco. No intentes cambiarme en absoluto. Yo no te digo lo que tienes que decir, yo no te digo lo que tienes que hacer. Tú no eres mi dueño. Yo no te pertenezco.

Y a su novio, a las otras chicas y al mundo entero les decía: Soy joven, amo ser joven, soy libre y amo ser libre para vivir mi vida como me dé la gana, hacer y decir todo lo que a mí me guste. Total, nada. Y todo dicho y cantado con el mismo estilo de pop luminoso de otras canciones románticas de los años sesenta que trataban temas más ñoños. Escucha uno la canción y le puede parecer una cursilada de música; lee uno la letra y dices: madre mía, aquí hay mucho, mucho más que una ingenua cancioncica de amor de aquella época poco rebelde e inocente.

Fotos cortesía José Ibarra

Curiosamente, la canción había sido escrita por dos hombres, John Madara y David White, quienes junto al olfato del célebre productor Quincy Jones supieron entender el viento del cambio y adelantarse unos años al movimiento de liberación de la mujer norteamericana que brotaría con más fuerza en la década siguiente, la de los setenta. La joven intérprete, por otro lado, se licenció en Literatura Inglesa y Norteamericana, se convirtió en activista del feminismo y vivió con su pareja lesbiana hasta su muerte en 2015.

Y nosotros la traemos a 'LA HISTORIA DETRÁS DE LA CANCIÓN' precisamente hoy, domingo 25 de noviembre, y con ella celebramos este día contra la violencia de género. Una canción versionada algunas veces por otras artistas pero que hoy viene en su versión original. La de Lesley Gore en 1963, ese himno a la libertad de las mujeres llamado “You don’t own me”

José Ibarra.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?