Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 23 de Septiembre de 2019

Otras localidades

¿Y por qué no un Balaídos libre de humo?

El Camp Nou fue precursor en 2012 y Euskadi aplica la prohibición por ley desde 2016

Imagen de una cajetilla de tabaco / ()

¿Veremos dentro de poco un Balaídos libre de humo? ¿El tabaco tiene que seguir siendo un compañero de butaca en un estadio de fútbol? ¿Por qué Galicia no se ha puesto todavía las pilas como si lo hizo el País Vasco prohibiendo por ley el tabaco en los estadios?

Todo este debate que abrimos en Hoy por Hoy Vigo partió de un mensaje que un oyente nos dejó en el contestador. Una queja de un padre que representa a mucha gente que no soporta el humo en los estadios de fútbol. Este oyente va a Balaídos con sus hijos y denuncia que “se tienen que comer el humo de tabaco y de los puros de los vecinos de grada”. Situación incómoda y nada saludable cuando estamos hablando de niños.

A raíz de este mensaje, fueron otros los abonados del Celta que se pusieron en contacto con nosotros para apoyar esta iniciativa. Incluso nos remitieron sus mensajes al club a través de “escoitamos@rccelta.es” con peticiones para que Balaídos fuese un estadio libre de humo. La primera respuesta del club a una de estas oyentes fue “lamentamos que, en la actualidad, fumar en los recintos deportivos al aire libre está amparado por la ley vigente”. Algo que es correcto pero que tiene un gran abanico de matices. A la segunda interpelación de la abonada pidiendo que el Celta se sumase a otros clubes que ya han aplicado esta medida, el Celta le responde que tomarán nota de su petición. Una decisión que no sería novedosa en el fútbol español y que podría hacerse por varias vías: decisión propia, ley autonómica, decisión de la competición o decisión municipal caso de ser dueña del estadio.

Decíamos que, al margen de la ley vigente, el Barcelona ya aplicó en 2012 la prohibición de fumar en el Camp Nou en una decisión pionera en España. Esta extraordinaria medida sirvió para que otros clubes diesen el paso. Es el caso del Málaga que fue el segundo en anunciar que La Rosaleda sería un estadio libre de humos. La próxima temporada lo comenzará a aplicar el Valencia que prohibirá el tabaco en Mestalla.

Por ley sería la más directa y es la que se aplicó en 2016 en Euskadi a través de la Ley Vasca de Atención Integral de Adicciones y Drogodependencias. Una ley en la que se recoge, entre otras muchísimas cosas, la prohibición de fumar en recintos deportivos tales como estadios de fútbol o pabellones de pelota vasca. Una ley que se aplicó sin ningún tipo de problema en San Mamés, Ipurúa, Anoeta y Mendizorroza ya la que ya se han acostumbrado los vascos. Las multas por saltarse la citada ley pueden alcanzar los 600 euros caso de fumar en un estadio. Una ley que cuenta además con una particularidad muy novedosa en España y que ya también se aplica en Portugal desde hace tiempo: la prohibición se extiende al cigarro electrónico o vapeo. También está prohibido y equiparado al tabaco.

La medida de prohibición también puede llegar por decisión de la propia competición como por ejemplo la FIFA que ya aplicó de manera experimental en los Mundiales de Sudáfrica y Brasil la prohibición. Medida que la llevó a rajatabla, menos para Maradona, en Rusia 2018 que fue el primer Mundial libre de humos. La UEFA también lo aplicó en algunas finales de Champions League y de Europa League para, poco a poco, empezar a adaptarse a las exigencias que la Unión Europea quiere aplicar en los estadios y recintos deportivos. Puede ser como, por ejemplo se hizo en Inglaterra, la propia competición la que determine o eleve al gobierno británico la propuesta para elaborar una ley que vete el consumo de tabaco. Desde 2007 en Gran Bretaña no se puede fumar en los estadios y para cerrar cualquier debate sobre si es un recinto al aire libre, se incluyó en la ley la calificación de grada con cubierta como espacio cubierto. Nuestro compañero Jesús López, periodista vigués con notable experiencia en la Premier, relata la naturalidad con la que se asume esa prohibición y deja claro que no existe debate alguno al respecto.

La otra opción viene dada por la titularidad de la infraestructura. En muchísimos casos el estadio es municipal con lo que el propio ayuntamiento podría incluir en el convenio de uso de esas instalaciones deportivas la prohibición de fumar. Es lo que quiere el Alondras, uno de los pocos clubes de fútbol gallegos que ha dado el paso. Por ahora es una recomendación para no fumar en su Campo de O Morrazo. Una recomendación por insistencia, pidiéndolo de buenas maneras que el Alondras decidió empezar a aplicar esta misma temporada. Asegura su presidente, Luis Guimeráns, que ahora trabajan con el Concello de Cangas para poder aplicar una ordenanza municipal que tendría que ser aprobada para que O Morrazo sea un estadio libre de humos.

La Sociedad Española de Familia y Comunitaria realizó una encuesta en la que el 64,1% de los españoles, tanto fumadores como no fumadores, están a favor de prohibir fumar en lugares públicos al aire libre como, por ejemplo, estadios deportivos. Desde la Asociación Española de Lucha contra el Cáncer de Vigo, se ponen como ejemplo Inglaterra, Estados Unidos u otros países que nos sacan mucha ventaja a la hora de que no se pueda fumar en recintos deportivos en los que hay miles de niños. Ángeles Pazos recuerda que el tabaco es letal y que los fumadores pasivos existen; también sostiene que todos nos hemos habituado a las medidas restrictivas para los fumadores y que ahora no se echa de menos el tabaco en bares, trabajos, autobuses, etcétera.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?