Últimas noticias Hemeroteca

14 niños dejan el comedor escolar en Toral de los Vados después de ver "gusanos"

La concejala de Educación cree que los niños dicen la verdad aunque la Junta se agarra a un "informe visual" para negar que lo que habían sacado del plato era una larva

Imagen de un comedor escolar /

Los padres que utilizan la línea escolar desde La Barosa y Pradela para llevar a sus niños al colegio de Toral de los Vados han decidido retirarlos del comedor escolar como repulsa a la "pasividad" con la que la Junta y la empresa Comedores Colectivos de Celis se han tomado la denuncia de los pequeños que aseguran haber visto gusanos en las patatas a la riojana del menú que se sirvió el pasado 17 de diciembre. Desde entonces, la concejala de educación de Toral, Isabel Potes, ha intentado hablar con los responsables de la delegación provincial sin éxito "porque cuando no está uno está otro de vacaciones".

Mientras, los padres han tomado la decisión de ir al colegio a mediodía y llevarse a sus hijos en coches particulares de vuelta a casa, sin que se queden al comedor. "Son los 14 niños que realizan la ruta escolar y que aseguraron en diciembre haber visto los gusanos en la comida. Todos corroboraron lo que había dicho una pequeña de 13 años que incluso sacó el gusano del plato y lo partió para comprobarlo". Una vez que se lo dijo a las monitoras, continúa relatando la concejala, éstas negaron que fuese un gusano y dijeron que era algo del chorizo o de la verdura. Eso sí, les retiraron el planto a dos, sin darles otro, y al resto se lo hicieron comer.

Así describe Isabel Potes lo que le narraron los alumnos y que ha encendido el ambiente de protesta entre los padres "porque no es la primera vez que los niños advierten de comida en mal estado".

Es más, a Potes tampoco le convence que el único análisis que se haya hecho del plato responda a una "inspección visual", lo que permite a la administración creerse lo que dice la empresa que sirve la línea fría en el colegio público.

Potes espera que desde la Junta se obligue a la concesionaria a eliminar esa línea fría y a cocinar los productos en las instalaciones que tiene el colegio y que son aptas para ello. "Eso nos permitiría cubrir las expectativas de los padres y de mantener un servicio que se puede ofrecer correctamente", apunta Potes.

De Celis consiguió la adjudicación de uno de los dos lotes del servicio en los que se ha dividido en León. El segundo lote correspondió a Serunión y el grupo Lince Asprona.

Precisamente Serunión fue acusada ya en 2014  de servir gusanos en la sopa en varios colegios de la comunidad autónoma y lo ocurrido ahora evoca a lo sucedido en el centro público Antonio Valbuena, de León.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?