Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 15 de Septiembre de 2019

Otras localidades

Valencia aprueba la nueva ordenanza de movilidad en un pleno de alta tensión

El pleno municipal ha aprobado, con los votos a favor del gobierno y en contra de la oposición, la normativa que ahora pasará a la fase de exposición pública

Bicis, patinetes, coches y motos comparten espacio en Valencia /

El pleno del Ayuntamiento de Valencia ha aprobado, con los votos a favor del gobierno y en contra de la oposición, la nueva ordenanza de movilidad que ahora pasará a la fase de exposición pública.

Para el concejal de Ciudadanos, Narciso Estellés, es la guinda del pastel del caos en el que ha sometido el edil Giuseppe Grezzi a la ciudad. Según Estellés, llega tarde y mal, avala los semáforos inventados, no señaliza las calles de 30 kilómetros por hora, no define los pasos de peatones y permite que se pueda ir en dos direcciones en calles de un solo sentido o en paralelo en carril bici y calzada. Una medida que, según el concejal de la formación naranja, la Policía Local desaconsejaba. Además, no se ha aceptado la enmienda de Ciudadanos y PP para que se pueda aparcar en el carril bus.

Algo que también critica el concejal popular, Alberto Mendoza, que asegura que es una ordenanza fruto de la vergüenza del pasado verano en el que "hicimos el ridículo" porque la ciudad utilizó a la Policía Local para retirar los patinetes de una empresa privada (en referencia a Lime) con improvisación y con prisas. Tampoco se ha añadido la enmienda de los populares para que los patinetes tengan que tener seguro. Mendoza afirma que Grezzi ha dado voz solo a las asociaciones que le defienden y se ha buscado su propia policía política, ya que los funcionarios de la ORA o la EMT podrán poner sanciones.

El concejal de Movilidad, Giuseppe Grezzi, se defendía asegurando que se han aceptado 53 de las 135 alegaciones presentadas y que es la ordenanza, con visión de futuro, más participada que nunca, y que ha pasado todos los filtros jurídicos. Grezzi ha reprochado a Mendoza que ponga trabas a su gestión cuando él en el Gobierno dejó pufos como el aparcamiento de Brujas, que ha tenido que sacar adelante el actual ejecutivo. Habla, dice Grezzi, quien más tiene que callar.

Por su parte, la concejal no adscrita, María Dolores Jiménez, que se abstuvo en la comisión de Movilidad y ha votado en contra de la ordenanza, se lamentaba de que en dos minutos es muy complicado desmontar "las mentiras de Grezzi", aunque luego el alcalde le ha advertido que solo le correspondía uno.

Temas relacionados

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?