Últimas noticias Hemeroteca

'Ayatollah, no me toques la pirola'

Los gallegos Siniestro Total despachaban la revolución islámica de Irán de 1979 con una canción punk hilarante e irreverente

LA HISTORIA DETRÁS DE LA CANCIÓN CON JOSÉ IBARRA

ARTISTA: SINIESTRO TOTAL

CANCIÓN: AYATOLLAH, NO ME TOQUES LA PIROLA

AÑO: 1982

HISTORIA: REVOLUCIÓN ISLÁMICA DEL AYATOLLAH JOMEINI EN IRÁN

AYATOLLAH NO ME TOQUES LA PIROLA - SINIESTRO TOTAL

Se cumplen 40 años de la revolución islámica de 1979 en Irán protagonizada por el Ayatollah Jomeini. Y en 'LA HISTORIA DETRÁS DE LA CANCIÓN' la recordamos hoy con el humor que le pusieron los vigueses Siniestro Total en una canción punk llena de irreverencia, riesgo y cachondeo llamada “Ayatollah no me toques la pirola”.

Viajamos al final de la década de 1970. Los Estados Unidos estaban debilitados: el Imperio vivía acomplejado por la derrota de Vietnam de pocos años antes. También estaba en todo lo suyo la crisis del petróleo, y en uno de esos países petroleros, el lejano Irán, había una monarquía absoluta de corte antiguo en la que reinaba el sha de Persia, Rezha Pahlevi, a quien disputaba el poder un clérigo islámico exiliado, el tremendo imán Jomeini, quien protagonizó una revolución que le llevaría al poder en los primeros meses de 1979 aupado por una población que había estado sometida a la satrapía y la tiranía de aquella monarquía obsoleta. Lo curioso del caso es que aquella revolución fue seguida en unos primeros momentos por los opositores izquierdistas del régimen, quienes ingenuamente apoyaron una revolución que creían que iba a modernizar el país. Pronto se convertiría en una nueva tiranía esta vez de corte islámico y por supuesto se los cargó a ellos y, sobre todo, a ellas.

El ayatollah Jomeini, era el líder de la revolución e impuso una teocracia de corte fundamentalista islámico que convirtió a Irán en una potencia de segundo orden al precio de instaurar un régimen medieval en el que predominaba la sharía o ley islámica y que hizo retroceder los derechos sociales, sobre todo los de las mujeres, varios siglos. La mujer iraní se vio obligada a llevar velo islámico y a ceder todos sus derechos a una dictadura islamista, machista, sangrienta y retrógrada. Algo que pervive incluso hoy día, 40 años después.

Fotos cortesía José Ibarra

Un poco más tarde, en 1981-82, arraigaba en la ciudad de Vigo un estilo que procedía de Inglaterra y que también era otra revolución, en este caso musical. El punk. Una música nueva, que rompía con el rock clásico, que ya no necesitaba de músicos virtuosos pero sí de jóvenes inquietos, gamberros y divertidos que querían abrirse paso con un estilo nuevo lleno de humor, irreverencia y descaro, mucho descaro. Los Siniestro Total son los máximos exponentes en España del nuevo estilo que habían introducido los Sex Pistols, a quienes tanto se parecían los primeros Siniestro.

Fotos cortesía José Ibarra

Se trataba de hacer canciones malas pero chocantes, mal tocadas, mal cantadas y mal grabadas, pero con estribillos y títulos llamativos. El objetivo no era agradar a los biempensantes, sino divertir al gamberro que todos llevamos dentro y armar escándalo. Atención al repertorio de este grupo en su primer concierto en los Salesianos de Vigo en 1981: “Me pica un huevo”, “Las tetas de mi novia”, “Matar jipis en las Cíes”, “Todos los ahorcados mueren empalmados”, “Los chochos voladores” y “Los esqueletos no tienen pilila”. Escatología, retranca, dadaísmo y surrealismo. Mucho cachondeo, y uno entre tanta risa hasta siente un poco de pena por los curas aquellos, que no sé si sobrevivieron a semejante provocación. Tuvo que ser, desde luego, digno de ver. Daría lo que fuera por haber estado allí aquel día, ya lo creo.

Y el colofón era la canción que traemos hoy: “Ayatollah: no me toques la pirola”. La letra casi ni se entiende, pero en ella están todas las imágenes duras de la dictadura del Ayatollah Jomeini: gente colgada de los pies o con las manos cortadas, fusilamientos, Teherán, el frente de Irak, Alá, el Corán… Aunque nada comparado a la gracia imposible de imaginarse a todo un ayatollah de esos tocándole la pirola a un punky de Vigo. Eso, amigos, es impagable. Y merece que la canción venga a nuestro programa. Hoy, en 'LA HISTORIA DETRÁS DE LA CANCIÓN' recordamos la revolución islámica de 1979 en Irán con Siniestro Total y su “Ayatollah, no me toques la pirola”.


Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?