Últimas noticias Hemeroteca

La #tuithistoria de Javier Ruiz

"La tele está sin sonido mientras él suelta su retahila, pero alrededor todo se mueve, como en aquel restaurante de Roma"

Restaurante en la ciudad de Roma /

Mi tuithistoria de hoy es lo más parecido a esa escena de "Roma" de Fellini que te cuenta cien historias en la terraza de un bar.

En la tele, Oriol mira fijamente a los ojos al fiscal del caso. La tele está sin sonido mientras él suelta su retahila, pero alrededor todo se mueve, como en aquel restaurante de Roma.

El kioskero toma café con una clienta. Discuten acaloradamente. Presto atención y les oigo decir: "es que es un escándalo". Hay tantas cosas que nos escandalizan hoy en día que aguzo el oído a ver si hablan de Oriol Junqueras o qué.

"Con ese corpachón que tiene, no entiendo qué hace ahí", dice ella. Y la reflexión me altera bastante. Repiten lo de que es un escándalo y añaden "y además,europeo". Sí, parece que están hablando de Cataluña.

Siguen. Que si el gobierno, que si Europa, Que si estamos igual que "en tiempos de Franco", que si esto hay que frenarlo, que si tal y que si cual. Sí, definitivamente, hablan de Cataluña animados por la imagen de Oriol en la pantalla.Pero ya sabéis que las tuithistorias siempre tienen truco. Al escuchar una palabra mágica, lo pongo todo en un contexto: diferente "VAR", con uve. Hablan del gol anulado al Ajax ayer contra el Madrid.

A la misma vez, en esta mágica terraza, creadora de tuithistorias veo a un transportista de paquetes con uno gigante en el hombro como si fuera un San Cristobal. Del bolsillo del pantalón se le vuela un papel... una chica que está sentada a mi lado se levanta a cogerlo.

El papel, como en Forrest Gump la pluma, sale volando y cae suavemente en medio de la calle. La chica avanza y se cruza en medio de los coches. Sonora pitada. Mientras, el transportista no se da cuenta de la heroicidad y sigue andando.

La chica se queda con el papel en la mano y la oigo murmurar: "si te vas no te lo doy". Y ahi se queda el papel, encima de la mesa. Me dan ganas de llevarselo yo pero intento seguir la regla de "observación no participante"

Para que no quede muy larga la tuithistoria sólo contaré un detalle más. Mientras todo esto pasaba, alguien, imagino que alguien de la cafetería (o de alguna cercana) se ha dejado una bolsa con hielo en el suelo.

El hielo derritiéndose dentro de la bolsa (con todas sus referencias al gitano de Gabriel García Marquez) me ha acompañado silenciosamente mientras escribo esto.

Su transformación lenta y callada me evoca el paso del tiempo. Nosotros, como un reloj de Dalí, también nos vamos derritiendo mientras miramos cómo el mundo gira a nuestro alrededor.

Javier Ruiz

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?