X
Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarte publicidad personalizada a través del análisis de tu navegación, conforme a nuestra política de cookies

Los docentes de Madrid, obligados a declarar que secundaron la huelga del 8M

La Comunidad de Madrid ha hecho llegar a los centros educativos un documento para que los trabajadores declaren si secundaron la jornada de paros de la pasada huelga feminista

EFE (David Aguilar)

"Por la presente notificación, le comunico que según consta en las actas de asistencia de este centro/servicio educativo, no ha asistido usted a su puesto de trabajo presuntamente por haber ejercitado su derecho a la huelga". Así arranca el anexo IV de notificación de participación en caso de ejercicio del derecho de huelga que ha remitido -a través del programa informático Raíces implantado en todos los centros educativos públicos- la consejería de educación. El documento lleva el membrete de este departamento y da un plazo de tres días hábiles desde la notificación para presentar ante la dirección del centro la documentación que justifique la ausencia por causas distintas a la convocatoria de huelga. Asegura ese anexo, además, que transcurrido el plazo de alegaciones, se dará traslado de todo lo actuado a la Delegación Provincial de Educación (un organismo que no existe según confirma la propia consejería), a los efectos procedentes.

Anexo de la Consejería de Educación donde se notifica a los trabajadores de los centros educativos su participación en la huelga feminista / Cadena Ser

"Es un ataque a los derechos de los funcionarios que no están obligados a declarar si han ejercido o no el derecho a huelga o a avisar de ello", señala desde la Federación de Enseñanza de Comisiones Obreras, Isabel Galvín. "Si un docente no acudió a su puesto de trabajo el 8 de marzo y no presentó ninguna justificación, está ejerciendo un derecho, por lo que obligarle a efectuar un pronunciamiento individual es contrario a la ley", asegura Galvín. Para el sindicato, que ya ha pedido una rectificación y la retirada de este documento a la consejería de Rafael Van Grieken, es un hecho sin precedentes en nuestra historia democrática: "El requerimiento no está amparado por la normativa vigente".

La consejería de educación no explica a la SER si este tipo de notificaciones se han hecho en otras ocasiones, en otras convocatorias de huelga, o es un nuevo documento que genera el programa Raíces, estrenado recientemente para compartir información entre centros. Tampoco aclaran si es totalmente legal hacer firmar este consentimiento. Un portavoz de la consejería de educación ha explicado a la SER que lo único que se ha hecho es permitir a los directores de los centros que descarguen de la aplicación Raíces un certificado de asistencia de sus docentes para comprobar con ellos si asistieron ese día a la huelga o no. "Básicamente para que los que trabajaron ese día, como ocurre en todos los trabajos de España -según este portavoz- no se les descuente de su nómina de final de mes". "Es un control de asistencia como se hace en todos los puestos de trabajo", explica.